Hemerotekari Artikulu Bilduma

Gai ezberdinei buruzko artikuluak

Monedas virtuales

Inflación en el WoW

Alejandro Nieto González 2008-03-04 El blog salmón lotura

Vía Menéame me encuentro con un interesante fenómeno que no había conocido hasta la fecha. Para que los lectores entiendan de qué va el tema voy a ponerles en antecedentes. El WoW (World of Warcraft) es un juego de ordenador que se juega por Internet y comprende un mundo virtual en el que los jugadores pueden moverse en un entorno 3D, luchar, realizar misiones, recolectar objetos y hacer progresar a su personaje. Es algo así como un Second Life pero con un objetivo y con muchísimos jugadores que pagan una cuota mensual por participar.

Un detalle importante de este juego: la moneda de cambio para comprar cosas (fabricadas por otros jugadores, no monopolizadas por la empresa creadora del juego) es el oro (virtual). El oro se obtiene recolectándolo en minas, y dicha tarea conlleva un tiempo. De un tiempo a esta parte se está viviendo un fenómeno muy curioso en el juego: la inflación. Los objetos que antes costaban unas pocas monedas de oro ahora cuestan muchísimas más. Y todo esto tiene una explicación económica.

Mientras el juego era usado de una forma normal los precios deberían haber subido de una forma muy lenta, debido a que cuando alguien necesita algo se dedicaría a recolectar oro y pagaría lo que necesitase. También podría fabricar objetos y venderlos. En definitiva, la masa monetaria en circulación aumentaría lentamente. Sin embargo recolectar oro requiere bastante tiempo y llegó un momento en que muchos jugadores estuvieron dispuestos a pagar dinero real por dicho oro. Cuando hay dinero real de por medio ya estamos poniendo un valor al tiempo dedicado a la recolección de oro, es decir, recolectar oro en el juego es un trabajo de verdad.

Empezaron pues a surgir, sobretodo en china, empresas dedicadas al gold farming, que usaban a trabajadores para recolectar oro y luego venderlo por eBay. Aunque la empresa creadora del juego intentó evitar esto, es muy difícil ponerle puertas al campo. Lo que ha sucedido es que han surgido muchos jugadores (los gold farmers) con cantidades ingentes de oro virtual que venden dicha moneda frente a otras divisas (el dólar), con lo que el precio del oro ha caído drásticamente. De hecho, si hace unos meses el tipo de cambio era 1 dolar por cada moneda de oro, en la actualidad el cambio puede llegar a 1 dolar por 20 monedas de oro.

Esto ha hecho que el precio de los objetos hayan subido, puesto que si crear un objeto requería invertir un tiempo y al venderlo el jugador quería algo a cambio (algo que compensara su tiempo) ahora sigue queriendo la misma equivalencia, y la gente no está dispuesta a cobrar menos por lo que hace (siempre hablando en términos de divisas reales). Si antes vendía algo por 10 monedas de oro, que eran 10 dólares, ahora aceptará 200 monedas de oro, que siguen siendo 10 dólares.

Es un fenómeno muy curioso, que ha despertado múltiples debates en la red, tanto de aficionados que comentan las ventajas y desventajas de esta inflación como de economistas que ven una oportunidad de estudiar la inflación en un entorno muy interesante.

A mi personalmente esto me recuerda a la estructura económica de un país que ha perdido el control de su moneda y que aunque sigue manteniendo las apariencias con su antigua moneda en circulación, en el mercado negro todo el mundo usa una moneda extranjera para realizar sus transacciones.

Monedas virtuales si, monedas virtuales no

IC 2009-08-07 El blog salmón lotura

El mes pasado dediqué una entrada a aquellos que abogan por el fin del dinero en metálico. A grandes rasgos, los que sostienen dichas tesis se justifican en razones de política monetaria y fiscal, que se traducen en dos términos: control absoluto. Creo que se vislumbraban los peligros inherentes a dichas prácticas, aunque, realmente, ya hace tiempo que hemos iniciado ese camino. La Caja de Pandora lleva semiabierta hace tiempo, tanto al menos como desde que se generalizo la moneda fiduciaria.

