Hemerotekari Artikulu Bilduma

Gai ezberdinei buruzko artikuluak

Vergüenza

Raimundo Fitero 2010-04-30 GARA lotura

El alpinista Juanito Oiarzabal es un pésimo ejemplo para los niños, los jóvenes, los adultos y la tercera edad. Sus declaraciones desde el campamento en el Himalaya a todos los medios de comunicación son auténticas joyas xenófobas, colonialistas, despreciativas y producen vergüenza ajena en unas cantidades que se sobran por todos los costados. Las películas de Tarzán en la que se veía a los europeos subidos en elefantes, con sus mosquiteras, bebiendo sus refrescos mientras decenas de jóvenes africanos llevaban en sus hombros sus pertenencias tendría ahora mismo su correlato con lo que dijo el gasteiztarra tras conocerse el fallecimiento de Tolo.

Si este señor y toda su cuadrilla están allí arriba pagados por el programa de TVE «Al filo de lo imposible», se debería suspender el programa por dar tan mala imagen, abrir una investigación seria para saber qué pasó exactamente y suponiendo que todo sea como nos cuenta, con una sospechosa insistencia, el tal Juanito, aplicarle la ley vigente porque de sus palabras se desprende racismo, y trata a los sherpas como objetos, como no personas a las que se les puede «mandar a buscar a Tolo», o que critica a otros hombres porque se niegan a subir a intentar el rescate, «pese a ofrecerles seis mil euros». ¿Qué se creerá este personaje que es la vida humana, el ser humano? Pensará que todos tienen un precio, y él es el máximo ejemplo de ello, pero como es colonialista valora el riesgo de un nepalí en esa miseria. TVE es cómplice de esta explotación.

¿Por qué no subió él que cobra bastante más? ¿Por qué dejó a su compañero de cordada sin auxilio? ¿Cómo puede hablar de solidaridad este individuo? Su manera de hablar destapa su auténtica ideología. Se refiere a Oh Eun-Sun de una manera insultantemente machista, metiéndole en el ajo de forma incalificable. Es el anti-deportista, la antítesis del alpinismo. Y nos queremos ajustar a lo visto y oído en las últimas veinticuatro horas porque como nos dé por hacer memoria y recordar sus «hazañas», podemos comprender su trayectoria falsaria. Ha logrado una vez más estar en todos los medios, impúdicamente, sobre el cadáver de un compañero. Vergonzoso.

Advertisements

apirila 30, 2010 Posted by | Kirola | , , , | Utzi iruzkina

¿Se ha acabado el circo de la carrera femenina por los 14 ochomiles?

Andoni Arabaolaza 2010-04-28 GARA lotura

La verdad es que la pregunta tiene difícil respuesta. Miss Ho ha sido la primera, pero todavía tiene que superar otra “cumbre” complicada; la del visto bueno o no de “su” Kangchenjunga del año pasado ante la notaria de las ascensiones a los ochomiles, Elizabeth Hawley. ¿Holló o no la cumbre? Esa misma pregunta le ha trasladado GARA a Miss Hawley, y ésta es su respuesta literal: «Reconozco que la cumbre de Miss Oh al Kangchenjunga es objeto de controversia o disputa. Conocí hace pocos días a Edurne, y me dijo que tiene razones claras para dudar de dicha cumbre. Planeo reunirme con Miss Oh una vez que baje del Annapurna. Por el momento, me parece que la cumbre que reclama Miss Oh debe ser asignada como disputa».

La versión de Miss Oh contra la de Miss Hawley. En pocas palabras, la mercantilización del ochomilismo ha recobrado más fuerza que nunca. Son muchos los alpinistas, no todos, quienes aseveran que este tipo de ochomilismo tiene más de fútbol que de otra cosa: que si no ha jugado limpio, que no ha respetado las reglas del juego… El circo de la carrera femenina de los 14 ochomiles y, por ende, el circo mediático han desvirtuado del todo la esencia del montañismo. No hay jueces ni árbitros, sólo «romanticismos». Entonces, ¿a qué estamos jugando? Lo que sí está claro es que la comunidad occidental no ha llevado nada bien la aparición y la posterior consecución de los 14 grandes por parte de la coreana. Ha sido objeto de duras puñaladas, y sus cicatrices todavía siguen abiertas. Que el estilo que utiliza no es nada ético, que usó oxígeno artificial en la ascensión al Kangchenjunga, que supuestamente no ha subido a una o más cumbres de los 14 ochomiles… Hasta cierto punto algunas acusaciones son válidas, como la del estilo. Pero, ¿no es verdad que un gran porcentaje de expediciones llevan (casi) el mismo sello? Por otro lado, quedó muy claro que la alpinista coreana no utilizó oxígeno artificial en el Kangchenjunga. Y sobre las dudas de algunas cumbres… pues, lo antes dicho: la palabra de una contra la de otra. No estamos ante una carrera sobre la calidad, sino sobre la cantidad. Si sólo nos ceñimos a la calidad, pues apaga y vámonos. Lo dice la propia Miss Oh: «Me gustan las expediciones valientes, mientras la valentía no sea temeridad. Yo escalo ligera por una ruta que me encaja».

Trayectoria meteórica. A diferencia de Go Min-Sun (coreana que murió el año pasado en el Nanga Parbat), Miss Oh era hasta hace 2 ó 3 años, no más, una auténtica desconocida. Hizo su primer ochomil, el Gasherbrum II, en 1997, y es en 2007 (cumbre del K2) cuando se decidió por la carrera de los catorce. Gerlinde Kaltenbrunner y Edurne Pasaban tenían 9, y la coreana 5. Pero en los dos últimos años, Miss Oh se “comió” 8 de los grandes, mientras que Pasaban sumaba 3 y Kaltenbrunner 2. El resultado ya lo saben: Oh Eun-Sun ha sido la primera. Una vez conseguido el Annapurna, el patrocinador de la coreana ha lanzado un duro comunicado en el que defiende a su alpinista y critica la actitud «calculada y astuta» de la tolosarra. «Los ascensos y descensos han sido correctos», añade el patrocinador. Visto lo visto, la pregunta sigue vigente: ¿se ha acabado el circo de la carrera femenina por los catorce?

