Hemerotekari Artikulu Bilduma

Gai ezberdinei buruzko artikuluak

Birziklatzeko obligazioa edo kutsatzeko eskubidea

Pello Zubiria Kamino 2010-03-19 GARA lotura

Atez atekoaz eta bosgarren edukiontziaz mintzatu ohi gara, baina hobeto zehaztu ditzagun kontzeptuak. Nola azaldu hitz gutxitan Usurbilen hondakinen kudeaketan emandako pausoa? Bosgarren kontainerraren aurrean atez ateko sistema hautatu dutela esateak ez ditu gauzak argitzen. Ez da bilketa edo ontzi kontua, ezberdintasuna askoz sakonagoa da

Egia esan, bosgarren edukiontzia berez ez da bosgarrena: arropa zaharrentzakoa kontatuz gero, seigarrena da; kontatuz ostegunetan olioa eta bestelakoak biltzen dizkigun furgoneta, zazpigarrena… Ez da hori: bosgarrena izan, seigarrena edo hamaikagarrena, orain arteko edukiontzien sistemaren oinarria da herritarrek nahi duten moduan erabil ditzaketela, mugarik gabe. Nahi baduzu bereizi, nahi ez baduzu ez. Emaitzak ondo ezagutzen ditugu, egunero ikusten ditugu: desastrea. Horrela datorkigu errauste planta.

Atez atekoa oztopatzeko orain bosgarren edukiontzia aldarrikatzen dutenek azpi-azpian zera eskatzen dute: hondakinen bereiztea borondatezkoa izatea. «Nahi badut erabiliko dut bosgarren edukiontzia eta nahi ez badut, ez». «Egoki datorkidanean, egiten dut, baina presaka banaiz, edo euria ari badu, orduan dena kontainer berde handira». Beraz, hori eta kutsatzeko eskubidea eskatzea gauza bera dira.

Gaur egun tailer mekanikoetan olioa aparte biltzen dute, paper fabrikak ez dauka ibaia kutsatzerik, inorentzat ez da libre bizilagunaren atarian pixa egitea edo ur zikinak leihotik kalera botatzea… Milaka adibide daude. Inork ulertuko luke 2010ean paper fabrika bati agintariek mesedez eskatzea ibaia ez zikintzen saiatzeko? Edo firma bilketa bat zaborrak errekara botatzeko edo mendian uzteko debekuaren kontra? Edo edonon edonoiz tabakoa erretzeko eskubidearen alde?

Denok egin dugu aurrera. Gaur ezin da erre lantokietan, txarra delako, guretzat eta, batez ere, ondokoari kalte egiten diogulako, erretzeak hil egin dezake. Urteak behar izan dira, baina erabakia iritsi da, aurrera egin dugu.

Orain Hernanin Udalak erabaki du herritar guztiok hondakinak bereizteko garaia iritsi dela. Horretarako proposatu du sistema erraz bat, leku askotan erabiltzen dena eta oso eraginkorra. Hori inposizioa dela esanez kexu direnek esplikatu behar dute haiek eskatzen dutela kutsatzeko eskubidea, beren buruak, baina hondakinak ondo bereizi eta birziklatzen dituzten herritar guztiak ere kutsatzeko eskubidea.

martxoa 19, 2010 Posted by | Soziologia | , , | Utzi iruzkina

Sin humo no se hunde el bar

Elena G. Sevillano 2010-01-19 lotura

Los hosteleros vaticinan un desastre por la prohibición de fumar, pero la experiencia en otros países lo desmiente.

Una debacle se cierne sobre el negocio de la hostelería en España: se cerrarán casi 40.000 locales y, con ellos, se perderán 100.000 empleos. Bares, restaurantes y lugares de ocio ingresarán menos dinero; muchos clientes no pondrán un pie en los establecimientos y, si lo hacen, consumirán menos. Ése es, al menos, el pronóstico que hace la Federación Española de Hostelería y Restauración (FEHR) con respecto a la reforma de la ley antitabaco que tiene en cartera la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez. La prohibición total de fumar en cafeterías y restaurantes en 2010 llevará a la ruina a buena parte del sector, aseguran. Sanidad discrepa y muchos estudios, también: las leyes antitabaco no han tenido consecuencias económicas negativas en otros países, aunque en alguno coincidió con procesos de ajuste en el sector que responden a distintas causas.

Los ‘pubs’ británicos culpan de su crisis a la subida de los impuestos

Un 10% de los italianos afirma que va más a los bares tras la prohibición

Los hosteleros acusan a la ministra de no enseñarles esos informes. “Lo que dice no es verdad”, afirma tajante su adjunto a la presidencia, José Luis Guerra. La federación aporta sus propios datos: en Irlanda, cuya prohibición data de marzo de 2004, cerraron uno de cada cuatro bares entre 2003 y 2007 y el número de hoteles y restaurantes cayó un 16,4%. La estadística es correcta y, proviene del INE irlandés, pero sólo da números, no causas. “Los años coinciden; a mí me parece una hipótesis muy plausible”, esgrime Guerra. Y apunta más cifras negativas. La Asociación Británica de Cerveza y Pubs (BBPA, en sus siglas en inglés) informó en diciembre de que cada semana cierran 11 pubs en Londres. Guerra lo achaca a la prohibición del tabaco, pero lo cierto es que la propia BBPA, cuyos miembros venden el 98% de la cerveza en el Reino Unido y poseen dos tercios de los 54.000 pubs del país, culpan sobre todo a su Gobierno por haber aumentado un 8% el impuesto sobre la bebida. Pero los hosteleros españoles insisten: “No lo tenemos documentado, pero los empresarios nos dicen lo que está pasando en otros países. Le pedimos a la ministra que sea seria, que haga un estudio de verdad”, dice Guerra.

Quien sí realizó un informe en octubre pasado fue el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, una organización que engloba a 40 sociedades científicas (cardiología, neumología, pediatría…). Se titula Impacto económico de la regulación del consumo de tabaco en el sector de la hostelería y recopila varios estudios independientes y estadísticas oficiales. Su conclusión: “Las predicciones de las organizaciones de hostelería sobre el impacto de las prohibiciones de fumar se han demostrado fallidas en todos los países en que han entrado en vigor leyes de locales libres de humo”.

Un artículo de Fenton Howell, del Royal Collage of Physicians de Irlanda, aseguraba en 2005 que los pronósticos agoreros de los empresarios irlandeses -allí también dijeron que sus ventas caerían un 25%- fueron “totalmente erróneos”. El autor citaba datos oficiales: las ventas en los bares descendieron ligeramente durante los primeros nueve meses, pero después volvieron a subir.

El 31,5% de los españoles mayores de 16 años se declaran fumadores, según la Encuesta Europea de Salud 2009. Son más -un 6,68% más- que cuando entró en vigor la ley actual (enero de 2006). Los que apoyan la prohibición total son un 56%, según una encuesta reciente de Clima Social de Metroscopia. A ese dato también responden los hosteleros: “Los ciudadanos piensan que en Europa está absolutamente prohibido fumar y que España es una excepción, y eso no es cierto. El ministerio está haciendo una labor de contrainformación”, critica Guerra.