También comentábamos que dicho control absoluto no dejaría de ser, seguramente, una ilusión. El hombre, como los rios, como los mares, suele salvar los obstáculos artificiales que se le imponen y buscaría alternativas a dichas limitaciones. Hablábamos de divisas de otros países, de bienes de valor que se convertirían en moneda de cambio, etc. Y claro, ante la definitiva virtualización de nuestra moneda, algunos se pueden plantear que para eso mejor hacerlo con profesionales, mejor apostar por las divisas virtuales privadas, las emitidas por una empresa.

Alejandro ya nos comento en su momento el fenómeno del goldfarming vinculado al World of Warcraft, empresas dedicadas a recolectar oro en el citado videojuego para su venta posterior en Ebay. Una actividad lúdica, virtual, en la que se empleaba una moneda ¿ficticia? tenía su traslación a la economía financiera oficial, pudiendo llegarse a establecer un tipo de cambio euro-goldwow. Fascinante.

¿Puede ser esto una alternativa a las divisas oficiales?, ¿pueden configurarse de este modo monedas privadas?, ¿pueden servir como medio de pago fuera de su entorno original?, e incluso más ¿pueden devenir en un medio de ahorro e inversión? Con todas sus limitaciones, con todos los problemas que pueden acarrear, creo que la respuesta es positiva. Y para muestra, las intenciones del Gobierno Chino de prohibir el uso de estas monedas virtuales como medio de pago de bienes materiales.

En buena medida, el crecimiento de este tipo de divisas es una de las consecuencias lógicas del establecimiento de la moneda fiduciaria, de la arrogancia estatal a la hora de jugar con la impresora del dinero. Poco a poco se ha perdido el respeto por el papel moneda. Poco a poco la gente se va dando cuenta que todo es una convención, y que todo descansa en última instancia en el poder coactivo del Estado. Y claro, ya puestos a convertir las monedas en bytes, y en bytes sujetos al arbitrio de terceros, a algunos es posible que no les tiemble el pulso y prefieran la oferta privada a la pública.

Evidentemente esto choca con una de las características fundamentales de los Estados, como es el monopolio de la oferta monetaria. Quizás, solo quizás, frente a la muerte del mercado que pregonan algunos, esto suponga el principio del fin del Estado tal y como lo hemos conocido, víctima de sus propios excesos. Atención al papel que pueden jugar las Entidades de Dinero Electrónico en un futuro.

Las consecuencias del Facebook-credit; la moneda virtual de Facebook

REMO 2010-04-22 El blog salmón lotura

Facebook va a poner en circulación una moneda virtual, Facebook Credit como moneda virtual que servirá para pagar el intercambio de bienes y servicios dentro de la red social, al menos en principio. Esta moneda no tiene porqué trascender más allá de la red social, pero existen precedentes de monedas virtuales que han traspasado su ámbito de actuación y en el caso de Facebook hablamos de 400 millones de usuarios, en continuo crecimiento y con unas necesidades financieras muy reales.

El problema base de esta moneda virtual, como de cualquier otra moneda es que se comience a aceptar como medio de pago en círculos externos a Facebook y se use para otro tipo de intercambios comerciales. Imaginemos, por ejemplo pagar en eBay con esta moneda o aceptar pagos de cualquier transacción monetaria con una moneda que va a presentar unas tasas de intercambio con el resto de divisas. El monopolio de emisión de moneda que ostentan los estados puede temblar si el uso de esta moneda virtual cala fuerte.

El comercio de productos y servicios virtuales es una realidad pero diferenciar la moneda virtual de la divisa actual no es tan difícil. Basta con contar un sistema de respaldo de tasas de conversión y articular las oportunas entidades de dinero electrónico para que este tipo de nuevas entidades financieras cobren toda la fuerza que necesitan.