apirila 28, 2010 Posted by | Kirola | , , , | Utzi iruzkina

Zutik Euskal Herria

Antonio Alvarez-Solís 2010-04-10 GARA lotura

Si al grito de «Zutik Euskal Herria» una masa sólida de ciudadanos decide presentar candidatos a las próximas elecciones ¿qué hará Madrid? Ahí no servirá el herrumbroso recurso a la violencia como modo de exclusión. Ni podrá el aparato gubernamental del Sr. Zapatero, compuesto de socialistas y oposición, movilizar el tinglado judicial para que declare a toda esa ciudadanía como parte integrante de ETA. Alegar esto pondría en entredicho el enunciado de «banda» con que se designa a ETA. ¿Cabe concebir a una multitud como banda entregada al terrorismo? Yo creo que Madrid, como en tantas otras ocasiones, ha agotado su margen de maniobra para sus acostumbrados procederes dictatoriales, fascistas en términos del lenguaje adecuado. Según como proceda Madrid se trataría ya de entrar a saco en la calle ancha y clara, y Lakua ratificaría su carácter de organismo «quisling» de ocupación que quizá sugiriese al pueblo vasco, como respuesta, una postura de enconada lucha nacional.

España perdió de acuerdo con estas concepciones y formas de actuar todas sus colonias, a las que no se ofreció jamás una salida con espíritu de concordia. El espíritu de Weyler respecto a Cuba, heredero de otras muchas posturas protervas -recordemos al españolísimo general Serrano diciendo a su confesor en el momento de la muerte: «No puedo perdonar a mis enemigos porque los he fusilado a todos»-, vuelve a apuntar en el horizonte. ¿Qué hará Madrid si doscientos, trescientos o cuatrocientos mil vascos acuerdan gritar su independencia desarmada y reclaman urnas para publicarlo? ¿Cómo explicarlo a una Europa que siempre ha tenido a España como la piedra en su zapato?

No. No bastará, si los soberanistas mantienen su pulso, con la heredada Audiencia Nacional emitiendo sus incongruentes papeles condenatorios, ni con la Guardia Civil o la Policía poblando la noche y el día de Euskadi, ni con la amenaza constitucional. El ruido poblará no sólo el ámbito vasco sino que saltará clamorosamente las fronteras hasta obligar a muchos gobiernos, que ya tienen bastante con sus problemas, a soltar abruptamente la patata caliente española. Pienso incluso que este «Zutik Euskal Herria» podría agusanar el viejo cuerpo del PNV, en cuyo seno unas capas confusas caracolean hasta hipotecar su vieja historia.

Porque, pese a lo que sostenga su aparato partidario, también una multitud de peneuvistas no logrará apacentar en el partido su conciencia nacional. No hago ejercicio de arúspice y observo las entrañas del ave porque adivinar las cartas que van a salir en el juego es cosa elemental para quien posea la mínima capacidad reflexiva, sólo me limito a preguntarme ¿qué hará Madrid si persiste en su guerra de ocupación ante las masas que converjan en una dinámica acción soberanista?

Después, si la actitud de Madrid persiste en su vieja y ya astrosa arrogancia, sucederá una historia donde el encuentro de dos pueblos será cada vez más difícil. Ante este lamentable futuro, porque no hay independencia que no se haya logrado, no vale esa simplicísima reflexión española de que España puede bloquear las relaciones comerciales con la tierra vasca, porque el comercio de Euskadi ya navega en muchos más ámbitos y, en cambio, tierras de la vieja España necesitan, para supervivir hoy todavía, a Catalunya y Euskadi, naciones a las que solamente les bastará para impulsar su pretensión de modernidad económica con reorientar las velas de una parte de su tinglado empresarial, que podría ser desconectado de sus lazos de dependencia con la Corte.

El problema histórico de España está en cierta manera provocado por su miopía para ver la mar, con todo lo que el horizonte marítimo significa. Inglaterra supo ver la mar y ello la hizo protagonista de la primera revolución industrial. El imperio inglés siempre fue un dinámico negocio, mientras el imperio español siempre fue una canonjía adormecida y barroca. España ha mirado perpetuamente a su interior, incluso la Andalucía postárabe. Es menguada y obstinadamente rural. A veces sospecho que más que una nación con todos sus elementos impulsores sigue siendo un latifundio. Para explicarme la mala relación de España con muchas de las tierras que compusieron, dependieron o dependen de su Estado he de recurrir a la mecánica biológica de los virus, que precisan del material genético de las células que invaden para lograr su reproducción. Fruto de esta aversión al océano para alimentar su evolución es la mala relación que lo español guarda con su periferia navegante.

Pero decir todo esto equivale a buscar el alma metafísica cuando lo necesario es preocuparse del espíritu encarnado. De eso no se ha preocupado España. ¿Por qué? El problema requiere demasiada meditación para mí. Lo que me preocupa de España es su radicalismo inmóvil. Ese radicalismo que ahora le impide entenderse con dos naciones peninsulares -a las que cabe añadir Galicia- con las que debería vivir en paz y buena voluntad merced a una razón sanamente practicada. Es más, una razón que le imbuiría una cierta armonía vital, alejándola de la violencia sempiterna que le suscita la visión de las libertades.

Volvamos ahora a Euskadi en toda su extensión como Euskal Herria. Las próximas elecciones, ya municipales o generales, van a plantear una situación explosiva. No puede pedirse a los vascos que se crucen de brazos mientras tratan de arrebatarles su sustancia nacional. Ya no hablo de lo que piensan íntimamente acerca de sus lazos con España, ya sea la ruptura política de esos lazos o la aceptación de cierta dependencia mediante la figura de la autonomía.

Yo creo que los vascos desean íntimamente ser soberanos, incluso muchos de los que ahora están alejados de la batalla exterior por conseguirlo. Pero repito que eso está por ver. Lo que desde luego irrita al euskaldun es que se le prive de la elemental posibilidad de hacerse escuchar en las instituciones y desde ellas. Y además que se adjetive esa represión como muestra de sanidad democrática. Este último extremo agudiza el carácter de lo que ocurre al ser convertido en algo que tiene todas las evidencias de una burla.

