Hemerotekari Artikulu Bilduma

Gai ezberdinei buruzko artikuluak

La mierda que esconde la vendeta contra Garzón

Ana R. Cañil 2010-02-12 tu2is lotura
¿Por qué dos jueces de izquierdas, Margarita Robles y Luciano Varela, se han aliado con la Falange Española y Manos Limpias, ambos de extrema derecha, para hundir a Baltasar Garzón? La respuesta requiere recordar algunas de las miserias entre magistrados, viejas vendetas que van mucho más allá de los textos de los autos contra Garzón, un juez siempre en el límite, tanto en la instrucción de los sumarios como en los procedimientos. Un tipo lleno de luces y sombras.

¿Llevas unos días oyendo hablar del juez Garzón, de que le quieren inhabilitar e incluso que pueden sentarle en el banquillo por querer investigar los crímenes contra el franquismo y te suena raro? ¿Te preguntas por qué al personaje más influyente y conocido de España, junto con el banquero Botín, le quieren hundir?. Puede que el banquero y el superjuez no sean como para desmayarse o pedirles un autógrafo, pero han exportado el nombre de España sin complejos y algunos trabajitos gordos se han marcado. Otra cosa es que dentro gusten más o menos. O nada.

Si te cuesta visualizar o te da pudor imaginar que dentro de unas semanas o meses la foto de un Garzón inhabilitado, expulsado de la Audiencia o sentado en el banquillo, dé la vuelta a medio mundo en las noticias, acusado por intentar investigar los crímenes contra la humanidad de la dictadura de Franco, no estás solo. Somos muchos los despistados.

La curiosidad aumenta si a eso añades que este juez, cuya personalidad esta llena de claroscuros, pero que fue quien inició el proceso contra el dictador chileno Augusto Pinochet, por asesinato de ciudadanos españoles durante la dictadura; que luchó para sacar adelante el terrorismo de Estado de los GAL, con todos los elementos en contra, por no hablar de la denuncia de la conspiración de sus colegas en el caso Sogecable, a este tipo, tan admirado como odiado, lo llevan al banquillo por la denuncia del seudosindicato Manos Limpias, y por la Falange Española, dos asociaciones de extrema derecha.

Si sumas, como denunció la nieta del doctor Negrín, que al superjuez estrella -que lo es a conciencia- lo van a juzgar magistrados del Supremo que “juraron ante Dios lealtad al Caudillo y a los Principios Fundamentales del Movimiento”, el asombro te frunce el entrecejo.

Pero si ya te enteras de que son dos magistrados de izquierdas, Robles y Varela, los que han dado pábulo a la denuncia de la Falange Española y de Manos Limpias, el asunto parece un guión escrito por los partidarios de la Inquisición.
Por eso hemos hecho algunas preguntas a tres personas que conocen las oscuras trastiendas de la Justicia. Un ex juez, un fiscal y un abogado y periodista. Todos apasionados de estos asuntos. Y, por último, a un ex ministro de la vieja guardia socialista.
Esto es un resumen de las preguntas y las respuestas, más allá de los contenidos de los autos para procesar a Garzón o las consideraciones de su defensor, que puedes encontrar, cada día, en los texto de Julio M. Lázaro en El País. Si te apetece, puedes empezar por los textos de este mes de febrero, desde el 3 o el 4 de marzo.
Nuestras explicaciones son un compendio breve de las de los expertos en fontanería de la justicia. Claves internas, tan humanas como miserables, porque entre los magistrados, los resentimientos y odios de décadas son alimentados de forma fructífera.

P) ¿Por qué ese empeño del magistrado Varela, un juez progre, cofundador de Jueces para la Democracia, en sentar en el banquillo a Garzón por una denuncia de la Falange, a la que además le filtra los datos de la Asocición de la memoria Histórica?
R) Luciano Varela es un “producto” de Juan Alberto Belloch , el último superministro de Justicia e Interior de la última etapa de Felipe González. Belloch trató de convencer al ya noqueado González, con el síndrome de La Moncloa -años 93 y 94, terrorismo Gal, caso Roldán, Amedo y Domínguez, el señor X de los GAL, espías, Perote, corrupción- de que todo lo arreglaría él con los dos ministerios juntos, el de Interior y Justicia.
Varela elaboró con Belloch la Ley del Jurado y fue ponente del texto, una vez que ya había sido premiado con la elección de un puesto en el Tribunal Supremo en 1997. Es “tronco” de Belloch, “como Maragarita Robles, por supuesto, el personaje más peligroso de esta historia contra Garzón” explica una de las fuentes consultadas. Hay unanimidad en que Varela es una elaboración de Belloch y de la propia Robles.
Lo asombroso es que hubo un tiempo en que Garzón y Varela fueron amigos, allá por el inicio de los 90. Hasta era su presentador oficial en los actos de Galicia. La “operación Nécora” contra Ricardo Portabales la empezó Varela en Galicia y acabó en Garzón, en la Audiencia Nacional.
Aquellos tiempos están ya muy lejos. En septiembre pasado, Luciano Valera, ponente del proceso contra Garzón en el Supremo, le sometió a un interrogatorio donde quedó claro que donde hubo amigos ahora hay enemigos.

P) Pero ¿es eso suficiente para odiar tanto a Garzón, cuando fueron amigos y colaboraron en momentos raros, como los tiempos de la corrupción?
R) La clave esta en el exministro Belloch. Recuerda que hay que leer aquello de Pedro J.Ramírez que envenenó con Belloch el conspirador, donde se revelaban muchas cosas sobre el trío de jueces de moda, el propio Belloch, luego peleado a muerte con Garzón, Ventura Pérez Mariño y el propio Garzón. Belloch filtró sumarios y papeles a Pedro J. escribió el director de El Mundo. “Pero los blogueros sois muy jóvenes para recordar aquellos tiempos” apunta el ex ministro de Gonzalez. (Ya quisieramos ser jóvenes algunos. Y los jóvenes, sabéis navegar por la red. Incluso buscar libros.


P)¿Y el respaldo de Margarita Robles desde el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a la actuación del juez Valera?