Los gobiernos no van a ver con buenos ojos este movimiento de Facebook, tan solo porque cuentan con una masa social que puede generar que su propia moneda traspase las fronteras de la red con suma facilidad. Si los gobiernos pierden el control y el monopolio de la emisión de las monedas, la economía va a cambiar de una forma inesperada y las reglas de juego no las establecerán los mismos que las colocan hoy en día. Atentos al futuro que esta apuesta es fuerte y nos puede deparar muchas sorpresas en el terreno económico.

Advertisements

maiatza 10, 2010 Posted by | Uncategorized | , | Utzi iruzkina

L’affaire “Egunkaria”, désavoeu pour la justice espagnole

Jean-Jacques Bozonnet 2010-04-19 Le Monde lotura

Les tempes grisonnantes et le cheveu parfois raréfié, les cinq quinquagénaires qui posent tout sourire, ce mardi 13 avril, à la une de la presse espagnole sont d’honorables hommes de presse. La veille encore, pour la justice, Martxelo Otamendi, Xabier Oleaga, Juan Mari Torrealdai, Txema Auzmendi et Inaki Uria étaient de présumés terroristes liés à l’ETA. Ils risquaient de 12 à 14 années de prison. Les voilà acquittés.

Sur leur visage, on lit du soulagement au terme d’une procédure de sept ans, mais aussi le sentiment aigre-doux d’un immense gâchis. “Dans le meilleur des cas, on a réussi à arrêter provisoirement la roue de l’injustice”, ont-ils répondu à ceux qui pensaient que justice leur avait été faite. S’ils ont été blanchis de toutes les accusations par l’Audience nationale, la plus haute juridiction pénale d’Espagne, leur “bébé”, Euskaldunon Egunkaria (le journal des bascophones), le premier quotidien intégralement en langue basque, a depuis longtemps disparu, victime d’une condamnation à mort sans procès.

Les 33 pages du verdict de l’Audience nationale sont un cruel désaveu de l’instruction à charge menée par le juge Juan Del Olmo Galvez, qui ordonna la fermeture temporaire du quotidien, le 20 février 2003, et l’arrestation d’une dizaine de ses cadres. Ce jour-là, trois cents policiers ont participé au coup de filet dans les diverses rédactions d’Egunkaria à Andoin, Pampelune et Bilbao. Créé en 1990, le journal vendait 15 000 exemplaires, comptait 40 000 lecteurs réguliers. Il employait 151 personnes et vivotait sans trop de difficultés grâce à quelques subventions publiques, comme celle du gouvernement basque.

Se fondant sur des documents saisis par la police au début des années 1990, le magistrat justifie la fermeture du journal par le fait qu’il “a été créé, financé et dirigé par l’ETA” et qu’il “diffuse dans ses pages l’idéologie terroriste”. Le ministre de la justice de l’époque, José Maria Michavila, du Parti populaire (PP, droite), confirme que “c’est un instrument de l’action terroriste”. Pour les juges d’aujourd’hui, “rien n’indique qu’il ait défendu les idées du groupe terroriste, qu’il ait publié le moindre article favorable au terrorisme ou aux terroristes, ni même que sa ligne éditoriale eût une quelconque orientation politique”.

L’Audience nationale va plus loin en estimant que la décision de fermeture “n’était pas directement autorisée par la constitution” et “manquait d’une base légale spécifique explicite”. Le préjudice est d’autant plus grand pour “le pluralisme, la valeur la plus importante de notre système après la liberté” que “les lecteurs en euskera (langue basque) ne pouvaient compter que sur cette publication quotidienne”. A l’époque, l’atteinte à la liberté d’expression avait provoqué un tollé dans les médias espagnols et réuni plusieurs dizaines de milliers de manifestants dans les rues de Saint-Sébastien.