El vasco quiere salir de la minoridad política que le impone Madrid. Es, pues, una batalla por el desarrollo humano, por su plenitud. Ante el deseo de ejercer la mayoría de edad, que el vasco tiene hace siglos como todo pueblo que posea un rotundo perfil de pueblo, no se puede oponer una política de acciones elementales y lamentables, de diálogo falsificado, de dolor permanente producido por una represión tan burda como secular. Vivir en el marco que no sólo acoge la violencia sino que es la violencia misma no es aceptable desde ningún punto de vista, ni para vascos ni para españoles; para españoles porque al fin y a la postre lo que recogen del campo de batalla son sus propios restos, como ha venido sucediendo siglo tras siglo.

Vivir en una tensa instalación en el dominio acaba por destruir todo lo que de sólido puede tener el espíritu dominante. España sería más España si se aceptara en paz y concordia. Cuando un sistema colonial se quiebra, el dominador ha de huir cuanto antes de él a fin de salvarse a sí mismo; hay que poner urgentemente a salvo los muebles de la inteligencia antes que hacer con ellos una montón de astillas para mantener un fuego que resulta irrisoriamente sagrado. España puede ser grande, mediana o chica, lo importante es que sea sólida y se vea a sí misma sin acideces y vómitos. La grandeza no la produce la mancha geográfica sino la voluntad de ser plenamente ante el mundo con un espíritu abierto a los demás. Amén.

apirila 10, 2010 Posted by | Iritzia, Politika | , , | Utzi iruzkina

Forma y fondo

Raimundo Fitero 2010-03-21 GARA lotura

Un dirigente del Partidos Socialista de Catalunya lanzó una serie de descalificaciones contra la directora de la TVC, Mònica Terribas, a raíz de una entrevista que esta periodista le hizo al actual molt honorable President, José Montilla. La llamó, entre otras lindezas intelectuales, «mal follada», que es una de las formas más vergonzantes de la profundidad del pensamiento machista que en esta ocasión transplantado a una circunstancia muy concreta nos coloca ante la impudicia, la desvergüenza, la falta de dignidad política y el uso de su cargo para la defensa barriobajera de una sensación muy concreta: la manera en la que la periodista realizó la entrevista a un supuesto jefe.

Es decir, la entrevistadora preguntó en conciencia, con plena libertad, en un estilo que ha sido aplaudido durante años en la misma cadena, pero que al aplicarse al señor Montilla, al jefe, para entendernos, algunos de los acólitos del propio jefe han salido a defenderlo. Es decir han salido a intentar neutralizar la falta de respuestas adecuadas, de que en la cadena institucional, una periodista, además con alto cargo, se atreva a poner en situación comprometida al President. La han causado de agresiva, de encerrona, de muchas cosas de esas que aparecen cuando alguien hace simplemente bien su trabajo. Preguntar no es ofender, y si hay una pregunta que solicita respuesta sobre asuntos delicados, es lo lógico, lo saludable social y periodísticamente. Pero no, lo que aquí se intenta es neutralizar todas las probabilidades de ejercer la profesión en libertad, con estilo, llegando al fondo y con formas que van siempre de acuerdo con la personalidad y el estilo de cada cual.

Estaba pensando ahora mismo en el pasteleo que le hicieron a ZP en TVE hace unos pocos días. Lo sucedido en la televisión catalana, fue lo ideal. Respeto, mucho respeto institucional, pero no solamente al entrevistado, sino también a la audiencia que es al fin y al cabo, quien paga con sus impuestos. Esto debería ser la norma, lo innegociable. Pues no, lo que se ha logrado es crear preguntadores de guiones pactados. Mònica Terribas tiene el aplauso de la audiencia y de la profesión. Y al machista socialista le queda la dimisión. O el cese.

ELKARRIZKETA IKUSTEKO SAKATU HEMEN

martxoa 21, 2010 Posted by | Iritzia, Komunikabideak, Telebista | , , , , , , | Utzi iruzkina

¿Qué pintan los escritores en la Real Academia de la Lengua?

Víctor Moreno 2010-03-19 GARA lotura

Nombraron académicos a Pérez Reverte, Marías y Puértolas, y todo fueron entrevistas. Nadie se enteraría, en cambio, de que la casa también había nombrado a Inés Fernández Ordóñez, primera lingüista que ingresaba en la Academia. Lo mismo, o parecido, sucedió con la presentación de la nueva Gramática académica, la más cercana a la ciencia lingüística de las hasta ahora publicadas por la institución. Apenas cinco líneas en los periódicos. Después, articulistas de postín lamentarán en los mismos periódicos, que ocultan estas noticias, que el Estado español en materia de cultura es un asco. Ni que lo dijeran por ellos mismos.

Nombran académica a una escritora del montón como Puértolas, y venga resmas de papel impreso para celebrar de forma desproporcionada el acontecimiento. Claro que, si se considera que lo procedente de la Academia es más rancio que el azulete, las declaraciones de ciertos escritores hasta resultan necesarias para salir de su intrínseca seriedad. Yo, por ejemplo, no me pierdo ninguna de las que hace su director, García de la Concha. Sé de antemano que tengo garantizada una buena porción de carcajadas.

Ignoro qué punto g o h de la vanidad les toca a los escritores cuando los nombran académicos, pero no tardan un pestañeo en soltar un buen puñado de tonterías. Luego, condenarán la opinionitis. La de los demás, claro. Por cierto, una escritora que en su día condenó esta inflamación de la glotis fue, precisamente, Puértolas. También lo hizo otro que no para de soltar alfalfa espiritual al mundo cósmico mundial, como es Muñoz Molina. Y, por supuesto, lo hace semanalmente Marías. Supongo que hablan de lo que en los demás es vicio y en ellos virtud.