Los restauradores apelan a la “cultura social”, típicamente española, que “relaciona la restauración y el tabaco”. Aseguran que el consumidor fumador es más asiduo que el no fumador. Los hábitos españoles -con un establecimiento de restauración por cada 132 habitantes frente a los 365 de Irlanda, por ejemplo- no se pueden comparar con los de los europeos, vienen a decir.

Quizá sí con Italia, que prohibió fumar en todos los locales públicos en 2005, aunque permitió separar salas de fumadores cumpliendo unas condiciones muy rigurosas. Un estudio realizado tres años después por investigadores del Istituto di Ricerche Farmacologiche Mario Negri (Milán) demostró que más del 80% de los italianos creían que la ley se estaba respetando en bares y restaurantes. Un 10% aseguró también que, tras la prohibición, frecuentaban más los cafés y restaurantes. El estudio, publicado en la revista Journal of Epidemiology and Community Health, concluye que “en Italia, la legislación antihumo no afectó al negocio de bares y restaurantes y sigue respetándose mayoritariamente”.

Estados Unidos, pionero en aprobar este tipo de leyes a nivel local y estatal (aún no existe una ley federal), lleva dos décadas estudiando el tema. La revista de la American Cancer Society publicó en 2007 un trabajo de dos profesores de Salud Pública en el que concluyen que las leyes antihumo son “seguras, baratas y efectivas” y, sobre todo, “no tienen un impacto económico negativo”. Por ejemplo, el empleo en restaurantes de Nueva York aumentó un 18% tras la prohibición de fumar en 1995.

La ministra de Sanidad no quiere ponerse plazos para que la nueva ley entre en vigor. Asegura que antes quiere consensuarla. “Los efectos en otros países han sido nulos o, en algún caso, positivos; muy alejados de las previsiones catastrofistas de empresarios y otros colectivos”, aseguran desde el ministerio, que insiste en el “beneficio social” de la norma para la salud y en su “coste cero”. Pero los hosteleros avisan: no van a quedarse de brazos cruzados.

Algunos, como la Federación Catalana de Asociaciones de Actividades Recreativas Musicales, han empezado a recoger firmas contra el endurecimiento de la ley. Como el Club de Fumadores por la Tolerancia, que lo hace a través de Internet. “El sector de la hostelería es muy importante en este país; supone algo más del 6% del PIB”, dice Guerra. “Estamos dispuestos a colaborar para conseguir una sociedad sin humos, pero hay que conciliar, no podemos arruinarnos en el tránsito”.

urtarrila 19, 2010 Posted by | Soziologia | , , | Utzi iruzkina

Meet the world

Testua: Icaro Doria http://www.brazilianartists.net lotura Irudiak: Pablo 2009-02-28 unblogger lotura

Meet the World
(Angola: *Personas infectadas con HIV. *Personas infectadas con Malaria.
*Personas con acceso a cuidado médico)

Meet the World
(Brazil: *Vive con menos de $10 al mes. *Vive con menos de $100 al mes.
*Vive con menos de $1000 al mes. *Vive con más de $100.000 al mes)

Meet the World
(Burkina: *Niños que viven menos de 1 año. *Niños que viven menos de 3 años.
*Niños que alcanzan la madurez)

Meet the World
(China: *Niños de 14 años que trabajan. *Niños de 14 años que estudian.)

Meet the World
(Colombia: *Exportación de bananas. *Exportación de café. *Exportación de cocaína.)

Meet the World
(Unión Europea: *Consumo de petróleo. *Producción de petróleo.)

Meet the World
(Somalia: *Mujeres que sufren de mutilación de genitales.
*Mujeres que sufren de mutilación de genitales.)

Meet the World
(USA: *A favor de la guerra en Irak. *En contra de la guerra en Irak.
*No sabe dónde queda Irak.)

Icaro Doria is Brazilian, 25 and has been working for the magazine Grande Reportagem, in Lisbon, Portugal, for the last 3 years. He is part of the team (with Luis Silva Dias, João Roque, Andrea Vallenti and João Roque) that produced the flags campaign which has been circulating the Earth in chain letters via e-mail. Icaro gave us a small statement about the campaign, translated by Isabell Erdmann:
The magazine Revista Grande Reportagem is a Hard Journalism magazine, on the same line as the Times. The idea was to bring across the concept that the magazine offers profound journalism about topics of real importance to the world of today.

This is how we thought of the concept Meet the World.

We started to research relevant, global, and current facts and, thus, came up with the idea to put new meanings to the colours of the flags. We used real data taken from the websites of Amnesty International and the UNO.

The campaign has been running in Portugal since January 2005. There are eight flags that portray very current topics like the division of opinions about the war in Iraq in the United States, the violence against women in Africa, the social inequality in Brazil, the drug trafficking in Columbia, Aids and malaria in Angola, etc.

With regards to the email presenting the campaign as being done by a Norwegian diplomat, this information is completely wrong. There is no Norwegian diplomat called Charung Gollar, there was no presentation in the UNO, and the campaign is not called ‘The Power of the Stars’. This was all invented and is going round the world via email.

That’s it, basically.

ICARO DORIA


A Revista Grande Reportagem, é uma revista de Hard Journalism, tipo a Times.A idéia era passar o conceito de que a Revista oferecia jornalismo profundo nos assuntos que de real importância no mundo atual.Foi aí que chegamos no conceito Meet the World.

A partir daí começamos a pesquisar factos relevantes, globais e actuais e aí surgiu a idéia de dar novos significados as cores das bandeiras.

Os dados usados são todos reais e foram tirados de sites da Amnistia Internacional e da ONU.

A campanha está em veiculação desde janeiro em Portugal. São oito bandeiras que retratam temas bastante actuais, como a divisão de opiniões sobre a guerra do iraque nos EUA, a violência contra a mulher na áfrica, a desigualdade social no brasil, o tráfico de drogas na colómbia, o HIV e a malária em Angola e etc…

Com relação ao email que apresenta a campanha como trabalho de um diplomata norueguês, essa informação é completamente falsa. Não existe nenhum diplomata norueguês chamado Charung Gollar, não aconteceu nenhuma apresentação na ONU e a campanha não chama O Poder das Estrelas. Isso tudo foi inventado e rodou o mundo via email.

É basicamente isso.

ICARO DORIA

Campanha Bandeiras

Agência : FCB Portugal
Producto: Revista Grande Reportagem
Anunciante: Revista Grande Reportagem

Director Creativo: Luis Silva Dias
Redactor: Icaro Doria
Director de Arte: João Roque
Executivo de Contas: Andrea Vallenti
Ilustrador: João Roque

urtarrila 15, 2010 Posted by | Artea, Soziologia | , , , , , | Utzi iruzkina

Viva la infraestructura (haga falta o no)

PATRICIA M. LICERAS 2009-12-16 El País lotura

Todas las líneas del AVE tendrán en un futuro parada en el aeropuerto madrileño de Barajas, comunicado con la capital por metro, autobús y, desde el año que viene, también por trenes de cercanías. “No es necesario. ¿Qué se va a ganar? ¿Cuántos usuarios que cojan el AVE van a viajar luego en avión como para justificar la inversión en un tramo de tren de alta velocidad sin continuidad?”, se pregunta Edelmiro Rúa, presidente del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos.