Le plus étonnant dans l’affaire Egunkaria est l’acharnement du juge et des deux plaignants, l’Association des victimes du terrorisme (AVT) et Dignité et justice. Si la colère peut aveugler le jugement de victimes, comment expliquer l’insistance d’un magistrat face à un dossier tellement vide que le parquet lui-même s’était prononcé en 2007 contre l’ouverture d’un procès ? Les diverses audiences, cet hiver, n’ont fait que confirmer les lacunes d’une enquête mal ficelée. Pour les juges de l’Audience nationale, “l’accusation n’a pu prouver que les prévenus aient eu la moindre relation avec l’ETA.” Ce qui rend leur mise en cause “incompréhensible”.

Trois des dirigeants innocentés restent poursuivis, avec cinq autres cadres de la société éditrice d’Egunkaria, pour falsification des comptes et fraude fiscale. Pour ce volet financier du dossier, ils risquent jusqu’à 26 ans de prison. Des peines démesurées s’il s’agit de simples malversations comptables au sein d’une PME. Mais les deux associations accusatrices persistent à soupçonner un blanchiment d’argent au profit de l’organisation indépendantiste armée, bien que, dans le procès qui vient de s’achever, les juges n’aient pas trouvé trace d’un quelconque financement illicite du journal.

La promotion de la culture basque – qui était l’objectif affiché par Egunkaria depuis son premier numéro – est-elle forcément suspecte d’arrière-pensées extrémistes ? Y aurait-il un terroriste derrière chaque bascophone ? Une telle paranoïa existe, selon la sentence de l’Audience nationale : “La vision étroite et fausse selon laquelle tout ce qui a à voir avec la langue et la culture basques est instrumentalisé et contrôlé par l’ETA conduit, dans le processus pénal, à une évaluation erronée des données et des faits, ainsi qu’à l’inconsistance de l’accusation”, analysent les magistrats madrilènes.

L’étrange cas Egunkaria apporte de l’eau au moulin de ceux qui dénoncent une “criminalisation de la gauche abertzale” (“patriotique”) et du mouvement nationaliste radical quand la police arrête des intellectuels et des avocats soupçonnés eux aussi d’“appartenance” ou de “liens” avec l’ETA. Ou quand la justice, applaudie par les partis de tous bords, interdit des formations et des listes indépendantistes au nom de la lutte antiterroriste. A Bilbao, le 25 avril, une fête est prévue pour “les cinq d’Egunkaria” et tous ceux qui les ont soutenus depuis sept ans. On y festoiera et, méfiance, on y parlera basque.

apirila 21, 2010 Posted by | Uncategorized | , , | Utzi iruzkina

Niños del cable

otsaila 20, 2010 Posted by | Bideoa, Telebista, Uncategorized | , | Utzi iruzkina

Coyuntura económica

Antxon Perez de Calleja lotura

Cuarto trimestre 2009

Los datos de 2009 han confirmado lo que todo el mundo, menos el gobierno, vaticinaba: hemos sufrido la peor crisis por mucho de la historia reciente. Con una caída del PIB de cerca del 4%, la destrucción de 1,6 millones de puestos de trabajo, y un déficit fiscal superior al 11%, la economía española se ha sumido en una recesión de largo aliento. Casi todos los supuestos de continuidad han sido destruidos y el crecimiento potencial se ha desplomado. En una coyuntura que requería la adopción de importantes reformas, el Gobierno se ha aferrado a un discurso obsoleto y optimista basado en el crecimiento del gasto público y en la recuperación internacional. Gracias a su tesón, confianza e inventiva, y la más absoluta de las ignorancias, Zapatero ha demostrado su capacidad para transformar una crisis grave en un desastre duradero. Era difícil hacerlo peor.

Todo cae en esta economía (el consumo, la inversión y las exportaciones) menos los salarios y el gasto público, demostrando que las prioridades de la socialdemocracia, disfrazadas de política económica, sobreviven al desastre, incluso al precio de poner a la economía al borde de un estancamiento permanente. La pretensión de una parte de la sociedad de no afrontar reformas que puedan poner en peligro lo obtenido a lo largo de un ciclo básicamente especulativo va a tener un coste en términos de crecimiento enorme.