Cuando alguien preguntó a la escritora de Zaragoza, doña Soledad Puértolas, la función que cumpliría en la Academia, respondió sin que la vergüenza apareciese en su rostro: «Ni idea. Lo que me pidan. Lo que soy. Mucha ciencia no creo, no soy gramática ni tengo los conocimientos eruditos de un filólogo o un lingüista. Será algo mucho más personal y subjetivo, como es la creación literaria; y algo más intuitivo, quizás más arriesgado. Un acercamiento natural a la lengua».

Irrisoria situación. La séptima mujer de la academia en convertirse en académica numeraria de la lengua -sólo cinco en trescientos años de historia-, no tiene inconveniente alguna en reconocer que de gramática, filología o de lingüística es hereje total. Su cometido, será, por tanto, «un acercamiento natural a la lengua». Y lo califica de trabajo arriesgado. ¡Qué jeta!

Si es verdad que Puértolas es ignorante en las materias nombradas, que así lo será si ella lo dice, ¿qué sentido tiene nombrarla académica? ¿Para acercar lo natural de la lengua a la academia? Para eso sería mejor pillar a dos pescateras del Mercado de cualquier ciudad y plantarlas en la academia a zurear sintagmas durante quince minutos. Y, sobre todo, ¿qué razones interiores la habrán acompañado para que aceptara un cargo para el que no está preparada? ¿Alguien aceptaría un puesto para el que no tiene los estudios adecuados?

Imagino que propongan académico de la historia a alguien que sólo pueda dar testimonio de la vida que le ha tocado vivir en estos tiempos de crisis, pero estoy convencido de que nunca lo nombrarán en la realidad. Lo mismo pienso si se intentara hacer académico de Farmacia o de Ciencias Médicas a alguien que tuviera la sinceridad de proclamar que sus conocimientos empiezan y terminan en la aspirina que suele tomar contra el dolor de cabeza.

¿Por qué se quiere tan mal a sí misma la Academia? ¿Qué es lo que pretende nombrando a gente ignorante e inepta en las materias que hacen posible el estudio detenido, científico, de la lengua, objetivo de la institución? ¿Cómo es posible que desestimara la candidatura del lingüista Antonio Quilis para dejar sitio al protervo Cebrián? ¿Cómo es posible que la RAE haya escogido a Puértolas, cuando no hace tanto le negó el asiento al subdirector de su propio instituto de Lexicografía, Rafael Rodríguez Marín, un lingüista competente que abandonó la institución, no se sabe si por vergüenza ajena o por hartazgo ante tanta mediocridad?

Manifestar públicamente que uno no está preparado para un cargo es digno de elogio por su inusual sinceridad. Pero no basta. Lo lógico sería rechazar, a continuación, la propuesta. Por decoro con uno mismo y con la institución, aunque ésta me parece que es tan incoherente como los escritores que nombra.

Si llamativa la respuesta de Puértolas, también lo fue la de Pérez Reverte. Cual un Alatriste henchido su pecho de nacionalismo español cojonario, diría que «con él entraban en la Academia todos sus lectores» -y los tercios de Flandes, debió añadir-, y que su primera tarea sería «escuchar y aprender». Por ese mismo precio, podía haber ingresado en una facultad de filología para «escuchar y aprender» algunos rudimentos fundamentales de gramática y de filología. Pérez Reverte, como Puértolas, han entrado en la academia sin merecerlo. No lo han hecho por deméritos literarios, en los que ahora no quiero entrar, pero sí repletos de deméritos científicos.

Como digo, lo que sucede con los escritores y la Academia es de juzgado de guardia. Algunos hasta lo saben. Por ejemplo, Marías, tras conocer su nombramiento, dijo que «no entendía por qué la Academia admitía en su seno a novelistas», ya que la labor de estos era «bastante pueril». Lo que yo no entendí nunca es por qué Marías aceptó entrar en un club que aceptaba a gente pueril como él, a no ser que los de dentro chapotearan en un una charca de puerilidad absoluta y quisiera hacerles la competencia.

La verdad es que tampoco entiendo el criterio de la Academia a la hora de admitir al niñato de Marías y al resto de los demás escritores. No me cuadra que en la Academia de la Lengua las decisiones lingüísticas las tomen escritores, biólogos, almirantes, sociólogos, notarios -el presidente de Euskaltzaindia lo es-, arquitectos o periodistas y, en tiempos, obispos y cardenales, como el ilustre Gomá. Tampoco se comprende que personas cultas acepten un cargo y una responsabilidad teórica para la que dicen no estar preparados. Suena a esperpento.

¿Cómo tomarse en serio una institución en la que muchos de sus miembros declaran no tener idea de lo que en ella se hace? En este contexto, no extrañará que la Academia contratase a gramáticos y lingüistas no académicos para elaborar la nueva Gramática. Pero situaciones ridículas como estas parecen normales cuando 31 de los 46 miembros no tienen idea de lingüística ni de filología.

Ha advertido Puértolas que su ingreso en la RAE versará sobre los personajes secundarios. Estupendo, maña. Un tema, desde luego, muy adecuado para revelar su ignorancia filológica y gramatical. Y literaria. Porque, ¿acaso existen personajes secundarios?

martxoa 19, 2010 Posted by | Kultura | , , , | Utzi iruzkina

Birziklatzeko obligazioa edo kutsatzeko eskubidea

Pello Zubiria Kamino 2010-03-19 GARA lotura

Atez atekoaz eta bosgarren edukiontziaz mintzatu ohi gara, baina hobeto zehaztu ditzagun kontzeptuak. Nola azaldu hitz gutxitan Usurbilen hondakinen kudeaketan emandako pausoa? Bosgarren kontainerraren aurrean atez ateko sistema hautatu dutela esateak ez ditu gauzak argitzen. Ez da bilketa edo ontzi kontua, ezberdintasuna askoz sakonagoa da

Egia esan, bosgarren edukiontzia berez ez da bosgarrena: arropa zaharrentzakoa kontatuz gero, seigarrena da; kontatuz ostegunetan olioa eta bestelakoak biltzen dizkigun furgoneta, zazpigarrena… Ez da hori: bosgarrena izan, seigarrena edo hamaikagarrena, orain arteko edukiontzien sistemaren oinarria da herritarrek nahi duten moduan erabil ditzaketela, mugarik gabe. Nahi baduzu bereizi, nahi ez baduzu ez. Emaitzak ondo ezagutzen ditugu, egunero ikusten ditugu: desastrea. Horrela datorkigu errauste planta.