R) Son amigos. Margarita fue secretaria de Estado con Belloch en el superministerio de Interior. Ambos llegaron tras “la espantá” de Garzón del Gobierno de González. “Felipe no le hizo ministro al superjuez, se cabreó y se volvió a la Audiencia y Belloch y Margarita juraron que no se podría llevar por delante a los ex ministros de Interior Barrionuevo y Corcuera. Ni por supuesto, a Rafael Vera, el hombre clave de la Seguridad del Estado durante los lustros más duros. Todo salió mal como vió después. Barrionuevo, Corcuera y Vera fueron juzgados, cada uno por casos distintos. Fue la vendeta de Garzón, según el criterio del grupo de Barrionuevo y Vera, junto con sus amigos. Y el fracaso de Belloch y Robles, que además hicieron el ridículo con el caso Roldán”.
Vamos, todo el culebrón de los años 90, terrorismo de Estado y corrupción, el dúo mortal para la última etapa de los gobiernos de Felipe González. Y Garzón es ese perro flaco, lleno de pulgas, al que los cadáveres que ha ido dejando por el camino, ya sean de derechas o de izquierdas, la quieren echar el diente. A Varela, Robles (que nunca perdonó a Garzón el ridículo de los papeles de laos) se ha unido Rafael Vera.
“Y por supuesto, no olvides la que a los jueces, mayoritariamente de derechas en este país, a esa ofensiva judicial que se va a aprovechar de los resentimientos de hace veinte años, hay que sumar a esa extrema derecha. Manos Limpias y Falange Española sabían, gracias a la derecha judicial más retrograda, que en este caso podían tener éxito” remata el abogado y viejo periodista, tras una larga charla.

P)¿Podrán los magistrados internacionales de prestigio que se han movilizado salvar a Garzón?
R)Varela dirá al Supremo que es un asunto interno y está por ver que les acepte como testigos, por más que la defensa de Garzón lo pida. Al superjuez sólo le queda que a Robles o Varela les acogote el escándalo internacional de ver la foto de Garzón, inhabilitado y expulsado de la carrera.

P)¿Y al actual Gobierno de Zapatero le preocupa ocupar los periódicos ahora por un caso así, donde volverán a salir temas de la vieja guardia socialista?
R) Es un problema para ZP. Porque hay viejos socialistas, como los citados Barrionuevo, Corcuera, Belloch (en activo y alcalde de Zaragoza) o la misma Margarita Robles que todo eso del prestigio y la repercusión internacional les da igual. No se sabe si Felipe González podrá jugar algún papel si se llega al extremo de condenar a Garzón, pero lo más probable es que se ponga de perfil. Fin de este culebrón, de momento y si el olor a mierda no te ha dado arcadas.

Advertisements

otsaila 15, 2010 Posted by | Justizia, Politika | , , , | Utzi iruzkina

¿Resultado de un proceso político o de una traición?

Ingo NIEBEL 2009-11-08 Gara lotura

20º aniversario de la caída del muro de berlín

La «vuelta» (wende) es el término que el Estado alemán considera políticamente correcto para denominar el cambio político que se produjo el 9 de noviembre de 1989 y que popularmente dentro y fuera de Alemania se conoce como la Caída del Muro de Berlín.

Una de las pocas personas que en aquella época pertenecían a la élite política de la República Demócrata Alemana (RDA) es Margot Honecker, de 82 años de edad. Su difunto marido, Erich Honecker, había sido secretario general del Partido Socialista Unificado de Alemania (PSUA) y jefe de Estado hasta el 18 de octubre de 1989 cuando el propio Politburó le obligó a dimitir. Dos décadas después, su viuda se resiste a dar entrevistas a los medios germanooccidentales «porque desprecian a los ciudadanos de la RDA». Ella no habla ni de «vuelta» ni de «cambio», sino de «traición». La prensa alemana le tacha por eso de «intransigente». Sin embargo, han sido los propios medios burgueses los que han sembrado dudas respecto a la versión oficial sobre el final de la Alemania socialista, que el 3 de octubre de 1990 se adhirió al territorio de su hermana capitalista, la República Federal de Alemania (RFA).

Los hechos que marcan el paso hacia la «reunificación» o la «anexión», según el punto de vista de cada cual, giran en torno al 9 de noviembre de 1989. En una rueda de prensa, que hoy es calificada de «histórica», el líder del PSUA berlínes y miembro del Politburó, Günter Schabwoski, informó de la inmediata apertura de la frontera interalemana. Miles y miles de ciudadanos de la RDA le hicieron caso y se acercaron a ella, fuertemente custodiada por las Fuerzas de Seguridad. Estas últimas se vieron sorprendidas por la avalancha humana que se acercaba a los puestos fronterizos.

Para evitar una catástrofe abrieron el Muro que tres décadas antes había sido construido para frenar la fuerte emigración del este al oeste alemán por motivos económicos y políticos. Según la historia oficial, la caída del Muro se debió a una interpretación equivocada que Schabowski hizo de las instrucciones recibidas. Éstas sí preveían que se iba a abrir la frontera y permitirles a los ciudadanos de la RDA la libre salida y entrada a su país, pero de forma controlada. Las palabras de Schabowski acabaron con ese plan.

En aquella época los alemanes del Este tenían derecho a viajar a otros países socialistas, pero no a la Europa capitalista. En verano de 1989 se creó una muy difícil situación humanitaria y política cuando un millar de ciudadanos germanoorientales entraron en las embajadas de la RFA en Praga y Budapest para solicitar asilo político y permiso de entrar en la Alemania capitalista. Su acción era una expresión del descontento que reinaba en el «primer Estado antifascista en territorio alemán» cuatro décadas después de su fundación. Obviamente, en lo que tenía que ver con el consumo propagado por Occidente, la RDA no podía competir con la RFA. A ello se añadía una difícil situación económica y política. Los problemas se debían, en buena medida, a la dependencia económica que ataba a Berlín oriental a Moscú. A ello habría que sumar cierta inmovilidad e incluso cierta arrogancia e ignorancia de las jerarquías burocráticas del PSUA y del Estado frente a los problemas y las demandas que venían desde la base. Ante los oídos sordos -y la mano dura de la represión- se formó una resistencia cívica que reclamaba «reformas».

Hasta aquel 9 de noviembre, estas demandas se referían exclusivamente a cambiar lo que estaba considerado malo en la RDA. Se querían reformar los límites que el PSUA y el Estado habían erigidos en cuarenta años, demandando más espacio para la libertad de expresión, por ejemplo. En aquel momento la cuestión no era ni la unificación de los dos estados ni la entrega incondicional de la RDA tal y como se la produciría en 1990.

«Revolución pacífica»

En cambio, el Estado alemán vencedor, que es lo que es la RFA capitalista, ha pintado una imagen unicolor de aquella época, centrada en la denominada «revolución pacífica» que acabó con el «régimen totalitario». Esta interpretación se ve plasmada en la famosa fotografía del 9-N cuando miles de personas se congregan en el Muro de Berlín, intentando romperlo con cinceles y martillos. Esta imagen que no sólo refleja un acontecimiento histórico sino que se ha convertido en la expresión del «cambio de regimen» que Alemania, la UE y EEUU quieren aplicar a los gobiernos que ellos consideran «totalitarios». Este objetivo no permite que se tengan en cuenta otros factores a la hora de analizar el derrumbe del Estado socialista al margen de los problemas internos de la RDA. Al mismo tiempo, obliga a «olvidar» que la RFA atacó primero con atentados, sabotajes y espionaje a su hermana socialista y que se dotó de un Ministerio de Cuestiones de Toda Alemania, cuya misión consistía en preparar la integración de la RDA después de su anexión por medios pacíficos o militares.