Las radiales no han logrado aliviar el tráfico de entrada y salida de Madrid

Gregorio Izquierdo: “Toda obra pública debe tener una utilidad real”

“Algunos políticos crean necesidades ficticias”, dice Edelmiro Rúa

España tiene un gran déficit en obras relacionadas con el medio ambiente

La construcción de infraestructuras de transporte -carreteras, AVE, aeropuertos, puertos-, junto con la de viviendas, ha sido uno de los principales motores de la economía española en las últimas décadas. Desde finales de los años noventa, estas infraestructuras de transporte han experimentado un gran crecimiento. En 2012 se prevé que España sea el primer país del mundo en líneas de alta velocidad en servicio y el primero de la Unión Europea en kilómetros de autovías. Con la crisis, el Estado sigue realizando y programando grandes y pequeñas obras en un intento de amortiguar la destrucción de puestos de trabajo. Pero, más allá del empleo y beneficio que genera su propia construcción, ¿son todas necesarias?, ¿hacen falta?

“Una infraestructura sólo está justificada si cumple el objetivo de eficiencia”, afirma Antonio Serrano, catedrático de Urbanística y Ordenación del Territorio de la Universidad Politécnica de Valencia.

En 1998, la única estación del AVE a su paso por Guadalajara fue construida, en lugar de en esta ciudad, como cabría pensar, en la pequeña localidad de Yebes, a 13 kilómetros. Su construcción costó 10 millones de euros y únicamente la usan 15 personas al día.

“Las infraestructuras no son un fin, sino un medio: hay que acometerlas si tienen una utilidad real, cuando hay una relación coste-beneficio”, señala Gregorio Izquierdo, director del Servicio de Estudios del Instituto de Estudios Económicos (IEE).

En Madrid, las autopistas radiales de peaje (R-2, R-3, R-4 y R-5) se construyeron para descongestionar el tráfico de las sobrecargadas autovías por las que discurren paralelas (A-2, A-3, A-4 y A-5). Sin embargo, no han logrado su objetivo hasta la fecha. Un día normal, unos 10.000 vehículos circulan por la R-2 en el tramo que enlaza la M-40 con la M-50, frente a los cerca de 112.000 que transitan por la A-2, según datos del Ministerio de Fomento. “El usuario no tiene en cuenta el ahorro de tiempo y gasolina que suponen, se queda sólo con la idea de que tiene que pagar 10 euros por sesenta kilómetros”, asegura Edelmiro Rúa.

“Estas autopistas se hicieron para calificar suelo, que ha sido el negocio especulativo de este país durante años y años”, manifiesta Antonio Serrano, ex secretario general de Territorio y Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente.

“Las radiales no son inútiles, lo que pasa es que su valoración se está haciendo en el corto plazo. La R-4, por ejemplo, es a 65 años. Por esa regla de tres, también se puede decir que Barajas, tras su ampliación, únicamente opera al 60%”, alega Enrique Fuentes, director de Desarrollo de Negocio de la constructora Ferrovial.

La AP-7 entre Cartagena y Vera, inaugurada en marzo de 2007, tiene 114 kilómetros, de los cuales 97,7 son de peaje. El que apenas 2.000 vehículos circulen por ella diariamente -las previsiones los cifraban en 7.000- le ha valido el apelativo de autopista fantasma o de la especulación.

El Gobierno acordó el mes pasado dar un crédito de 200 millones de euros en 2010 a las concesionarias de las últimas autopistas de peaje para ayudarles a pagar el alto coste de las expropiaciones.

La proliferación en los últimos años de infraestructuras de dudosa utilidad tiene muchas, variadas y complejas causas.

Tras la Guerra Civil y hasta finales de los años cincuenta, España sufrió un gravísimo déficit de infraestructuras. “Lo que estaba claro entonces era que esos proyectos eran muy necesarios, pero luego se pasó al extremo: toda infraestructura es buena. Y es un tremendo error. Las hay que no son aconsejables y sería mucho mejor destinar esos recursos a otro tipo de actividades”, resalta Serrano.

A juicio de Carme Miralles-Guasch, profesora de Geografía Urbana de la Universidad Autónoma de Barcelona, existe el mito de que aeropuertos, autovías o trenes de alta velocidad generan por ellos mismos desarrollo económico y social, “pero no es así si no van acompañados de otras estrategias económicas, sociales…”. “Una universidad no se construye sólo con el edificio”. Y cita el caso del aeropuerto de Ciudad Real, inaugurado hace un año, participado por la intervenida Caja Castilla-La Mancha (CCM), en el que opera una sola compañía, Air Berlín, y que es deficitario. “Este aeropuerto no tiene razón de ser porque está muy próximo al de Barajas. No pasa nada porque se cree primero una oferta, pero tiene que haber una demanda latente, que no esté cubierta por otras infraestructuras”, indica.

Miralles-Guasch sostiene que, en algunos casos, las infraestructuras pueden ser incluso contraproducentes. Un tren o una autopista, por ejemplo, conectan poblaciones diferentes; si éstas son muy desiguales en tamaño y capacidad, la que saldrá beneficiada es la que ya era la más favorecida, argumenta. El tejido económico y empresarial se trasladará al polo más grande, donde las oportunidades son mayores.

Esta profesora de Geografía Urbana recuerda que en el siglo XIX se pensó que la llegada del ferrocarril supondría un impulso de las zonas rurales y, según relata, lo que fomentó fue precisamente lo contrario: provocó un éxodo a los grandes núcleos urbanos. “En Soria quieren el AVE, pero se olvidan de que la despoblación de la provincia vino, precisamente, con el ferrocarril del XIX”, destaca. Y añade que “el objetivo es legítimo, están en su derecho de reclamar un tren de alta velocidad, pero esa infraestructura funcionará si va de la mano de otras actuaciones, no por sí sola”.

El economista Gregorio Izquierdo reconoce el efecto directo de la inversión en obras públicas en la creación de puestos de trabajo. No obstante, subraya que estos proyectos “no pueden justificarse únicamente por los empleos que generan, porque llevan consigo un aumento del déficit público para financiarlos, lo que luego se traduce en una subida de impuestos que acaba destruyendo puestos de trabajo”. Izquierdo apuesta por dejar “campo de juego” al sector privado para que realice estas obras “sin que se sobrecarguen las arcas públicas”, sobre todo en tiempos de crisis.

La secretaria general de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Inmaculada Rodríguez Piñero, defiende la conveniencia de las infraestructuras por tres razones principales: mejoran la competitividad económica y permiten un desarrollo sostenible y un equilibrio territorial. Y pone dos ejemplos. Uno de ellos es el AVE a Castilla-La Mancha, que, según apunta, ha hecho que, ante los altos precios de la vivienda en Madrid, mucha gente se haya podido ir a vivir a Toledo, yendo y viniendo a trabajar a la capital.

También destaca el caso del AVE a Valencia. “Esta ciudad se colocará a una hora y treinta y cinco minutos de Madrid. ¿Se está pensando ya en la capacidad de negocio? Aquellos que sepan anticiparse a ella, van a crecer”, prevé.