Atez atekoa oztopatzeko orain bosgarren edukiontzia aldarrikatzen dutenek azpi-azpian zera eskatzen dute: hondakinen bereiztea borondatezkoa izatea. «Nahi badut erabiliko dut bosgarren edukiontzia eta nahi ez badut, ez». «Egoki datorkidanean, egiten dut, baina presaka banaiz, edo euria ari badu, orduan dena kontainer berde handira». Beraz, hori eta kutsatzeko eskubidea eskatzea gauza bera dira.

Gaur egun tailer mekanikoetan olioa aparte biltzen dute, paper fabrikak ez dauka ibaia kutsatzerik, inorentzat ez da libre bizilagunaren atarian pixa egitea edo ur zikinak leihotik kalera botatzea… Milaka adibide daude. Inork ulertuko luke 2010ean paper fabrika bati agintariek mesedez eskatzea ibaia ez zikintzen saiatzeko? Edo firma bilketa bat zaborrak errekara botatzeko edo mendian uzteko debekuaren kontra? Edo edonon edonoiz tabakoa erretzeko eskubidearen alde?

Denok egin dugu aurrera. Gaur ezin da erre lantokietan, txarra delako, guretzat eta, batez ere, ondokoari kalte egiten diogulako, erretzeak hil egin dezake. Urteak behar izan dira, baina erabakia iritsi da, aurrera egin dugu.

Orain Hernanin Udalak erabaki du herritar guztiok hondakinak bereizteko garaia iritsi dela. Horretarako proposatu du sistema erraz bat, leku askotan erabiltzen dena eta oso eraginkorra. Hori inposizioa dela esanez kexu direnek esplikatu behar dute haiek eskatzen dutela kutsatzeko eskubidea, beren buruak, baina hondakinak ondo bereizi eta birziklatzen dituzten herritar guztiak ere kutsatzeko eskubidea.

martxoa 19, 2010 Posted by | Soziologia | , , | Utzi iruzkina

Absurda democracia (1)

Xabier Silveira 2010-03-19 GARA lotura

Los que pensamos que la democracia es el peor de los sistemas organizativos que se haya puesto en práctica nunca, la palabra que más sangre hace derramar y la mayor de las falacias, estamos de luto oral. No podemos hablar. Democracia en estado puro. Los que estamos convencidos de que a Jon Anza lo mataron ellos, los mismos que mataron a tantos otros, seremos encarcelados en caso de que lo digamos. Por consiguiente, me sobra el resto de columna. Pero como mis amigotes responsables de este apartado de opinión ni por asomo permitirían que se publicara este recuadro en blanco, a ver qué diantres os cuento yo hoy.

Hablemos de democracia, qué carallo, que hablar de lo abstracto siempre depara sorpresas y risas.

La democracia parece ser, leyendo en Wikipedia, una y trina, todopoderosa a su vez. «La democracia se define a partir de la clásica clasificación de las formas de gobierno realizada por Platón primero y Aristóteles después, en tres tipos básicos: monarquía, aristocracia y democracia (gobierno de la multitud para Platón y `de los más’, para Aristóteles). Hay democracia directa cuando la decisión es adoptada directamente por los miembros del pueblo. Hay democracia indirecta o representativa cuando la decisión es adoptada por personas reconocidas por el pueblo como sus representantes. Por último, hay democracia participativa cuando se aplica un modelo político que facilita a los ciudadanos su capacidad de asociarse y organizarse de tal modo que puedan ejercer una influencia directa en las decisiones públicas o cuando se facilita a la ciudadanía amplios mecanismos plebiscitarios». Qué bonito suena ¿verdad?

Seguimos hurgando en la enciclopedia libre -se censuran entradas igual que se publican- Wikipedia, y podemos hallar frases de personajes que no pueden dejar indiferente a nadie. Bueno sí, al buen demócrata. Decía el gran Eric Hobsbawm (conocido por todos, huelga decir quién fue) que «en general (a la democracia) se la usa para justificar las estructuras existentes de clase y poder: ustedes son el pueblo y su soberanía consiste en tener elecciones cada cuatro o seis años. Y eso significa que nosotros, el gobierno, somos legítimos aún para los que no nos votaron. Hasta la próxima elección no es mucho lo que pueden hacer por sí mismos. Entretanto, nosotros os gobernamos porque representamos al pueblo y lo que hacemos es para bien de la nación» (Aquí van las risas). Parece que sabe de lo que habla.

Y también sabía de qué hablaba Mandela cuando dijo lo siguiente: «Si no hay comida cuando se tiene hambre, si no hay medicamentos cuando se está enfermo, si hay ignorancia y no se respetan los derechos elementales de las personas, la democracia es una cáscara vacía, aunque los ciudadanos voten y tengan parlamento». Y para que quede claro lo que no os intento decir, aunque lo desee, el filosofo Hussein Nasr pone la última rima de mi primer verso: «en la actualidad la palabra democracia se ha convertido en un eslogan; quien nos gusta es democrático y a quien no nos gusta lo tachamos de antidemocrático». El pueblo palestino, en elecciones libres supervisadas por la ONU, eligió a Hamas para que lo gobernara. Pero Occidente rechazó ese resultado y alegó que era antidemocrático.

martxoa 19, 2010 Posted by | Iritzia, Politika | , , | Utzi iruzkina

Discurso por el que Arnaldo Otegi ha sido condenado*

* (Recogemos la traducción para el juicio del discurso original en euskara)

2010-03-02 GARA lotura

“(…) propusimos dos mesas y existirán esas dos mesas, no sabemos cuándo, pero existirán”.