Las previsiones para 2010 siguen siendo negativas. La economía volverá a caer, las exportaciones crecerán muy poco, el gasto público tendrá que moderarse porque la Deuda empieza a crecer de manera desmesurada, y el sistema financiero proseguirá su labor de saneamiento a costa de congelar el crédito. La segunda parte del año será mejor pero no lo suficiente para crear empleo. La convicción de que no hay más remedio que hacer reformas se irá abriendo paso poco a poco porque todo sugiere que el estancamiento puede prolongarse en el tiempo.

1.- Gracias al boom inmobiliario, España se ha metido, a ciencia y conciencia, en una encrucijada de grandes proporciones. En un ejemplo de libro de asignación errónea de los recursos disponibles, el gasto público aumentó espectacularmente, los salarios crecieron con la inflación y no con la productividad, y el endeudamiento exterior se dedicó a financiar el ladrillo en lugar de modernizar la estructura productiva. Mientras la internacionalización de la economía pasaba a un segundo plano y, por descontado, todas las reformas pendientes eran ignoradas por los políticos porque la recaudación crecía y crecía.

Como absortos en un espejismo, la sociedad y el gobierno dejaron hacer. No hay nada más desmoralizador para el lento y complejo proceso de construcción de una economía que un enriquecimiento rápido basado en una burbuja especulativa. Una burbuja que ha destruido todos los margenes de maniobra. Lo grave, con ser grave, no es lo que va a ocurrir hasta 2011. Lo grave es lo que va a ocurrir luego.

Porque la pregunta ahora es a qué le echamos mano, de qué herramientas nos valemos para salir del atolladero. No puede ser la política monetaria. Los tipos de interés están en sus mínimos históricos y no pueden seguir bajando; las inyecciones monetarias han sido considerables, sobre todo las que han bombeado liquidez a la banca, pero el crédito no se ha descongelado. No sólo los bancos y cajas deben en el exterior cantidades multimillonarias, que ahora tienen que devolver, sino que su capacidad para generar recursos en el negocio ordinario ha quedado seriamente dañada: los márgenes han caído y las provisiones tendrán que crecer. Una buena parte del sistema financiero español, especialmente las Cajas, va a estar en la UVI durante años, abordando una reconversión sometida a todo tipo de interferencias políticas. Los intermediarios financieros van a estar mucho más preocupados por su propia supervivencia que por la del tejido empresarial.

Tampoco se puede esperar gran cosa de la política fiscal. Mas bien al contrario. Lo que iba a ser la solución se ha convertido en un problema adicional. Estamos hablando de unos Presupuestos cuyo déficit no bajará del 10% desde 2009 hasta 2011. No sólo se ha gastado sin ton ni son en actuaciones lamentables (el Plan E), sino que una parte de los ingresos no se va a recuperar, especialmente los que tienen que ver con la construcción (y esto afecta sobre todo a los Ayuntamientos) y con el empleo (IRPF). A partir de 2010, su capacidad para estimular la economía será nula.

En realidad, empezará a crear problemas ya que las emisiones de deuda pública competirán con las del sector privado. La prima de riesgo se va a disparar lo que, junto con el problema que plantean a medio plazo pensiones y salud, hará que las finanzas públicas se conviertan en un problema crónico. Si de algo no puede hablar Zapatero es de sostenibilidad porque el Estado que dirige es del todo insostenible.

2.-Las dos principales herramientas de política económica han dejado de servir o van ejercer un efecto contractivo. Si tenemos en cuenta que la posibilidad de devaluar, la sempiterna herramienta de ajuste del sistema, no existe, el porvenir se presenta poco alentador. El sector exterior, cuyo déficit llegará este año al 6% del PIB (y eso con una caída de la demanda interna colosal), requiere de ajustes adicionales que ante la caída de la competitividad sólo se pueden hacer ahorrando más o invirtiendo menos, si cabe, porque no se puede esperar un remedio significativo vía Exportaciones. La recuperación internacional se producirá en Asia, donde nuestra presencia es simbólica, o Estado Unidos, país que ha aprovechado la ocasión para devaluar su moneda. Recuperar la competitividad perdida va a costar años, tantos como los ejercicios en los que la productividad ha crecido menos que los salarios.