Para Rodríguez Piñero, el que España en 2012 sea el líder mundial en alta velocidad “da prestigio a este país como potencia económica”. “Hay dos compañías españolas fabricantes de trenes a las que van a buscar en todo el mundo porque somos referencia”, asegura.

Edelmiro Rúa cree que, en muchas ocasiones, los políticos crean “necesidades ficticias” para “apuntarse tantos”. Incluso a veces, lamenta, dejan en el tintero las obras más acuciantes porque hay que dar salida a las “más vistosas”.

“En Galicia hay dos grandes puertos en Ferrol y A Coruña, en los que entran grandes cantidades de materias primas que hay que transportar; pues bien, a día de hoy, esos puertos no tienen accesos de ferrocarril rápidos y de carretera”, critica. “Antes de finales de año se licitará el acceso viario al puerto de A Coruña”, replica la secretaria de Infraestructuras.

A la fiebre de algunos políticos por inaugurar grandes obras, Rúa añade el “y yo también” ciudadano. Este ingeniero considera que “el gran avance del AVE a Sevilla fue que evitaba Despeñaperros; el de Valladolid, que en media hora estabas en Segovia”, pero que, salvo casos muy concretos, se pueden obtener velocidades suficientes, adecuadas, con una modernización y mejor conservación de las líneas sin tener que recurrir a la alta velocidad, la tecnología más cara. “Sin embargo, el señor de Burgos se monta y ve que, en vez de poner que el tren va a 300 por hora, pone a 209 o a 188, y se queja, y pregunta: ‘¿Por qué vamos tan despacio?”. Lo mismo pasa con las carreteras, en opinión de Rúa. “La gente quiere tener la autopista al salir de casa”, afirma.

Otra de las causas de la existencia de infraestructuras de dudosa utilidad habría que buscarla en que, dada la distribución territorial y política de España, el criterio de equidad ha primado sobre el de eficiencia en el reparto de muchas de las inversiones en obras públicas entre las distintas regiones en los últimos tiempos.

“Obviamente, el desarrollo pasa por una cierta dotación de infraestructuras, pero existen evidencias científicas que demuestran que esas inversiones no redundan en un beneficio para la sociedad a partir de un determinado nivel de desarrollo, y encima tienen un alto coste medioambiental”, manifiesta Sandra Pizzinato, responsable de la campaña de Transporte de Greenpeace, para quien urge un “cambio radical” en la política de transporte hacia “un modelo más sostenible”.

Las emisiones de C02 generadas por el transporte en España se incrementaron un 89% entre 1990 y 2006, y representan una cuarta parte del total de emisiones, según la organización ecologista. “No hay que construir tanto, sino mejorar lo ya construido. Hace falta un mejor ferrocarril, pero no trenes elitistas que sólo tienen parada en las grandes poblaciones, y una mayor inversión en transporte público, no más autovías”, resalta Pizzinato.

Quizás España esté próxima a alcanzar el nivel de saturación en lo que a la red de carreteras se refiere, no así en el transporte por ferrocarril, sobre todo en el de mercancías, una asignatura pendiente, ya que se hace principalmente por carretera, con un gran coste medioambiental, de acuerdo con los expertos. El ferrocarril es precisamente la gran apuesta del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte (PEIT) 2005-2020 del Ministerio de Fomento.

En un mundo globalizado amenazado por el cambio climático, donde la dependencia de un recurso que se agota, el petróleo, impone la explotación de otras fuentes de energía, el responsable de Desarrollo de Negocio de Ferrovial abre un nuevo frente: “Hay que empezar a pensar en otro tipo de infraestructuras, en las que tienen que ver con el medio ambiente”. Las relacionadas con el reciclaje, la incineración de basuras, el tratamiento de aguas residuales… “En la mayoría de las comunidades, el porcentaje de basura sin tratar está en torno al 50%. En este sector, España sí que tiene un déficit brutal”, subraya Enrique Fuentes.

Infraestructuras del presente, infraestructuras del futuro… en lo que coinciden los consultados es en que es necesaria una mayor racionalidad a la hora de decidir los proyectos. “Priorizar”, “ser más selectivos y rigurosos”, “evaluar la conveniencia de una obra desde un punto de vista económico, social, ambiental y técnico”, “no duplicar recursos”. “Es hora de que se imponga el sentido común”, dice la profesora Miralles-Guasch. “No hay que buscar culpables. Los poderosos no son más que un reflejo de lo que somos todos. Pero no podemos seguir viviendo, como lo estamos haciendo, en este espejismo de país de nuevo rico”.

urtarrila 10, 2010 Posted by | Ekonomia, Soziologia | , , | Utzi iruzkina

Bélgica se evapora

Andreu Missé 2007-09-23 El País

Los conflictos entre flamencos y valones y la dificultad para formar Gobierno amenazan la unidad

El explorador Herman van Rompuy lleva oteando en la jungla de partidos políticos belgas desde finales de agosto sin amarrar el más mínimo acuerdo. El explorador es un democristiano flamenco (CDV) -partido que, aliado con los nacionalistas moderados (N-VA), ganó las elecciones el 10 de junio -es el último elegido por el rey Alberto II para tantear a las demás fuerzas para formar Gobierno. Es el cuarto intento del monarca, que ve cómo el país se le va de las manos, por la difícil digestión de las crecientes demandas independentistas de Flandes.

El país cumple 105 días sin Ejecutivo, pero sigue funcionando con envidiable normalidad

Los flamencos aspiran a transformar el actual Estado federal en confederal

“Bélgica es un paciente terminal, y es hora de la eutanasia”, dice el líder de la extrema derecha

Universidades, partidos y bibliotecas están separados por comunidades

Tres días después de las elecciones, el monarca había probado suerte, sin éxito, designando un informador, Didier Reynders, liberal francófono vencedor de los comicios en Valonia, para que realizara los primeros escarceos. Después, a primeros de julio, Alberto II, 73 años, recuperado de una rotura de cuello de fémur, recurrió a un negociador-mediador, Jean-Luc Dehaene, cristiano flamenco y ex primer ministro, que renunció al empleo al cabo de 10 días. Seguidamente, el jefe del Estado optó directamente por un formador, Ives Leterme, para que intentara formar Gobierno. El líder de los democristianos flamencos, que con 800.000 votos, fue el más claro ganador y se perfilaba como primer ministro, tampoco logró la cuadratura del círculo.

A finales de agosto el rey pasó la pelota al explorador Van Rompuy, que sigue sin encontrar un equipo para llevar las riendas de este país, uno de los Estados más jóvenes de Europa, que se independizó de la luterana Holanda en 1830 con el impulso de sus activos liberales y el auspicio de los británicos, que se adelantaron en la revolución industrial a franceses y alemanes.

Hoy Bélgica cumple 105 días sin Gobierno. El país sigue funcionando con envidiable normalidad con el Ejecutivo anterior de Guy Verhofstadt (liberales y socialistas), que se limita a ejecutar los affaires courantes y las cuestiones urgentes. Este país de gente educada, culta y pacífica, que ha sido barrido en las dos últimas guerras mundiales, funciona la mar de bien y sin sobresaltos, a pesar de sus querellas. Los belgas ya han pasado por este trance de vivir más de 100 días sin Gobierno en tres ocasiones. En 1979 (106 días); 1988 (148 días) y 1992 (103).