“Y, finalmente, en esas dos mesas, igual que en Sudáfrica, el futuro de este pueblo se construirá de conformidad, con compromiso, libertad, democracia y justicia. Reconociendo la territorialidad y la autodeterminación de este pueblo, pero eso no puede construirse sin lucha, sin organización y sin compromiso”.

“Gatza lleva 25 años en prisión, Mandela salió después de 27 años. Pero Mandela no salió de la cárcel para conocer una Sudáfrica del pasado, Mandela salió de la cárcel superado el apartheid, con la democracia construida y conseguida la libertad. Y así saldrá también en este pueblo el Colectivo de Presos Políticos Vascos”.

“Todavía no sabemos si será largo, corto o breve, lo que sabemos es que en Sudráfica lo consiguieron a los 27 años. Y lo que sabemos es que si luchamos, si mantenemos la sensatez, inteligencia y prudencia política que nos dijo Jon Idigoras, tal vez dentro de 27 años también se conseguirá en Euskal Herria a través de la negociación el escenario democrático nacional que le deben, que merece, que necesita. Se lo debemos a los presos políticos vascos, refugiados y tantos camaradas que hemos dejado en la lucha y lo conseguiremos. Vamos por el buen camino, estamos en el buen camino, se están creando las condiciones y vamos a gestionar esas condiciones dentro de la voluntad del pueblo. Territorialidad y autodeterminación, democracia y justicia”.

“Y todos los represaliados vascos construyendo Euskal Herria con nosotros en casa, en la calle, en Euskal Herria. ¡Viva la izquierda abertzale! ¡Viva Euskal Herria!”.

martxoa 3, 2010 Posted by | Politika | , | Utzi iruzkina

La desbandada de un gobierno

Antonio Alvarez-Solís 2010-02-25 GARA lotura

El edificio gubernamental español se desploma. Los máximos responsables, que hablan personalmente o a través de representantes, hacen las declaraciones más inadecuadas acerca de su función y posibilidades de maniobra política. España está definitivamente sin Gobierno. Pero, y esto reviste la máxima gravedad, también sin oposición a la que pueda recurrirse con confianza y seguridad. Es decir, el Estado español ha sido entregado a la Corona en una renuncia escandalosa de responsabilidades por parte de unos partidos sin ideas, troceados además en taifas que sumen a la ciudadanía en una permanente perplejidad. Nadie en la calle sabe lo más mínimo acerca de lo que está pasando ni de lo que se aproxima con características arredradoras.

No son estas reflexiones ni atropelladas ni apocalípticas. Se basan en hechos públicos de la máxima relevancia. El Sr. Rodríguez Zapatero se dirige al Sr. Rajoy desde la tribuna de un mitin en Málaga para solicitar un acuerdo de todos los partidos «sin condiciones». ¿Cómo se puede solicitar desde el Gobierno y al resto de los partidos, entre ellos el Popular, un acuerdo sin condiciones? Pero ¿dónde ha quedado el programa socialista? ¿Qué está pasando en la Moncloa? Las contradicciones son, además, clamorosas. Tras ofrecer su rendición de gobernante, el Sr. Zapatero añade, para cubrir vergonzosamente ese flanco de debilidad e impotencia, que la oferta dirigida preferentemente al Sr. Rajoy no trata de que este caballero «ayude al Gobierno, sino de que ayude al país». Si mi lectura de esta frase es correcta y si aplicamos las más simples exigencias de la sindéresis el Sr. Zapatero separa a Gobierno y país, y solicita del Sr. Rajoy que se haga cargo del desastre que aflige al último. El Gobierno renuncia en este momento a serlo y brinda en una bandeja a su contrincante nada menos que el país. Esto último queda luminosamente esclarecido en la frase repetida con acentos aún más dramáticos: «No le pido que se responsabilice del Gobierno, sino de la sociedad española». Decididamente el Gobierno se ha ido.

Me pregunto por qué no solicitan los parlamentarios, simples palmeros desde sus escaños, un pleno extraordinario de la Cámara para pedir al Sr. Zapatero que aclare cuáles son los resortes de gobierno con que cuenta y cuál es el programa sólido que en este momento maneja. No se puede permitir que los responsables financieros, que los dirigentes empresariales, que los conductores de los sindicatos, que personalidades de las más diversas esferas vayan y vengan desde la Zarzuela a la Moncloa sin que los ciudadanos, que al parecer debiéramos ser los depositarios de la soberanía nacional, nos limitemos a ser meros espectadores de este inmenso circo y a apostar o apostrofar desde los blogs correspondientes. ¿Cuántas Españas hay? ¿A quién representa el poder? ¿Qué hace el poder para justificar esta representación? Como acaba de manifestar con indignación el profesor Neira, al enterarse de que dejan en libertad bajo fianza a quien estuvo a punto de asesinarle por defender de malos tratos a una mujer, «me da asco y vergüenza y me gustaría ser ciudadano de otros país». Pero pensando con un poco de coherencia, ¿no tendrán su gran tanto de culpa los españoles por las circunstancias en que se hallan? Han creído que todo seguía consistiendo en vitorear a la España eterna y tirar de la carroza real de Fernando VII. Pues ahí tienen las consecuencias. Y además esas consecuencias se hacen más visibles en un momento al parecer glorificante en que España se hace cargo de la dirección europea. Esto ya no lo barnizan ni los brillantes desfiles militares en la Castellana. España está dimitiendo de sí misma. ¿O es que alguna vez tuvo sentido de la responsabilidad?

Pues ahí tenemos al Gobierno en huida. El ministro de Trabajo, Sr. Corbacho, que mira aterrado hacia la cola del paro frente a las oficinas de empleo, acaba de añadir por su cuenta una piedra más a la autolapidación de su Gobierno: «esta crisis ya no es la crisis del sistema financiero, sino la crisis de la escalera, del barrio y de las familias». Y tras hacer este terrible reconocimiento de la situación, el Sr. Corbacho toca a rebato y reclama la urgente intervención de las ONG en el escenario de las ruinas. ¡A las ONG! «La Administración, por mucho que lo pretenda, no puede llegar a todos los lugares». Ministro de Trabajo en un gabinete socialista reconoce después que ve «con normalidad que los trabajadores expresen su desacuerdo» en las manifestaciones en preparación. Pero el ministro, tras decir esto, sigue parapetado en el Ministerio. No importa ya todo lo que pase en la calle. Pensará seguramente en aquella matización del cardenal Richelieu, cómodamente arrellanado en su despacho, ante una motín parisino, del que un colaborador suyo matizaba que los amotinados por una nueva gabela querían la revolución: «Pero ¿no estamos bien así?», rebatió el cardenal.