Hasta este verano habían sido exclusivamente personas como Margot Honecker las que han hablado de una «traición» por parte de Moscú, achacando toda la culpa sólo a Mijail Gorbachov. Pero, en agosto, varios medios burgueses publicaron que Moscú planeó en 1987 un «golpe» contra Honecker recurriendo a destacados dirigentes de la RDA.

El «Berliner Morgenpost» relató una conferencia secreta que en primavera de ese año celebró el hombre de confianza de Gorbachov y vicedirector del servicio secreto soviético KGB, Vladimir Kriuchkov, con el antiguo jefe de espionaje de la RDA, Markus Wolf, en Dresde. Sólo un mes antes, el enigmático agente alemán había dejado el Ministerio de Seguridad del Estado (MfS) de manera fulminante tras tres décadas de servicio. El 5 de noviembre de 1989, Wolf apareció junto con Schabowski en una multitudinaria manifestación en Berlín oriental donde los congregados exigían al nuevo Gobierno de Egon Krenz profundas y amplías reformas. El rotativo berlinés señala ahora que el cambio del 89 se pudo haber iniciado dos años antes.

La existencia del encuentro entre los dos agentes secretos la confirman el propio Schabowski y Hans Modrow, que participó en él. Este último es hoy presidente de honor del partido Die Linke, surgido del PSUA. En aquella época Modrow era su máximo dirigente en Dresde, y amigo de Wolf. Preguntado por los detalles de la reunión, el político se limitó a confirmar el hecho afirmando no recordar de qué se habló. Schabowski sí se acuerda de que el hombre del KGB ocultó ante Honecker el verdadero objetivo de su viaje a la RDA, diciendo que venía de vacaciones y que quería ser acompañado por Wolf. Según esta fuente, Kriuchkov quería saber de éste cómo se podía aplicar la política de «perestroika» (reestructuración) y «glasnost» (apertura) de Gorbachov en la RDA y qué papel podía jugar Modrow. El teniente coronel del MfS y hombre de confianza de Wolf, Günter Bohnsack, confirmó que su jefe ya tenía una lista de personas que deberían formar el nuevo Gobierno. Su proyecto no avanzó porque «no logró convencer a los militares para un golpe», asegura el «Berliner Morgenpost».

Las informaciones de este y otros medios de comunición complementan lo que algunos autores, cercanos a las posiciones ideológicas y políticas de Margot Honecker, vienen manteniendo desde hace dos décadas: en la caída de los gobiernos socialistas de la Europa oriental intervino un grupo ultrasecreto del KGB, llamado «Luch» (rayo, en ruso). Estos hombres al servicio de Gorbachov actuaban en todo el bloque socialista, apoyando a los «reformistas» y neutralizando a los «intransigentes». Cuba fue el único país en el que «Luch» fracasó.

¿Fue Honecker víctima de una conspiración orquestrada por Gorbachov? Desde las páginas del diario sensacionalista «Bild», el ex líder soviético lo niega. Dice estar seguro de que a pesar de las reformas «se habría dado la unificación alemana», quizás de otra forma, «posiblemente primero en una unión monetaria y después en una confederación de los estados». Su asesor y ex embajador en Alemania Valentin Falin se limitó a confirmar que en Moscú sólo se pensaba en cómo se podría cambiar a algunas personas en la cúpula de la RDA, sin decir nombres.

Es un hecho sobradamente conocido que en octubre de 1989 Modrow buscó el diálogo con la oposición y que cuatro días después de la caída del Muro, el 13-N, se le eligió ministropresidente de la RDA y vicepresidente del PSUA. Paralelamente, formó un «Gobierno de responsabilidad nacional», en el que incluyó a miembros de la oposición como ministros sin cartera. A principios de 1990, Modrow reconoció, por un lado, la «comunidad de la nación alemana» y, por otro, pidió a Gorbachov que representara a la RDA en las negociaciones con las demás potencias en este sentido. Quizás deba transcurrir otra década, o a lo mejor otras tres, hasta que los historiadores tengan el derecho a acudir a los archivos aún secretos de los dos estados alemanas para saber si la RDA de Margot Honecker fue víctima de sus propios errores, de una conspiración con traición incluida, o de todo un poco.

urtarrila 23, 2010 Posted by | HIstoria, Politika | , , , , | Utzi iruzkina

Final de idilio

Antonio Caño 2010-01-17 El País lotura

Al cumplirse un año de la presidencia de Obama, la excitación se ha diluido y prevalece un sentimiento de oportunidad perdida. Pero el saldo de su gestión es favorable: EE UU está hoy mejor que en enero de 2009, y el nuevo Gobierno ha recuperado prestigio y autoridad

Todo estallido de pasión, individual o colectivo, concluye en la añoranza, frecuentemente en la decepción y, todo lo más, en la calma.

Obama ha perdido más de 20 puntos de popularidad y ha bajado incluso del 50% de aprobación

Tal vez, como sugieren algunos obamanólogos, Obama sea demasiado civilizado para el cargo que ocupa

El caso de Barack Obama no es diferente. Su victoria electoral provocó una marejada de entusiasmo pocas veces vista. Se depositaron en él expectativas sobrehumanas imposibles de satisfacer. Se le creyó capaz de un cambio, como quiera que cada uno lo entendiera, que equivaldría al renacimiento de nuestra sociedad hipócrita y desmoralizada. Se le atribuyeron poderes especiales y se esperaba que desde su sillón en el Despacho Oval emitiera la señal que la humanidad necesitaba para la salvación. Este país religioso que en cada presidente cree ver la llegada del Mesías alcanzó el paroxismo con Obama, y el mundo, ansioso de liderazgo y harto de George Bush, se contagió sin reservas.

Pasado el tiempo, al cumplirse un año de su toma de posesión como presidente de Estados Unidos, esa excitación se ha esfumado y el sentimiento que hoy prevalece es el de una oportunidad perdida.

El antiguo fervor sólo sobrevive apenas en algunos grupos de fieles entre la comunidad afroamericana. Los carteles con su rostro, que un día se cotizaron alto en las mejores galerías del país, son ahora material de descuento en tiendas para turistas. Su biografía ha dejado de dominar las estanterías de las librerías, donde ahora arrasa la aciaga memoria de Sarah Palin.

La derecha ha recuperado la iniciativa política, los conservadores vuelven a ser el grupo ideológico mayoritario del país y el Partido Republicano es el favorito para obtener la mayoría parlamentaria en las próximas elecciones. El intento de bipartidismo naufragó ante la primera ola, el clima político sigue siendo dolorosamente áspero y los ciudadanos otra vez reflejan mayoritariamente en las encuestas su pesimismo sobre el rumbo en que camina el país.