Toda la economía sufre la resaca de la Construcción que en ciertos momentos llegó a suponer, directa e indirectamente, una cuarta parte del PIB. La destrucción de empleo, no sólo de la construcción sino también de la industria y los servicios conectados con el sector, la morosidad del sistema financiero y su endeudamiento externo, la caída del consumo de las familias, procede en buena parte del pinchazo de la burbuja. Reducir un stock de más de 1,5 millones de viviendas vacías va a llevar años, lo mismo que deshinchar el balance de bancos y cajas de ahorro y aliviar el endeudamiento de las familias.

La crisis, sobre todo la del empleo, podía haberse suavizado si el mercado laboral hubiera sido más flexible, si por una vez se hubiera establecido una conexión lógica entre paro y salario, pero si algo se ha tratado de evitar es precisamente eso. El objetivo de los trabajadores fijos es no tener que competir con los parados por un un puesto de trabajo escaso y hacer posible, contra toda lógica, que los salarios y el paro sigan subiendo a la vez. Mientras, los temporales se han convertido en el ejército de reserva, tanto de empresarios como de sindicatos. Como esta vez no hay devaluación que valga, y no se puede recuperar la competitividad perdida así como así, las tasas de paro van a ser altas durante mucho tiempo.

En estas circunstancias, sin margen de maniobra interno o externo, con la competitividad destrozada, el sistema bancario muy dañado, con el lastre de la Construcción y la crisis de todo tipo de sectores (turismo, automóvil, transporte, comercio minorista), la economía española depende de la intensidad de la recuperación europea, la evolución del precio del petróleo y el dólar, y el saneamiento del sistema financiero, que ha aflorado sus pérdidas sólo en parte, variables cuyo comportamiento a día de hoy es dudoso y cuyo restablecimiento será en el mejor de los casos precario y lento.

3.-En relación a las previsiones de 2010, conviene desvanecer el espejismo interesado de que la economía está mejorando. Es falso. Lo único que está ocurriendo es que la velocidad de su caída se ha suavizado. La comparación interanual, que es la verdaderamente relevante, sigue señalando las mayores caídas de la historia.

Además, por lo visto hasta ahora, se puede intuir que la crisis será larga y nos incorporaremos con retraso a una recuperación mundial llena de problemas. 2010 será el peor ejercicio del ciclo recesivo, y no porque la caída vaya a ser peor que en 2009, sino porque llevamos más de un año en crisis. 2008, que había sido un ejercicio aceptable, proporcionó una inercia con la que se ha podido resistir hasta ahora, inercia que no va a existir el año que viene. Sobre todo, las empresas, que han agotado buena parte de sus reservas esperando que las cosas mejoraran. Sabemos cómo han reaccionado ante una crisis profunda; lo que no sabemos es cómo van a resistir una crisis duradera. 2010 será el año de la destrucción de empleo fijo y el cierre de las empresas que han aguantado con un ERE sucesivo durante 2009.

Hagámonos cuanto antes a la idea de que en 2010 proseguirá la atonía del consumo, el desplome de la inversión y el aumento del paro. Del consumo poco cabe esperar a la vista de que la visión de las familias está dominada por la convicción de que el desempleo seguirá aumentando, los impuestos subiendo, y de que tienen que seguir reduciendo su nivel de endeudamiento. En el mejor de los casos, estancamiento; en el peor, una nueva caída (-2%) pero más pequeña que en 2009 (-6%).

El gasto público aportará un impulso adicional mucho menor que en 2009, sobre todo si es verdad que el Gobierno quiere reducir el déficit público a niveles manejables. Una buena parte de ese gasto se irá en el pago de intereses de una Deuda que seguirá subiendo hasta niveles cercanos al 70% del PIB (36% en 2007). Con optimismo, el consumo público podría crecer poco más del 1%.