Y en baile de los despropósitos faltaba ¿cómo no? la pizpireta Leire Pajín, que también hace unas horas alumbró el fondo del desconcierto político: «El PP aprovecha a tope la crisis y no pega un palo». Sra. Pajín ¿sabe usted en qué consiste el juego de ideas democrático y del proceder parlamentario? Yo creo que no sabe usted una palabra de este asunto. La misión de cualquier oposición del mundo civilizado consiste en mantener sus ideas y procurar relevar al partido gobernante a fin de poner en práctica la política que cree adecuada. Pero usted, Sra. Pajín, lo único que se le ocurre es solicitar del Partido Popular que no se aproveche de la crisis, que «se siente y escuche y, en base a eso, proponga e intente acercarse a todos los demás». Mire, Sra. Pajín: los demás son ya los parados, porque en el Parlamento no hay partido que a estas alturas proponga algo serio y radical para invertir el rumbo de la navegación. Ya lo dijo su compañero de partido, el Sr. Corbacho, «ya no se trata de la crisis del sistema financiero, sino de la crisis de la escalera, del barrio y de las familias». En una palabra, de toda esa inmensa masa de ciudadanos que no tienen sitio alguno en la filosofía económica y social del neoliberalismo y la globalización. Sra. Pajín: ¿cree usted, con la mano sobre el corazón, que su socialismo es capaz de darle la vuelta a la tortilla y encabezar una benéfica revolución que supere al tinglado ideológico establecido? Usted sabe que ustedes son lo mismo que los «populares» y quizá significan una dificultad mayor para intentar una luminosa renovación del modo de gobernar. Porque ustedes no son más que los administradores de los otros, pero con el gravísimo inconveniente de que no queda nada por administrar.

Y finalmente, la Sra. Esperanza Aguirre, que tiene más peligro que una caja de bombas manejada por un pastelero. ¿Qué propone la Sra. Aguirre? Pues nada menos que esto: que el Gobierno socialista incluya ahora, con la máxima urgencia posible, a ministros «populares» en el Gobierno del Sr. Zapatero, sobre todo en las carteras de Economía y Trabajo. ¡Atención, cocina: marchando una ración de pisto! La Sra. Aguirre ha leído en alguna parte algo sobre los gobiernos de concentración nacional y se ha dicho: «Pues esta es la mía». Pero los gobiernos de concentración nacional, Sra. Aguirre, se piensan para situaciones extremas, por ejemplo ante una guerra, que implica a toda la población. ¿Y cree usted que estamos ya en guerra? Puede que sí, pero ¿entre quiénes y quiénes? Quizá piense usted en la guerra contra los vascos. Ahí, como han demostrado los socialistas y los «populares», sí se explica la concentración. Y todo lo que acompaña.

otsaila 25, 2010 Posted by | Iritzia, Politika | , , | Utzi iruzkina

Y la dialéctica parió su escultura: «Par móvil 3-5»

Jurgi Sanpedro y Nicolás Xamardo Investigadores sobre Oteiza 2010-02-23 Gara lotura

Se han realizado numerosas referencias a Oteiza en su dimensión de artista genial y pensador singular. También se ha valorado, de modo crítico, la naturaleza contradictoria de nuestro artista universal, sin ir más allá. Sin embargo, no se ha profundizado en la dimensión dialéctica -contradictoria, por tanto- de su pensamiento y, en consecuencia, de la relación de este con su obra artística. Y cuando se ha hablado de dialéctica para referirse a su obra, se ha hecho siempre en exterioridad o bien reproduciendo, sin más, referencias del propio Oteiza.

Es por eso que, en este artículo, vamos a esbozar una línea de comprensión de su obra a partir de la teoría del conocimiento citada; habida cuenta de que toda obra de arte universal es la puesta en forma de un concepto, de un pensamiento. Y que, por consiguiente, para ser interpretada, para ser comprendida en interioridad, es necesario desvelar la esencia del mismo. El artista nos da la llave, pero no nos desvela el misterio.

Y es que, para nosotros, Oteiza es el político, el pensador, el artista, que lleva la dialéctica hasta sus últimas consecuencias. La aplicación de ese método de conocimiento y trabajo es ya claramente visible en su famoso manifiesto («Carta a los artistas de América», 1944), donde la dialéctica soporta y atraviesa de principio a fin este texto fundacional.

Veamos, a modo de ejemplo, una referencia a dos grandes de la dialéctica: «Quizá pretendo lo mismo aunque me expreso distinto del que se encuentra (Hegel, Mallarmé) como destino en el lenguaje». («Escribir para incomunicarme», en «Cartas al Príncipe»).

En este artículo vamos a tratar de ver e interpretar ese pensamiento en acto, en la que consideramos la obra cumbre de la escultura contemporánea: el famoso «Par móvil 3-5».

Oteiza realiza un balance del arte contemporáneo para saber qué está hecho y, en consecuencia, qué se exige a sí mismo. Veamos las citas y comentarios del maestro: «En el campo experimental, tenemos como precursores a Kandinsky, Mondrian y Malevitch, fundamentalmente». De Kandinsky, dice que es «una solución de continuidad con el Cubismo» y que «el concepto espacial en Mondrian es idea acabada del plano y tampoco podemos servirnos de él». Oteiza, tiene claro que lo que falta en ambos -de ahí su límite-, es el movimiento, la dialéctica. Por eso sostiene que «(…) El vacío Malevitch puso al cubismo en el pasado».