Ese panorama no es, sin embargo, el resultado necesario de la mala gestión de Barack Obama. El saldo de su primer año es, paradójicamente, bastante favorable. Estados Unidos está hoy mejor que en enero de 2009 y, aunque algunas de las causas de tensión mundial subsisten, el nuevo Gobierno ha recuperado prestigio y autoridad para desarrollar su política exterior con el respaldo internacional conveniente.

En el orden interno, la amenaza de colapso que se cernía sobre la economía norteamericana ha desaparecido. El sistema financiero se ha recuperado. Los bancos han devuelto, en su mayor parte, el dinero que el Estado les entregó para su salvación y hoy vuelven a hacer negocio. Las empresas se van recuperando poco a poco de su letargo, incluso la maltrecha industrial del automóvil, que, con ayuda del Gobierno, ha empezado la reestructuración que requería y presenta ya beneficios. La Bolsa asciende como reflejo de las predicciones optimistas que, aunque de forma moderada, emiten los analistas. Incluso aceptando que el plan de estímulo de cerca de 800.000 millones de dólares aprobado el pasado febrero no haya tenido un impacto decisivo en la mejora de la situación, el Gobierno merece una parte del crédito por lo conseguido.

En el ámbito internacional, esencialmente se ha roto el aislamiento en el que Estados Unidos había caído durante la anterior Administración y se han establecido las bases para la cooperación con Rusia y con China y para un mejor entendimiento con la Unión Europea de cara a Irán y Oriente Próximo. Se ha eliminado el maniqueísmo que lastraba la guerra contra el terrorismo y se han robustecido los argumentos norteamericanos con la abolición de las medidas que enturbiaban su sistema democrático.

En condiciones normales, este balance sería suficiente para reconocer una buena actuación. Pero no es así. Obama ha perdido más de 20 puntos de popularidad en estos 12 meses y ha bajado incluso del 50% de aprobación en una encuesta de la cadena CBS esta misma semana. Desde todos los ángulos de la escena política se dispara en su contra. La derecha le acusa de haber socializado la economía del país, la izquierda le critica por la guerra de Afganistán y por no haber podido aún cerrar Guantánamo, y los independientes están decepcionados por la exacerbación de la lucha partidista.

Cada uno puede encontrar un asunto en el que Obama le ha fallado, aunque éstos sean a veces contradictorios. Donde los conservadores ven la prueba de que la nación se precipita hacia el comunismo, los liberales observan el ejemplo de que Obama se ha entregado a los grandes intereses de siempre. De extremo a extremo, el estado de opinión se radicaliza por minutos en unos medios de comunicación cada día más expuestos a la precipitación y la superficialidad.

Es lo que Paul Starr, profesor de Sociología de la Universidad de Princeton, llama “gobernar en la era de Fox News”, la cadena de televisión conservadora. “Cuando Walter Cronkite es sustituido por Glenn Beck (el titán ultra de la Fox) y Keith Olbermann (su equivalente izquierdista en MSNBC), el liderazgo político pierde a un socio imprescindible en la construcción del consenso. Éste es el problema al que hace frente Obama”, afirma Starr.

El largo debate sobre la reforma sanitaria es el paradigma de lo que ha ocurrido este año. Aún pendiente de ratificación por la comisión mixta Senado-Cámara de Representantes, no es exagerado decir que incluso la versión más modesta de esta ley constituye un paso de gigante para el sistema de salud de Estados Unidos. La garantía de un seguro de salud a más de 30 millones de personas que ahora no lo tienen por carecer de los recursos para pagarlos o por padecer enfermedades crónicas que los hace inadmisibles para las compañías representa un hito extraordinario. Jonathan Cohn, el especialista de la revista New Republic, lo considera “la pieza legislativa más importante en una generación”. Es un éxito que, como ocurrió en su día con la Seguridad Social o con los derechos civiles, debería de estar fuera de toda discusión.

Sin embargo, no es así. El debate sobre la reforma sanitaria, probablemente mal dirigido por la Casa Blanca y burdamente manipulado por la oposición, es la batalla en la que se han forjado los peores estereotipos sobre Obama y en la que éste ha perdido la mayor parte de su crédito. Si ahora, una vez que lo más difícil de ese debate ya ha pasado, no se corrigen las impresiones creadas, esta iniciativa puede acabar siendo, como advierte la escritora y columnista Peggy Noonan, “una victoria desastrosa”.

En opinión de Noonan, Obama cometió un error al priorizar la aprobación de la reforma sanitaria en un momento en el que la preocupación del público estaba centrada exclusivamente en la falta de puestos de trabajo. Sea o no así, lo cierto es que actualmente sólo el 36% de la población, según la encuesta de la CBS, respalda esa legislación, frente al 54% que la rechaza.

Para la derecha, esta iniciativa es el ejemplo del modelo de economía centralizada e intervencionista, al estilo socialista, que el presidente quiere imponer. Para la izquierda, la ley aprobada el día de Nochebuena por el Senado es la culminación de una política entreguista por parte de Obama y una traición al cambio prometido. Arianna Huffington, uno de los emblemas progres del país, ha dicho que se trata de “una reforma sólo en el nombre”. El ex presidente del Partido Demócrata y ex candidato presidencial Howard Dean pidió a los congresistas votar en contra. Ralph Nader ha llegado a considerarla “un producto del Tío Tom”.

Todos ellos pasan por alto los méritos de una legislación que, según el cálculo hecho por Harold Pollack, profesor de la Universidad de Chicago, entregará cada año subsidios para ayudar a las familias a pagar sus seguros de salud por valor de 196.000 millones de dólares, que es más de lo que el Estado aporta actualmente en todos sus programas de asistencia social.

Quizá toda esta discrepancia entre los hechos y las percepciones sea consecuencia de la excitación en medio de la cual Obama asumió la presidencia. Quizá Obama está simplemente siendo víctima de la pasión que él mismo generó. Ciertamente, la misma energía que lo llevó hasta la Casa Blanca ha servido para revitalizar en su contra a las bases conservadoras que hoy agitan con éxito entre la América profunda con los llamados tea party. Sobre ese movimiento está construyendo Palin y su grupo del Partido Republicano la estrategia para la reconquista del poder.

Si es así, si Estados Unidos vive bajo el ofuscamiento propio de la pasión, el juicio sobre la presidencia de Obama podría ser más ponderado con el paso del tiempo. Un año, en todo caso, no es tiempo suficiente para calificar una gestión de gobierno. Es un plazo, como el de los cien días, útil para los periodistas, pero, como afirma David Greemberg, profesor de Rutgers University, insuficiente para los historiadores. “Ninguno de los presidentes que han servido a Obama como modelo -Lincoln, Roosevelt o Kennedy- consiguió en su primer año marcar la dirección de su presidencia. Los cambios no ocurren de la noche a la mañana”, afirma Greemberg.