Las dificultades de constituir el Gobierno federal derivan de los problemas para formar una mayoría parlamentaria que represente equilibradamente a Flandes y Valonia, dos comunidades que marchan a distinta velocidad y en diferente dirección. Los flamencos al norte, unos seis millones, monolingües con su neerlandés, han pasado de ser los ignorantes campesinos que enviaban a sus hijos a las industrias del sur a una sociedad pujante donde florecen miles de pequeñas y medianas empresas y con una gran pasión artística. Los valones, 3,5 millones, de habla exclusivamente francófona, intentan superar el declive que han sufrido sus grandes siderurgias y minerías y por primera vez rompiendo clichés aprenden la lengua del norte.

El país aguanta gracias a Bruselas, más de un millón de habitantes, bilingües, también en plena expansión económica, con un creciente protagonismo político internacional desde que acoge la capital de la Unión Europea. La suerte o la desgracia es que Bruselas está en Flandes y es reivindicada como capital por las dos partes. Completa el cuadro una pequeña comunidad alemana de unos 70.000 habitantes.

En calidad de formador, Leterme ha propuesto la coalición naranja-azul, un fruto surrealista, típicamente belga, que como se ve es de difícil maduración. Sus colores provienen de los partidos que la integran. El naranja simboliza a la familia democristiana en Flandes (CDV) y a su equivalente democristiano humanista en Valonia (CDH), que lidera Joëlle Milquet. El azul es el de los liberales flamencos (Open VLD) de Bart Somers y sus correligionarios francófonos del Sur del Movimiento Reformatorio de Reynders. Los socialistas flamencos de Johan Vande Lanotte, han preferido ir a la oposición.

Las dificultades de Leterme para formar Gobierno han aparecido a la hora de intentar llevar a la práctica su ambicioso programa electoral rebosante de reclamaciones de nuevas competencias, que exigían una profunda reforma institucional. De aquellos barros, estos lodos. Flandes pide competencias en justicia, empleo, impuesto sobre la renta, código de circulación y gestionar los servicios de salud, la política familiar, los convenios colectivos y ferrocarriles, entre otros. Su lema es “lo que hacemos nosotros mismos lo hacemos mejor”. En síntesis, aspiran a convertir el actual Estado federal en confederal, para dar más poder a las regiones, que después podrían decidir las condiciones de su asociación. El modelo sería Suiza. Pero esta reforma requiere mayorías de dos tercios, de las que no disponen los flamencos. Por ello intentan pactarlas ahora junto a la negociación del Gobierno.

Los valones, especialmente Milquet, conocida como madame no, no están por regalar nada. Al principio no pedían nada, pero tal como van las cosas también han hecho su lista. Quieren ampliar la región de Bruselas y un Senado paritario. La presidenta de la comunidad francófona, Marie Arena, promueve la redefinición de esta comunidad, que junto con Bruselas suman 4,5 millones de habitantes. Una sugerencia pasa por crear un corredor entre Valonia y Bruselas por si algún día se ven obligados a reducir a Bélgica a este territorio.

El radicalismo de la campaña electoral y los forcejeos para formar Gobierno han disparado el sentimiento nacionalista en Flandes. Una encuesta reciente reflejaba que el 46% de los flamencos son partidarios de la separación ahora y dos tercios están convencidos de que más pronto o más tarde Flandes será independiente.

Frente a esta avalancha de malos presagios, Louis Michel, liberal francófono pero que se identifica como belga, comisario de Desarrollo y Ayuda Humanitaria de la UE, se muestra “optimista” pese a la crisis. “Hemos tenido situaciones más dramáticas en el pasado y hemos encontrado solución”, asegura. Michel sostiene que “la separación de las tres regiones no se producirá jamás”.

El clima de excitación política llevó el 10 de septiembre al Vlaams Belang, el partido separatista flamenco, acusado de xenófobo, a proponer un referéndum para la independencia de Flandes en su Parlamento. Filip Dewinter, líder de este partido de extrema derecha, afirmó: “Asistimos a la lucha contra la muerte de un paciente en fase terminal llamado Bélgica; ya es hora de que le apliquemos la eutanasia”. Nadie le apoyó, salvo sus diputados y un ex miembro del partido. Socialistas, liberales, verdes, democristianos y nacionalistas moderados se pronunciaron en contra. Los flamencos quieren reformas, pero no el divorcio. Al menos por ahora.

Desde los años sesenta, la senda de la división se agranda. Se han separado los partidos, las universidades y las bibliotecas, según las comunidades. En 1968, la fiebre alcanzó a la histórica Universidad de Lovaina (1425). Los católicos flamencos expulsaron a los católicos valones. Cuestión de lenguas. La solución fue crear una universidad para los francófonos en Ottinges. En la biblioteca, los libros pares para los flamencos y los impares para los valones.

Bélgica, que nació bilingüe y como tal funcionó durante más de un siglo, retrocedió al monolingüismo en los años veinte, por decisión de los valones. Un error grave. El pueblo flamenco fue dominado por la burguesía francófona y la suya, que prohibió su lengua e impuso el francés.

Pero a medida que asoma el abismo de la ruptura se calman los ánimos. Paul Goossens, periodista de la agencia belga, fundador de De Morgen y compañero de clase del entonces estudiante en Lovaina Felipe González, advierte: “Cuando se hacen las cuentas y se consideran las consecuencias de todo esto se ve que hay que reflexionar mucho más”.

Las cuentas están enfriando muchos ánimos. Y aparecen las preguntas de difícil respuesta: ¿Cómo se reparten los 250.000 millones de euros de deuda? ¿Qué pasa con las prestaciones sociales de los valones, que se reducirían en un 20%? ¿Cómo se reparte el ferrocarril? ¿Qué pasa con las sedes europeas y la representación en la UE? Los flamencos perderían las dos marcas más importantes del país, Bélgica y Bruselas, que les abren las puertas al mundo.

“El llano país” y también “falso país” que adoraba Jacques Brel se encuentra en una grave disyuntiva, aunque lo serio no se discute. De común acuerdo, los belgas han logrado sanear las cuentas públicas, acordado un plan para sus centrales nucleares y envían sus soldados a Líbano y Afganistán. “Los belgas, los galos más bravos” como les definió Julio César, tienen todavía mucho que contar.

Bruselas, el ancla del país

“¿Si nos separamos, qué hacemos con Bruselas?” Es la pregunta de más difícil respuesta para los secesionistas flamencos. Bruselas, la capital belga y europea, situada en territorio flamenco como una isla, es el obstáculo más serio para la división del país.

El ministro de Asuntos Exteriores, Karel de Gucht, ha establecido un símil que le ha hecho famoso. “Bélgica”, afirma, “es como unos hermanos siameses, Flandes y Valonia, unidos por la cabeza, que es Bruselas, y que, por tanto, no es posible separar”.