Y, en consecuencia, afirma que «Malevitch significa el único fundamento vivo de las nuevas realidades espaciales. En el vacío del plano nos ha dejado una pequeña superficie, cuya naturaleza formal liviana, dinámica, inestable, flotante, es preciso entender en todo su alcance. Yo la describo como Unidad Malevitch. Si el pintor creyó producirla con su intuición, es ya hora de razonarla». De la obra más conocida de este artista afirma: «(…) 1918. «Cuadrado blanco sobre blanco», reiteración metafísica del vacío» (Catálogo de la bienal de Brasil, 1957).

La dialéctica materializada en la obra de Malevitch no se le escapa a Oteiza: «(…) pues yo llego de Malevitch directamente, y de mí, de mi propia conciencia metafísica, que me cambia de una fisiología del hombre a una fisiología del espacio, de la curación del cuerpo a la curación de la muerte. Y aquí, del `Cuadrado negro sobre blanco’ al `Cuadrado blanco sobre blanco’, a la metafísica de la Estatua y curación del vacío». (Catálogo de la bienal de Brasil, 1957).

A. Badiou, en una obra reciente, desarrolla esta idea, señalando que el referido cuadro es el colmo de la depuración en pintura (elimina el color, la forma y mantiene solamente una alusión geométrica), que soporta una diferencia mínima, la diferencia abstracta de fondo y forma, y sobre todo la diferencia nula del blanco con el blanco, la diferencia de lo mismo, que se puede llamar diferencia evanescente.

Sabemos que Oteiza conoce bien la dialéctica de Hegel (el movimiento del conocimiento a partir de la división ser/nada). Dialéctica que Mallarmé materializará en el proceso de escritura a partir de la escisión signo/página en blanco y Malevitch lo hará en la pintura, desde la diferencia mínima de blanco sobre fondo blanco. He aquí las bases para comprender el papel que el vacío (nada, página en blanco, fondo blanco, conjunto vacío, etc.) juega en el universo oteiziano.

Visto lo visto, el reto para el maestro oriotarra iba a ser lo más difícil todavía: plasmar en una escultura, y además abstracta, lo que parecía imposible representar, figurar, imaginar, simbolizar: la dialéctica. Por lo tanto, el reto al que se enfrentaba era crear una escultura que fuese abstracta, -geométrico-topológica- y que reuniese los principios de la dialéctica: división, movimiento imprevisible (disimetría, contradicciones, proceso, etc.). Y nuestro escultor materializa (Ezina, ekinez egina) la metáfora del pensamiento hegemónico en nuestros días: el «Par móvil 3-5». Nadie había sido capaz de ir tan lejos.

Por ello, no debería sorprendernos que, una vez llegado a este momento, para no engañarse a sí mismo ni defraudar a los demás, no caer en el servicio de bienes, repetir y vender y hacerse rico (como algún otro, de todos conocido), renunciase a la experimentación en escultura y se dedicase a la poesía, al pensamiento, a la reflexión… a la interpelación de conciencias nacionales dormidas, con total y absoluta dedicación a Euskal Herria hasta su muerte.

Veamos ahora lo que el propio Oteiza dice sobre el «Par móvil»:

«Y aunque no pareciera conclusiva mi desocupación de la esfera, habría que volver no a la esfera, sino a un análisis de mi Par móvil que es la conclusión móvil de mi experimento con la esfera. Hay dos resultados en mi desocupación de la esfera: una solución cerrada y vacía… La otra solución tiene dos versiones o variantes, es el Par móvil con sus dos montajes distintos y sus correspondientes trayectorias: llamo Par móvil 4-4 a aquél en que los dos medios discos, opuestos en ángulo recto, han sido soldados en el centro (consideramos que el corte recto en diámetro del disco lo tenemos dividido en ocho partes). Llamo al otro Par móvil 3-5, porque el lugar del punto de soldadura es dinámico y en sección áurea, y es el que materialicé en plancha de acero para incluirlo en la familia. Tres de las 10 que (totalizaban 28 esculturas) constituyeron mi envío experimental a Brasil. Es la que se reproduce aquí (p. 31. Fot 0), bien se observa el descentramiento en fi -número irracional, número de oro, dedicado al escultor Fidias- elegido para el punto de soldadura (vvv.vvvvv) y bien podemos figurarnos sin más explicaciones que la exploración abierta de su trayectoria es semejante a la de un huevo que rueda libremente sobre una mesa, con su aceleración intermitente, su balanceo irregular, corresponde a la apertura dinámica, irreversible, de la esfera, frente a la trayectoria regular, linealmente uniforme, cerrada del Par móvil 4-4 (vvvv.vvvv) que nunca podrá escapar del mundo interior de la esfera». (Epílogo de Oteiza, en «Estética del huevo (huevo y laberinto)»).

En la segunda solución, que es la que nos interesa, Oteiza divide, dialectiza la dialéctica misma, dándonos las dos posibles matrices de ésta: por una lado, la dialéctica estructural, idealista, de lógica repetitiva/reiterativa, cuantitativa, simétrica, previsible, no antagónica y circular, representada en el «Par móvil 4-4». Por otro, la dialéctica fuerte, materialista, antagónica, disimétrica, cualitativa y de trayectoria imprevisible, materializada en el «Par móvil 3-5».

Si Hegel estableció el movimiento dialéctico en el origen de la Filosofía, Marx hizo lo propio en la Política, Mallarmé en la Poesía y Malevitch en la Pintura, Oteiza es quien creó la escultura que presenta la Dialéctica tal como es, sin vestidos, desnuda, para que el mundo la vea y la comprenda.

Así mismo, debemos señalar que fue desde la danza desde donde primero se intuyó y materializó la dimensión dialéctica -el movimiento- contenido en esta obra, asumida como icono por Kukai-Tanttaka, Oteiza Biraka y por Atxarte López de Muniain, Higikaria. Y es que la danza, metáfora del pensamiento, es rueda que se mueve por sí misma, como señalaba Nietzsche.

En fin, visto lo anterior, ¿puede sorprender a alguien que Oteiza dedicara el «Par móvil 3-5» a Txabi Etxebarrieta?

otsaila 23, 2010 Posted by | Kultura | , , | Utzi iruzkina