Los cambios, apuntan distintas fuentes en el entorno de Obama, comenzarán a notarse a partir de ahora, cuando decrezca la fricción por el asunto sanitario, cuando la mayor creación de empleo alivie la angustia ciudadana y, sobre todo, cuando se reduzca la expectativa de resultados inmediatos.

Será el momento entonces de conocer de verdad qué tipo de presidente es Obama. Hasta ahora el polvo levantado por el impacto de su elección no ha permitido ver con claridad el fondo de su personalidad y de sus recursos como gobernante. Algunos apuntes han surgido, no obstante.

El primero: es un hombre muy reflexivo. Tardó meses, por ejemplo, en tomar la decisión de reforzar con 30.000 soldados más la campaña en Afganistán. Y prudente. Ha mantenido un difícil equilibro entre la presión popular contra Wall Street y la necesidad de proteger el sistema financiero. “En contraste con la generación de Twitter que apoyó su campaña, él no cree que su primera idea es la mejor idea. Tiene una preferencia académica por la precaución”, opina la periodista y editora Tina Brown.

Este primer año ha revelado también a un político esencialmente pragmático que cree que el mejor logro es aquel que es posible obtener. “No convirtamos lo mejor en enemigo de lo bueno” es una frase que Obama ha repetido en la polémica sanitaria, en la cumbre del clima o en las negociaciones entre israelíes y palestinos. “No es una figura de arcilla ideológica, es un personaje que prefiere hacer cosas y dejar que otros moldeen su imagen. No porque no sea bueno para eso, es que, en un universo político de ideológicos vociferantes, él carece tanto de la ideología como del instinto de hacerles frente”, opina el columnista Richard Cohen.

Por eso la izquierda se siente tan decepcionada con un presidente que, pese al fracaso del bipartidismo, se niega a gobernar contra la mitad del país. Y por eso la derecha ha tenido que recurrir a sus argumentos más bajos y pueriles, el del racismo y el de la amenaza bolchevique, para intentar neutralizar a un presidente imbatible en el intercambio civilizado de ideas.

Tal vez, como sugieren algunos de los emergentes obamanólogos, Obama sea demasiado civilizado para el cargo que ocupa. Tal vez su estilo didáctico y sus cualidades oratorias, fabulosas para una campaña electoral, no se avienen con las exigencias de su terrible puesto.

Tal vez. Pero es más cierto que el perfil de una presidencia se va moldeando con el ejercicio del poder. Como el propio Obama dijo en 2006, “no creo que nadie sepa lo que es ser presidente hasta que se es presidente”. O, como afirma el profesor Greemberg, “los verdaderos logros de una presidencia ocurren cuando hay que combatir contra tempestuosos vientos de cara”.

Ahora soplan esos vientos. Soplarán más fuertes aún en las elecciones legislativas de noviembre. Esos vientos medirán la entereza de esta figura esbelta que cautivó al mundo. Esos vientos, que ya se han llevado la pasión desatada en las calles el 20 de enero de 2009, probarán ahora si Obama es el presidente transformador que la historia americana produce una vez en cada generación o una efímera figura de YouTube.

urtarrila 17, 2010 Posted by | Politika | , , , | Utzi iruzkina

Catálogo conceptual postmoderno para abertzales y no abertzales

EusKtulu 2009-11-20 Arabatik lotura

Ante la grave situación de confusión terminológica e indeterminación política originada por la amplia y variada oferta electoral presentada a la ciudadanía vasca, su amistoso vecino Eusktulu, próximo cónsul vasco en Arkham (Massachussets), siempre a la cabeza de los programas de investigación en ciencia política, ha realizado un trabajo de campo que permite arrojar las siguientes precisiones sobre las inclinaciones ideológicas y objetivos finales de los partidos políticos de nuestro entorno inmediato (e incluso de aquellos cuya sede radica en el infraebro).

No en balde, los partidos políticos constituyen una institución capital de la joven democracia española, incluyendo los propios del entrañable entramado constitucional de la CAV y la CFN, y todos los esfuerzos que se empleen en dar a conocer la ímproba tarea que desde sus programas se proponen por las libertades de todos nosotros serán pocos.

Siéntanse ustedes libres de señalar cuantas precisiones terminológicas estimen oportunas ya que el estudio está, obviamente, sin finalizar. Nuestros himbestigadores, tras una larga y penosa labor de campo, han dado con las siguientes opciones y sub-opciones:

1 – Independentistas que no se consideran nacionalistas. (Al parecer, algunos afirman haberlos encontrado entre los afiliados y simpatizantes de IU y su versión vasca, EB.)

2 – Nacionalistas que no se consideran independentistas. (Algunos entrevistados afirman que abundan en partidos como PNV – especialmente en el ayuntamiento de Bilbao – y CiU; otros señalan que, obviamente, PP y PSOE deberían encuadrarse en este apartado, si bien sus propios simpatizantes prefieren hacerlo en el numero 8).

3 – Nacionalistas federalistas. (A favor de un “encaje amable con España”; quienes proponen y defienden este concepto parecen errar sin rumbo por el limbo político, clamando que sus tesis no se entienden bien. Sus detractores suelen afirmar que no son entendibles, y que lo de “encaje amable” y “Espana” supone una contradicción de términos o, como preferimos los expertos, un oximoron.)

4 – Independentistas confederalistas. (Este grupo no ha resultado tan fácil de detectar en la práctica por nuestros himbestigadores, aunque su hábitat natural se supone entre los cuadros con estudios superiores de PNV, H1!, CiU y BNG. Teóricamente al menos, se puede decir que serían quienes están a favor de un “encaje no-tan-amable con España”. O sea, poco más que mantener en común al monarca. Se dice que por la mañana al levantarse suspiran mirando hacia Bélgica y deberían ser reconocibles porque en su momento hicieron sus pinitos con el idioma neerlandés, versión flamenca.)

5 – Separatistas. (Suele acompañarse en el infraebro, físico o mental, con los complementos “excluyentes” o “de mierda”. Se dice que el 99,99% de la IA(i), Aralar, EA y un amplio sector de EAJ/PNV representado por Biturie, Lorth Needa, Keitritxars, Izasjon y éste que suscribe lo son, aunque dicho extremo no ha podido ser comprobado empíricamente, ni siquiera preguntando en la sede de H1!)

6 – Nacionalistas excluyentes. (Los otros, siempre los otros.)

7 – Anticonstitucionalistas. (Terminología empleada por algunos de los entrevistados – muchos de ellos adscribibles sin reparos a la subclasificación “parias de la tierra con un peso de más de 100 kilos en canal” – para referirse a los encuadrados en 1 a 5.)

8 – Patriotas. (Claramente definidos y definibles: PP, PSOE y la ONG pro Rosa10.)