Acogedora, con una larga tradición de receptora de exiliados políticos, artistas e intelectuales, ha adquirido un creciente prestigio internacional a medida que se ha ido ampliando la UE y atrayendo por ello la sede de influyentes lobbys, think-tanks y organismos internacionales.

Todo ello ha contribuido a que Bruselas se consolide como la tercera región más rica de la Unión, detrás de Londres y Luxemburgo. Este crecimiento ha generado una afluencia de francófonos en las comunas flamencas que la rodean, con el neerlandés como lengua única, que es otra fuente de conflictos.

El contencioso más serio se produce por la existencia de otra rareza belga: el distrito electoral federal y departamento judicial de Bruselas-Hal-Vilvorde. Una agrupación, constituida por las 19 comunas de la capital, bilingües, y 35 flamencas de sus alrededores, de las que sólo seis tienen “facilidades” lingüísticas. La presión demográfica de Bruselas ha propiciado el desembarco en este territorio de 150.000 francófonos que exigen el uso de su lengua en la educación y las instancias públicas.

Los flamencos exigen la escisión de las 35 comunas de este distrito electoral y así trazar una línea más nítida entre Flandes y Valonia que acabe con esta zona borrosa. Es la manera de reparar el terreno a una hipotética separación. Los valones piden en contrapartida la ampliación de la región de Bruselas con la incorporación de las seis comunas con “facilidades”, lo que resulta inconcebible para Flandes según señalaba La Libre Belgique.

abendua 16, 2009 Posted by | Soziologia | , , , , | Utzi iruzkina

Somos la generación Cero

SILVIA BLANCO lotura

El Pais 2009-03-29

Tienen menos de 30 años. Pero están condenados a seguir formándose, a vivir con sus padres aún más tiempo y a esperar. Porque terminan sus estudios en plena crisis. Y sin oportunidades

Una de las primeras cosas en las que se fija un seleccionador de personal tras escudriñar un currículum vitae es en los huecos. En los periodos en blanco, interrumpidos. En lo que no se ha contado de esa más o menos organizada relación de diplomas, títulos, cursos y cargos encabezada por una foto. Si los encuentra, en algún momento de la entrevista preguntará al candidato: “¿y aquí qué pasó?”.

España es el país de la UE con más jóvenes en paro. No va a haber ni empleos precarios, según un experto “En nueve meses no me han llamado, y hace poco era chasquear los dedos y tener trabajo”, dice un arquitecto

“¿Una ingeniera trabajando de telefonista? Así puedo ahorrar y hacer un máster para completar el currículo” Hace un mes hubo una feria de empleo. Se multiplicaron los visitantes, pero menguaron las empresas

“Los padres preguntan si haces lo suficiente. Pero te apoyan, porque ven lo que hay”, dice una arquitecta de 27 años

Una joven se ha ido a trabajar a Alemania. El empleo en un hotel se lo encontró una emigrante llegada en los setenta

En un programa de trabajo para ingenieras esperaban a 300 chicas. Recibieron desbordados a cien más

Para miles de jóvenes -al menos, 200.000 personas buscan su primer empleo en España-, lo que pasó empezó mientras se consumía, lentamente, el verano de 2008. Entonces, los universitarios hicieron sus últimos exámenes de la carrera, los graduados en FP obtuvieron sus títulos, los becarios recibieron su palmadita en la espalda. Ellos, junto a los que en unos meses acabarán su formación, podrán dar al entrevistador esta, aunque exacta, improbable respuesta: “Hubo una contracción mundial del crédito interbancario. En apenas seis meses, las empresas dejaron de pagar a sus proveedores. Los proveedores y las empresas dejaron de pagar a sus empleados. Se alcanzó la cifra de 3,5 millones de parados; un tercio de ellos, jóvenes. Sin saberlo, yo formé parte de una generación cero, no por perder mi puesto; simplemente, no pude empezar a trabajar”.

Jorge Sánchez llega en su bici. Vive en Madrid, tiene 29 años y terminó Arquitectura en mayo de 2008. Los licenciados en esta carrera llevaban tiempo desafiando aquello de que los comienzos siempre son difíciles. Por muy burbuja, o delirante, o insostenible que fuera el crecimiento urbanístico español, lo cierto es que seguía engullendo promociones enteras de arquitectos año tras año. Ahora no. “En nueve meses no me han llamado de ningún sitio, cuando hasta hace poco era terminar, chasquear los dedos y tener ofertas”, cuenta perplejo. “Vivo con los ingresos de mi novia y he mandado solicitudes a todos los estudios, constructoras, organizaciones de voluntariado… incluso para trabajar en Dubai, Marruecos, China, Rumania, Argelia… y nada”.

Jorge no tiene sólo un título. Dilató sus estudios -la media son siete años, él acabó en 10- para poder vivir un año en Marruecos mientras hacía el proyecto; estuvo seis meses becado en el Illinois Institute of Technology de Chicago; ganó un concurso en la Bienal Iberoamericana; ayudó a instalar programas de ordenador durante un mes en Australia. Eso también es formación. Y hablar inglés y francés. Y ser inquieto. Y participar en programas de desarrollo sostenible con asociaciones de barrio. Pero al mercado le da igual. Comparte la sensación de incredulidad con Bárbara Aguado-Muñoz, también arquitecta, de 27 años. “Ha sido una sorpresa brutal”, cuenta ella. “Dejé pasar el verano, confiada en que en un mes como máximo encontraría algo. Pero lo que encontré fue una gran escasez de ofertas, con 300 candidatos para cada una. Me he planteado opositar, pero no salen plazas. Parezco la chica de los cursos. He hecho cinco en seis meses, gratuitos, claro, porque no tengo un euro. Busqué para trabajar con ONG en reconstrucción tras desastres naturales y proyectos, y tampoco. Y en todas partes te piden tres años de experiencia, que no tenemos. Además, para esos puestos ahora compites con gente que tiene 10 años de trabajo, porque lo han perdido”.

España es el país de la Unión Europea con mayor número de jóvenes en paro. El último dato oficial, el que proporciona el Instituto Nacional de Estadística (INE), es de octubre a diciembre de 2008. En ese momento ya había 1.206.000 menores de 30 años desempleados, con una tasa del 22,17%. En el caso de menores de 25, que es la horquilla de edad que Eurostat (la agencia estadística europea) utiliza para hablar de paro juvenil, la tasa era del 30,4% en enero. El porcentaje alcanzará el 31,5% ahora en marzo, y para el segundo trimestre de 2009, el 33,2%. Ésta es una proyección del IESE-Adecco, pero la mayoría coincide en que el panorama es así de crudo. El problema es que ahora mismo, lo que más preocupa ya no es cobrar los 762 euros al mes brutos que la Agencia Nacional de Evaluación de Calidad y Acreditación (ANECA) estima que percibe de media un recién titulado; preocupa que ni siquiera vaya a haber la oportunidad de ser el becario del becario. “No va a haber reactivación hasta 2011 o 2012. Los jóvenes ya acusan el problema de la temporalidad y de los bajos sueldos. Pero este año no va a haber puestos de trabajo precarios; es que no va a haber”, pronostica José Ramón Pin, experto del IESE.