De la Inversión es casi mejor no hablar. La Construcción no remontará vuelo mientras el parque de viviendas sin vender no se reduzca a la mitad. Pero los ciudadanos sentirán alivio al saber que los Ayuntamientos no podrán seguir abriendo zanjas y cerrando zanjas en uno de los ejemplos más nefastos de keynesianismo castizo.

La Inversión en bienes de equipo, que ha caído un 27% en 2009, otro record nefasto, “sólo” caerá entre el 5 y el 10% en 2010. Este es el tipo de buenas noticias que cabe esperar el año que viene. Los empresarios bastante tienen con sobrevivir contendiendo con algunos de los Sindicatos más eficaces del mundo. En eso sí somos buenos.

La única posibilidad de mejora, aparte del efecto rebote, reside en las Exportaciones. Pero una economía que ha perdido competitividad a espuertas y que está excesivamente orientada hacia Europa, especialmente Francia y Alemania, no puede esperar un cambio significativo en este sentido. Bastante será que después de haber caído un 14% en 2009 crezcan entre un 1 y un 2%. Muy poco para modificar un panorama que seguirá dominado por una crisis sistémica que pasó de la Construcción a la Industria y ahora llega con toda su intensidad a los Servicios, que son las dos terceras partes de la economía.

Con todo ello se puede componer un panorama en el que el PIB caerá “solo” un 1% (3,7% en 2009), el paro rebasará por poco el 20%, y eso gracias a que la población activa ha empezado a caer, el déficit público volverá a superar el 10% del PIB, y los precios crecerán un 1%. ¿Recuperación? Mas bien estabilización en la segunda parte del año, y gracias.

4.-La economía española tiene, por resumir mucho, dos problemas: el derivado de la burbuja inmobiliaria, que ha dejado muy tocado el sistema financiero, y una monumental falta de competitividad, como resultado de un crecimiento de la productividad muy inferior al de los salarios. Esto sólo se resuelve con políticas de oferta que estimulen la competencia y aporten flexibilidad. La palabra clave es liberalizar: No sólo el mercado de trabajo sino también el sistema financiero; no sólo los Servicios privados, que todavía esperan la aplicación efectiva de la directiva comunitaria, sino también los Servicios públicos, especialmente en materia de Educación y Sanidad, aunque sólo sea porque sus equivalentes privados cuestan un 30% menos. También hay que liberalizar la vivienda en alquiler, pero de verdad, o el transporte por ferrocarril, que espera desde hace ocho años que unas vías que han pagado todos los españoles se abran a los operadores privados. Y así todo.

Desde 1960, la economía española ha sido tributaria de un crecimiento mundial que nos ha proporcionado todo lo que tenemos: inversiones exteriores, fondos estructurales, turismo, tecnología, que venían en la medida en que éramos un país barato y atractivo. Hace tiempo que hemos dejado de serlo, y lo malo de la burbuja inmobiliaria es que se encargó de que olvidáramos de que teníamos que mejorar la educación y la formación profesional, empezar a desarrollar tecnología, abaratar los costes de intermediación bancaria, agilizar y simplificar la administración pública, reducir la corrupción, reformar la justicia, etc, etc.

La crisis ha puesto de relieve que, en general, los sectores que no están sometidos a la competencia, (los asalariados fijos, la administración, los bancos, los servicios) son caros e ineficientes. Por ello, sus precios, impuestos, beneficios y salarios tienen que iniciar una cura de adelgazamiento. Si eso no ocurre, y es casi imposible que ocurra, no creceremos y se producirá un efecto desplazamiento por el que una parte de la sociedad se empobrecerá de manera permanente, especialmente los jóvenes.

Lo más probable es que no hayamos aprendido nada, ni siquiera lo más esencial, que nos hemos vuelto pobres. La renta per cápita no volverá a ser la de antes por lo menos hasta 2014. Así que hay que pensar que la crisis va para largo. A ver si esto hace que de una vez por todas se aplican las reformas pendientes

urtarrila 1, 2010 Posted by | Uncategorized | Utzi iruzkina