9 – Ciudadanos del mundo. (Etiqueta especialmente reclamada por los entrevistados afines a los planteamientos de PSE-EE con pretensiones intelectuales.)

10 – Regionalistas. (Al parecer, no se trata de una especie en extinción, como pretenden algunos: aún quedan ejemplares vivos en ciertas reservas protegidas como UPN, CHA, Basagoiti cuando se despierta radikal e incluso, dicen, en ciertas alcaldías vascas.)

urtarrila 7, 2010 Posted by | Politika | , , , | Utzi iruzkina

Clasificación refinitiva de partidos políticos

Refinitivo                   La Página Definitiva   lotura

Intro

¿A qué se refiere Zp como derecha extrema que no sea extrema derecha?¿Puede un partido político clasificarse por el color de las camisas de sus parlamentarios? Si un partido político se califica de populista (no que le califiquen, ojo), ¿Debemos echarnos a temblar? ¿Existen los patriotas antinacionalistas y los nacionalistas antipatriotas? ¿Cuanto tardará el PP en llegar al centro político y a quien se encontrará?

El presente texto, hecho con voluntad de servicio a la parroquia de LPD, es un intento de politología amateur de clasificar el espectro político del estado español de cara a las elecciones del 2007. Toda la información que le hace falta para hacer la porra electoral y entender a Carles Francino el día de las elecciones.

Proemio

Existen diversas clasificaciones de partidos políticos en función del eje  que se utilice para agrupar el espectro político. Nosotros nos ceñiremos a dos: el eje derecha-izquierda y el eje centralismo-autonomismo (o como se le quiere llamar: centro-periferia, cultura dominante-cultura perifèrica, etc. ) Originales que somos.

Desde que el conflicto bélico del 36 al 39, el cual asentó las bases de nuestra actual democracia, acabó con los partidos agrarios de la República 2.0 el eje urbano-rural no nos sirve para clasificar partidos políticos en España. Así el PP puede ser un partido rural en Galicia y urbano y capitalino en Madrid. Y los socialistas pueden ser calificados de rurales en Castilla-La Mancha y metropolitanos en Cataluña. La clasificación de rural sí puede utilizarse, por ejemplo en Francia para partidos y candidaturas como las de Bové (ruralismo de izquierdas) o las de Chasse, pêche, nature et traditions (ruralismo de derechas). Para quien lo pueda estar pensando, la constelación verde es de lo más urbanita que hay. Aunque hay quien los considera ruralismo neoromántico (Martínez Sospedra 1996)

El mismo conflicto bélico se llevó por delante al Partido Radical de Lerroux, con lo cual nos quedamos sin anticlericales de derecha. Así el eje clerical-anticlerical, es hoy casi sinónimo de derecha-izquierda, con alguna excepción. Hay ultraderechistas no religiosos como el MSR, hay algún partido islámico, más o menos de izquierda, pero la única clasificación que se puede hacer en función del tema religioso es un subapartado dentro del centro y la derecha para aquellos que en lugar de nacionalcatólicos son socialcristianos. En Suiza existe cristianos protestantes de centro-izquierda (Parti Évangélique Suisse) y en Bélgica existe el Moslim Democratische Partij que son musulmanes de extrema izquierda. Lo más parecido en este nuestro país es Bono y Vazquez.

Otra clasificación que se utiliza pivota sobre el eje autoritario-democrático. Bosque Sendra (1988) lo utiliza para diferenciar los nostálgicos del franquismo (AP) y los afines al GRAPO y al MIL en el bando autoritario ; de los demócratas (el resto de fuerzas políticas) en las elecciones del 77. Por otra parte los cuarenta años de asentamiento democrático que nos proporcionó el regimen autoritario del Generalisimo Franco (GF) acabó con lo que quedaba del movimiento libertario en el estado español. Un país donde  no habiendo  casi liberales (libegales sí que hay) , menos puede haber libertarianos o anarquistas de derecha: Juan Adriansens o  Sánchez Dragó como mucho. Sí hemos conseguido crear algo específicamente español: un libertariano de centro, Boadella. Es más, después del mayo del 68, es casi imposible encontrar izquierdosos-autoritarios tipo Stalin según la clasificación que nos proponen en la Brújula política en base a dos ejes autoritario-libertario e izquierda-derecha. Cualquier votante de izquierdas menor de 55 años saldrá libertario aunque vote al PCPE en tanto estará en contra la pena de muerte, por la reinserción de los presos, a favor de las bodas gays y la liberalización de un porrón de cosas que no sean de tipo económico.

Existen otras clasificaciones, pero en general están pensadas a la mayor gloria de algún partido. Se han propuesto clasificaciones como la de conservadores/liberales/rojos a mayor gloria de Sala Martí y CiU y otra a la mayor gloria de C’s con una división del tipo comunitarios-nacionalistas de izquierda y derecha (todo el arco parlamentario catalán)  versus liberales-individualistas (ellos! C’s!).

Por ultimo, la división entre republicanos y monárquicos ha sido superado en este país ya que, salvo grupusculillos fanáticos, todo el mundo es juancarlista y campechano. Y esto es así y punto pelota.

Classificacion

Hay libros, foros de internet y concienzudos pensadores dedicados a definir el eje derecha izquierda.¿Para qué complicarse la vida entonces? Nosotros diremos que hay un espectro político que va desde los que añoran el régimen del GF (los más derechistas) hasta los que comprenden la necesidad de Corea del Norte de rearmarse (los más izquierdistas). En medio todos los demás. No se trata de un eje que divide sino de un contínuo político. A modo de metáfora nos podemos imaginar una barra de helado en que vamos haciendo cortes y “engalletando” estos en función de la clasificación hecha. La barra de helado es de tres sabores nacionales.

En lo que respecta a la cuestión nacional (dile nacional, dile cultura dominante-cultura periférica, dile….) parecía fácil clasificar los partidos entre nacionales y autonomistas en función del ámbito de los mismos: partidos de implantación estatal o autonómica (Bosque Sendra, 1988). Ahora bien, la cosa se complica cuando aparecen los partidos antinacionalistas en algunas autonomías o cuando algunos partidos de ámbito estatal reconocen el derecho de autodeterminación. Esto nos lleva a dividir cada grupo de partidos del eje derecha-izquierda en tres categorias. A saber:

Españolazos: Englobamos aquí aquellos partidos que se oponen sistemáticamente a que las autonomías adquieran más competencias, a las reformas de los estatutos y a  aquellos que basan gran parte de su discurso en la crítica de los nacionalismos periféricos.

No Nacionalistas: Aquí caben desde los partidos que simplemente obvian la cuestión nacional, no se pronuncian,  a aquellos que siendo de ámbito estatal reconocen al derecho de autodeterminación, o se declaran federalistas. O bien, aquellos que se sitúan en una postura intermedia en la que se critica tanto a separatistas como a separadores.