María José Almarcha se levanta todos los días a las nueve. Tiene 25 años. Con la taza de café aún en la mano, enciende el ordenador e inicia el meticuloso ritual que ocupa sus mañanas desde que acabó la licenciatura en Matemáticas en noviembre. “Tu nueva vida te espera”, dice en un portal de empleo. Clic. Buscar puestos: por comunidad autónoma: Madrid (849). Clic. Sin experiencia (94). Con experiencia (438). Va a ser sin experiencia. Clic. Licenciados o ingenieros (6). Clic. “Hasta las 11.30 me dedico a entrar en todas las páginas de ETT y de trabajo que existen. Luego miro en las de cada comunidad autónoma por si sale una bolsa de trabajo o se ofrece algún puesto de profesora, de programadora, de lo que sea. Incluso veo la de AENA, para controlador aéreo, o la del ICEX, para becas de comercio en el extranjero. Resolución por aquí, solicitud por allá… es para volverse loca, no hay un servicio público centralizado, hay que ir mirando casi pueblo a pueblo”, critica. “Además, cuando ya llevas tiempo, como yo, casi te las aprendes. Aunque ponga que hay 43 puestos en una categoría, en realidad llevan meses ahí. A la semana salen una o dos nuevas como mucho”.

Cero empleo, cero perspectivas. Hace cuatro meses, María José vivía en un piso con otras estudiantes en Alicante y estaba a punto de acabar una carrera con buenas expectativas de empleo. “Es dura, cuesta mucho esfuerzo, pero puedes trabajar en un banco, o en optimizar recursos para grandes empresas, la rama de programación… ofrece versatilidad”, cuenta. Ella es la primera licenciada de su familia. Y lo último que se le pasaba por la cabeza entonces era que, en vez de iniciar su vida profesional, se vería a sí misma pidiéndole 20 euros a su madre para salir un sábado. Aún hoy lo encuentra “ridículo”. “En poco tiempo cambian tus esperanzas y tus opciones de futuro. Desde que empezó la recesión no sólo no contratan, sino que despiden. Lo que más me agobia es la incertidumbre. ¿Hasta cuándo va a durar esto? ¿Un año, dos, dependiendo de mis padres? ¿Renunciando a irme de vacaciones con mis amigos este verano a Ámsterdam? No sé”.

Es mediodía. Empieza la primavera. En medio de la calle, un grupo de chavales celebra algo entre risas y una litrona de cerveza colectiva. “¡Nosotros nos vamos de España!”, responden dos de ellos cuando se les pregunta de qué va la fiesta. Hace diez minutos que Cristina Blanco, de 20 años, y su novio, Samuel Sesén, de 25, han terminado sus estudios -FP de grado superior- de fotografía en la Escuela de Arte 10, en Madrid. Samuel explica su renovada y personal versión de Vente a Alemania, Pepe: “Me fui a Hamburgo el 15 de diciembre. La idea era llevar mi book por varias empresas, y allí, a la primera, me contrataron. Voy a cobrar 500 euros a la semana, algo impensable aquí. Antes de Alemania me pateé todas las agencias de publicidad donde pudieran necesitar fotógrafos, he visto todas las ofertas en Internet. Aquí no hay proyección, no se apuesta por la ambición y el talento”, comenta. Cristina no va a trabajar como fotógrafa. Ella no habla alemán, como su novio. Pero está convencida de que en Hamburgo va a tener más oportunidades. “Allí ya tengo empleo y me dan cursos gratis de alemán. Voy a trabajar en un hotel. Aquí te pedirían un máster hasta para hacer camas. El trabajo me lo encontró otra española, una mujer que emigró allí por otra crisis, en los setenta. Es bonito, ¿no?”, dice.

“La economía del conocimiento se plasma en las personas”. Esto es un aula. Pequeña: mesa, tarima y un montón de sillas con reposabrazos para escribir. Al otro lado de la mesa escucha una treintena de chicas. Él, el que habla, es Javier Morales, responsable de proyectos de la Fundación de la Universidad Politécnica de Madrid. Un ingeniero que conoce las exigencias de un mercado global. Ellas son menores de 28 años y tienen poca o ninguna experiencia laboral. Asisten a un programa extraordinario de orientación para el empleo. Extraordinario porque es la primera vez que se pone en marcha específicamente para ingenieras superiores o arquitectas. “Estamos desbordados. La previsión era atender a unas 300 chicas. Pero en sólo 18 días, entre el 22 de enero y el 11 de febrero, se apuntaron 124 más”, comenta más tarde Morales. “Los que salen de carreras técnicas no se plantean el paro, y es dramático, porque no lo entienden: han hecho los deberes, han terminado una carrera larga en la que han invertido muchos años”, agrega.

Vanesa Iino, de 26 años, es una de las asistentes. Terminó hace cuatro meses, en diciembre, cuando la desaceleración era ya toda una recesión. “No estaba desanimada, los compañeros que se habían licenciado en septiembre se iban colocando, pero sólo hay puestos en los que te piden tres años como mínimo de experiencia. ¿Cómo lo voy a hacer? Ahora he conseguido un empleo como gestora telefónica: llamo a morosos. La gente de mi entorno se sorprende, y me dice: ‘¿Una ingeniera química trabajando de telefonista?’. Así puedo ahorrar para hacer un máster en energías renovables y estudiar idiomas por las mañanas, para completar currículo”, explica.

Puede que a algunas ramas de ingenieros, como los industriales, la precariedad del mercado laboral juvenil no les haya estado afectando demasiado antes de la crisis. Pero en otras carreras, más que sorpresa hay resignación. Aída López, de 22 años, es estudiante de quinto curso de Periodismo en la Universidad Complutense. En enero estaba en su última semana de prácticas después de seis meses en un periódico digital. Descubrió que aquello le gustaba, que estaba aprendiendo. Días después, ADN.es cerró. A la calle. “Ni el jefe lo sabía, porque me había ofrecido renovar”, cuenta. Éste fue su primer contacto con el mundo laboral, trabajaba cinco horas diarias por 300 euros mensuales. Ella había decidido rechazar la continuidad en la empresa para poder terminar la carrera sin agobios, antes de saber que, una vez se licenciara, esa posible puerta abierta, “porque ya te conocen”, iba a acabar en un portazo.

Una lógica perversa del sistema llevaría a pensar que, en época de brutal destrucción de empleo, los jóvenes sin experiencia constituyen una mano de obra muy barata y cualificada. Esto funciona así sólo en parte. “Junto a los mayores de 55 años, quienes buscan ahora su primer empleo son los más afectados por la crisis”, afirma María Benjumea, directora de Infoempleo. “Aunque no hay parálisis, se contrata lo mínimo posible. Y lo que se busca es productividad. A los jóvenes hay que enseñarles, pasa un buen tiempo hasta que empiezas a ser rentable”.

Hace un mes hubo una feria del empleo para estudiantes y graduados de formación profesional. Sólo en el primer día, hubo 15.000 visitantes; el año pasado, en los dos días, 16.000. Las empresas han hecho lo contrario, han acudido 70 en vez del centenar del año anterior, y han reducido el número de ofertas.