Separatistas: Aquellos que desean una mayor descentralizacón del estado y basan su discurso en una crítica al centralismo/nacionalismo español ya sea desde un foralismo bien entendido hasta los que piden el traspaso del 100% de las competencias (butaca en la ONU incluida). Incluimos tanto regionalistas como nacionalistas, la diferencia entre los cuales puede establecerse en función de si son capaces de pronunciar la palabra autodeterminación sin que se les desencaje la cara. Hay que  constatar, sin embargo, que el odio que puedan tenerse entre ellos, a veces, puede superar al que tienen los españolazos contra los separatistas. Ipsum est que algunos separatistas tiene un discurso político donde se pone más a parir al vecino autonómico que al malvado Madrit

A la hora de incluir los partidos políticos en un grupo u otro se tienen en cuenta diferentes factores: la historia (provenir del franquismo o del marxismo da un plus de derechismo o izquierdosidad suplementarios) ; la filiación internacional ; la situación (pactar alternativamente  con izquierda y con derecha te convierte en centrista) ; la política de alianzas (por ejemplo en los comicios europeos) y el olfato del clasificador (por mis coj… que este lo pongo yo en el centro…)

Extrema derecha: El origen de estos partidos está en en trío de la benzina de los años 30: Hitler, Mussolini y Franco /o el fascista local: Salazar, Quisling, Antonescu…/. En definitiva son herederos del fascismo, entendiendo por este una definición bastante laxa que incluiría a la Falange, al Salazarismo, etc. Incluimos también, sin considerarlos herederos del fascio, a los Integristas de la CTC. Aparte de su historia, son partidos que estan fuera del sistema, detestan el parlamentarismo y las instituciones europeas. Son ultranacionalistas (con excepciones) si bien este no sería su rasgo característico. Es mucho más definitoria su xenofóbia, ya que lo que todos comparten es un discurso contrario a la inmigración. En definitiva: homófobicos, xenófobos (especialmente islamófobos) y marxistófobos. Como Le Pen

Españolazos: Alternativa Española ;  la Falange (FE, FEi, FE-JONS) ; Democracia Nacional ; Comunión Tradicionalista Carlista ; Alianza Nacional (ExAUN) ; Moviment Patriòtic Català ; España 2000
NN: Plataforma x Catalunya ;  Movimiento Social Republicano
Separatistas: Partit Nacional Socialista Català

Derecha extrema: Su discurso es muy parecido al de la extrema derecha pero su orígen no lo es, ya que provienen del conservadurismo. No ponen en cuestión el sistema,  es lo más más derechista que se este ofrece Si se quiere se les puede definir como reaccionarios. Como De Villiers

Españolazos: PP (Sector Acebes, Oreja) ; Partido Demócrata Español
NN: Familia y Vida
Separatistas: Coalició Valenciana ; Unitat Nacional Catalana

Conservadores: Hum… lo dejamos los señores de derechas de toda la vida, pero demócratas, eh? No son fascistas, no son liberales (ni en lo social, ni, a veces, en lo económico), y no van tan a misa como los demócrata-cristianos. Como Sarkozy

Españolazos: PP (Rajoy ; Aguirre)
NN:
Separatistas: Unión Renovadora Asturiana ; Unión del Pueblo Navarro ; Unidad Regionalista de CyL ; Extremadura Unida ; MASS ; Unidad Aragonesa

Democracia Cristiana: Casi tan de derechas como los anteriores, si bien algo más contenidos en las formas… hermano!. Subscriben la Doctrina Social de la Iglesia (+/-) en lugar del nacional-catolicismo. En algunos casos buscan un electorado más de centro (PNV, DCI). No siempre es la iglesia católica.

Españolazos: PP (Hermanas de Palacio??)
NN:  Federación Democrata Cristiana
Separatistas: Partido Nacionalista Vasco ; Unió Democràtica de Catalunya ; Partido Nacionalista Caló [Iglesia Evangélica de Filadelfia]

Liberales: De derechas en lo económico, pero aceptamos gays para el matrimonio civil. En su origen puede haber incluso partidos socialdemócratas: (CDS, CDC, CC) si bien lo que realmente define a un liberal es que puede pactar con los conservadores… o con los socialdemócratas indistintamente en una especie de bisexualidad política. En el caso de CDC esto es válido para la política estatal, pero no en la catalana, ya que CDC es el campeón de la derecha y juega a ganar. Como Bayrou

Españolazos:  PP (Celia Villalobos)
NN: Foro Andaluz (Pimentel)  ; PP (Calomarde) ; Centro Democrático Liberal (exCDS)
Separatistas: Convergència Democràtica de Catalunya ; Coalición Canaria ; Unión del Pueblo Leonés : Convergencia de los Demócratas Navarros ; Unió Mallorquina ; Partido Aragonés ; Partíu Asturianista ; Coalición Galega ; Partido Andalucista ; Partido Regionalista Cántabro ; Partido Riojano ; Candidatura Independiente

Radicales: (no radikales) Centro izquierda de origen no-marxista. Se pueden considerar la extrema izquierda de los liberales. Su origen son lo…. antes de la llegada en política de los socialistas, su origen suele ser un grupo de intelectuales, son nacionalistas y normalmente republicanos. Ejemplos foráneos: Democracia 66, Parti Radical de Gauche

Españolazos: Ciutadans – Partit de la Ciutadania
NN: Izquierda Republicana
Separatistas: Esquerra Republicana de Catalunya ; Partit Republicà Català ; Estat Català ; Bloc Nacionalista Valencià ; Acción Nacionalista Vasca (años 30) ; Tierra Comunera ; Eusko Alkartasuna ; Andecha Astur ; Conceju Nacionaliegu Cántabru ; Opció Nacionalista Valenciana, Nueva Canarias

Socialistas: Socialdemócratas adscritos a la Internacional Socialista (o que lo estarían si sus zonas fuesen independientes: CAT, BAL, AND…)

Españolazos: PSOE (Bono y Rosa Díaz)
NN: PSOE (ZP)(acepto las carcajadas)
Separatistas: Partit dels Socialistes de Catalunya ; Partit Socialista de Mallorca ; Partido Socialista Andaluz ; Partido Socialista del Pueblo de Ceuta

Democracia islàmica (o árabe). El principal motivo de usar de esta epígrafe es citar al único partido de orientación islámica, Liberalización Andaluza, y a Coalición por Melilla, en este caso un partido de tipo ètnico ya que representa la minoría magrebí de la ciudad autónoma más que tener una acusado cariz religioso.