David Toro, de 19 años, es uno de los miles de chavales que peregrinaban con su currículo por una inmensa sala habitada por stands, rebosantes de lemas como “Queremos gente como tú” y toda variante de futuros, porvenires y mañanas. Está a punto de acabar el grado superior de Administración y Finanzas. “Esto de la crisis lo veía como algo lejano, pero ahora no hacen más que decirme que gracias por venir, que estoy en su base de datos, que más adelante ya se verá y, como mucho, que igual me llaman para un pico de trabajo, para ayudar los fines de semana”, explica mientras hace cola para que apilen su currículo en un stand. Él es un pragmático, casi un optimista: “Bien mirado, mejor que mi primera crisis me pille ahora, que vivo con mis padres y no pago piso ni coche”. Está haciendo prácticas en unos grandes almacenes, “una oportunidad”, dice. Marta Tejero, de la misma edad, está decepcionada. Ha estudiado para ser auxiliar de farmacia, y acabó “en diciembre, en plena crisis”. “Nos lo pintaron muy bonito, nos dijeron que había muchas salidas, pero ahora veo que no. Así que casi he dejado de buscar de lo mío, y miro de todo, camarera o lo que sea, pero nada. Si el año que viene sigo igual, me pongo a estudiar otra cosa”, cuenta.

La opción de Marta es el gran plan B de toda una generación. La formación se ha convertido en una trinchera que permite evitar el temido socavón en el currículo mientras ahí fuera se refunda el capitalismo. Por eso se ha duplicado el interés por acceder a una carrera universitaria, según datos de Emagister, uno de los principales portales de formación de la Red en España. O en los posgrados, cuya demanda ha subido un 25%, la mayoría de ellos solicitados por recién titulados, con poco más de veinte años.

Como Marta, María José y todos los demás que se plantean seguir estudiando pueden hacerlo porque su familia les apoya. Porque María José depende de sus padres, excepto los 200 o 300 euros que consigue dando clases particulares a niños para sus gastos. Pero otros no van a poder. Porque uno de los efectos de la crisis es que ahondará en las desigualdades sociales. Ya era una tendencia el año pasado que “los hijos de las familias de clases acomodadas, si el mercado no les ofrece unas buenas condiciones laborales, prefieren seguir estudiando. Además tienen contactos, redes de conocidos que les pueden ayudar, y esto sigue siendo muy importante”, explica la socióloga Almudena Moreno, coautora del informe Juventud 2008. Un dato de ese estudio: sólo el 8,4% de los hijos de padres sin formación universitaria accede a la Universidad.

-¿Qué tal ha ido hoy?

-Pues me he inscrito en 16 ofertas de trabajo. No me llaman nunca, pero en fin.

-Bueno, paciencia. Iremos tirando. Si hemos salido adelante cuando sólo trabajaba tu padre, ahora con los dos irá mejor. Tú sigue intentándolo.

Ésta es una de las conversaciones estelares en casa de María José a la hora de cenar. Y se repite en la familia de Bárbara, la arquitecta: “A veces te dicen: ‘¿pero estás buscando, haces lo suficiente?’, y otras te comprenden y te apoyan, porque ven lo que hay”. O en la de Jorge, el arquitecto: “Los padres están como si volvieras a tener 10 años, en plan ‘algo saldrá, hijo, no te preocupes”.

En España, la idea de emancipación tiene más que ver con colocarse que con iniciar un proyecto vital de forma autónoma como sí ocurre en los países nórdicos. La crisis va a reforzar la independencia tardía. “Los hijos de clases acomodadas estudian más, se preparan para salir y crean un hogar dentro del hogar. Los demás adelantan las decisiones y se van de casa muy pronto. En una crisis, los que pueden se quedan, pero es que pueden porque la casa es más grande, tienen dos baños, una habitación propia, ADSL. En cambio, en casas más pequeñas hay más conflictos y se sale antes”, explica Andreu López, coordinador del informe Juventud 2008.

Muchos no han salido. Pero otros están teniendo que volver a casa. Marta Orihuel, de 24 años, es licenciada en Ciencias Ambientales. El año pasado hizo un máster en Bilbao en cooperación internacional. Al acabar, en noviembre, quería quedarse allí y trabajar. “La crisis me ha machacado, porque mis padres me tienen que pagar ahora el crédito que pedí del máster. Entre vivir allí un año y el precio del curso son más de 10.000 euros. He vuelto a casa, a Madrid, para no gastar más que lo justo”. No es derrochadora. Se mueve en bici, cena y come en casa, va a fiestas en casas en vez de a discotecas. “Quiero emanciparme poco a poco y estoy en una cooperativa apostando por el autoempleo, aunque aún no es rentable. Me niego a entrar en la rueda de ‘consigo un trabajo, pago una hipoteca, un coche,tengo hijos y 30 días de vacaciones’. Y si eso es lo que está en crisis con esta crisis, pues bienvenida sea”.

La previsión es que en 2011 la economía mundial comience a recuperarse. Para entonces, los recién titulados de ahora, o los que van a serlo este año, sabrán mucho de flexibilidad. Tendrán unos cuantos cursos, másteres y posgrados más. Habrán vivido más tiempo con sus padres. Puede que hayan cambiado sus hábitos de consumo. El objetivo final de una entrevista de trabajo es saber quién hay detrás de ese currículo. Está por ver cómo responderán esos miles de jóvenes a aquello de “¿y aquí qué pasó?”. Ya no será su primera crisis. Al menos en eso tendrán experiencia. –

España tiene el desempleo juvenil más elevado de la Unión Europea

La letanía de males que aquejan a quien busca su primer empleo, incluso en época de crecimiento económico, no es nueva: salarios mínimos, relaciones laborales disfrazadas de becas, sobrecualificación y contratos provisionales (un 50,8% entre los menores de 30 años, según el Observatorio de Empleo del Consejo de la Juventud). Pero la crisis lo va a agravar. Los que acaben este año se van a encontrar con la herencia, gestada en los últimos diez años, de “un mercado totalmente desregularizado, en el que sí, se ha generado mucho empleo, pero sin valor añadido. Los jóvenes están en puestos de trabajo muy baratos, son los más vulnerables y sustituibles por otras personas. Muchos están en categorías inferiores aunque asuman responsabilidad y cubran puestos de trabajo estructurales”, dice Pilar Duce, secretaria de Juventud de UGT. Además, se derrocha talento. “El desajuste entre la formación de los jóvenes y el primer empleo es muy alto, no se aprovecha la inversión educativa para el mercado y crea frustración”, comenta Almudena Moreno, coautora del informe Juventud 2008. En el resto de Europa, la situación también es preocupante. En Reino Unido, el Gobierno se propone rescatar, junto a los bancos, a los licenciados de 2009. Ha creado un fondo específico de 149,23 millones de euros para crear puestos de prácticas. En España, el director del Injuve, Gabriel Alconchel, destaca que se ha aumentado la cuantía destinada a becas en un 6%, se ha reformado la FP y se ha ampliado la red de oficinas de empleo y emancipación joven. Porque el paro juvenil “es una de las principales preocupaciones del Gobierno”.

abendua 16, 2009 Posted by | Soziologia | , , , , , | Utzi iruzkina