Españolazos:
NN:
Separatistas: Liberación andaluza ; Coalición Por Melilla (àrabe)

Izquierda: Izquierda [post]marxista transformadora ; esto es, que no quiere limitarse a gestionar el estado del bienestar como los socialdemócratas. Herederos de la 3ª Internacional, del marxismo de los 70 y algún simpático compañero de viaje como la Chunta o los carlistas de Carlos-Hugo

Españolazos: Partido de Acción Socialista, PCE (Alcaraz)
NN: Izquierda Unida ; PCE ; Partido Humanista
Separatistas: Iniciativa per Catalunya ; Bloque Nacionalista Galego ; Chunta Aragonesista ; Bloque por Asturies ; Aralar ; Ezquerra Batua ;  Partido Carlista

Verdes: Dentro de la izquierda merece capítulo aparte la constelación ecologista. Requeriría una tesina desgranar todos los partidos y escisiones del movimiento. Son NN con excepciones. En Escocia y Catalunya existen verdes independentistas. Forman parte de la izquierda transformadora, si bien existieron ecologistas de derechas como V.E.R.D.E. y zumbaos como los del Libertarian National Socialist Green Party

Españolazos:
NN: Confederación de los verdes ; Los Verdes. ; etc.
Separatistas: Alternativa Verda

Izquierda extrema: (Radikales) Al igual que la derecha extrema su origen sería parecido al de la izquierda, pero su actuación es más propia de la extrema izquierda. Es lo más radikal que ofrece el sistema.

Españolazos:
NN: Espacio Alternativo (dentro de IU)
Separatistas: Herri Batasuna (etc)  ; Candidatures d’Unitat Popoular (etc.) ; Izquierda Castellana ;  Frente Popular Galega ; Partido Comunista de las Tierras Vascas ; Partit Socialista d’Alliberament Nacional ; Nación Andaluza

Extrema izquierda: La revolución es posible y “estamos trabahando en ellou”. Consideran que Mao los tenía bien puestos, que Kim Jong Il tiene derecho a tener cabezas nucleares o llevan un pin con el lema “Trotsky not deat”. Opinan que Castro es un flojo

Españolazos: Unificación Comunista de España
NN: Partido Comunista de los Pueblos de España ; Partido Obrero Socialista Internacionalista ;  Lluita Internacionalista
Separatistas:

Izquierda de la Extrema Izquierda: Se ha de ser muy, pero muy… para entrar en este panteón del freakysmo político.

Partido Comunista de España Reconstituido (Brazo político del Grapo)

Más Allá. Hay partidos que merecen ser citados aparte por su inclasificabilidad…

Partido Proverista De Pro Verdad, a favor de la verdad. Guapo, eh? (Máximo número de votos. 4939 ) ; vendrían a ser unos carlistas centristas y federalistas. Podrían ser clasificados como Conservadores NN, pero es que con ese nombre, siempre les he tenido un especial afecto.

Falange Auténtica. ¿Por qué no están con el resto de falanges? Porque a nivel internacional se identifican con el sandinismo. No me los imagino bailando con la canción de Kortatu, pero ahí queda eso. Ah! y que Sánchez-Dragó les apoya!

Monotemáticos. Partidos que obedecen a una sola aspiración o único motivo: la legalización del cannabis, la supresión de la tortura animal, el cambio de ley electoral, etc. Martínez Sospedra (1996) los califica como partidos burgueses, en tanto los ejemplos que cita (partidos antiimpuestos escandinavos o el partido de los automovilistas suizos)  son el reflejo de clases medias  rebotadas. También incluye a los verdes, a quienes nosotros preferimos incluir ya en un subgrupo de la izquierda ya que aspiran a transformar parte del sistema económico.

Nosotros preferimos dividirlos en izquierdas y derechas en tanto el monotema de clase media rebotada sea de tipo “progresista” o “fachoso”.

De izquierdas: Partido Antitaurino Contra el Maltrato Animal ; Partido Cannabis ; Ciudadanos en Blanco ; Otra democracia es posible, etc.;

De derechas: Agrupación Ruiz Mateos : Grupo Independiente Liberal : Autónomos

Partidos Humorísticos:  CORI (Reus) ; Partido de la gente del Bar ; Partido del Kharma Democrático

Pa leer más

Bosque Sendra, Joaquin  (1988) Geografía electoral. Madrid : Síntesis
Martínez Sospedra, Manuel (1996) Introducción a los partidos políticos. Barcelona : Ariel

urtarrila 7, 2010 Posted by | Politika | , , , | Utzi iruzkina

Yo voy con Tuvalu

EDUARDO RODRIGÁLVAREZ 2008-08-15 El País lotura

No sé si leen la sección de Deportes o no, si son olímpicos por naturaleza o pasan olímpicamente, aunque lo dudo, porque el resto de los noticiarios o noticias de agosto no permiten esbozar una sonrisa, ni una mueca: la financiación autonómica, el turismo de De Juana Chaos, la guerra de Georgia (habría que decir el abuso ruso de Georgia) son bastante menos divertidos que un combate de esgrima, una transmisión de foso olímpico o un ejercicio de doma (ahí si que los hombres y las mujeres hablan a los caballos). Así que doy por supuesto que sí, que los Juegos Olímpicos les interesan y, por lo tanto, seguramente se habrán fijado en las memorias de un tío alto, un epígrafe que agrupa los artículos de Paul Shirley en este periódico, un jugador americano de baloncesto, inteligente, divertido y transgresor. Reunir esos tres talentos en una persona es algo fuera de lo común. Ataca a menudo Shirley el patriotismo deportivo, para el personificado en los EE UU , su país, pero como ha jugado en muchos equipos españoles, el argumento le vale cuando habla de nuestro país, con la libertad de un extranjero, es cierto, pero es éste un país poco entrenado en la autocrítica.

Falta el mismo tiempo para que superemos el nacionaldeportivismo como para ganar los 100m

La Eurocopa que ganó España hizo temer lo peor. Fútbol y éxito son dos palabras que juntas producen explosiones poco recomendables. El fútbol siempre ha sido un nada oscuro objeto de deseo para los nacionalismos. La Eurocopa, pues, amenazaba con un explosión nuclear. La actitud de los jugadores (sencillos, humanos, campechanos, ajenos a filias y fobias, jóvenes sin heridas) evitó que algunos apretaran el botón. El segundo test eran los JJ. OO. España, espoleada por el fútbol y el ciclismo, y el triunvirato mágico Nadal-Gasol-Alonso que nos ha hecho un hueco en el firmamento, eran la prueba de fuego. Y nos hemos quemado. Probablemente, dos decisiones acertadas, en las que prevalece la cabeza sobre el corazón, era mucho pedirle a un país que ante la falta de éxitos deportivos se conformaba con criticar a Italia para ser feliz.

Me lo empecé a oler la primera vez que enchufé la televisión (vuelta a las noches de insomnio, esta vez obligatorias) y he ratificado mi dolor todos y cada uno de los días. “¡Vamos, vamos chicas, que hay que ir despertando!”, “¡Venga Samu!, ¡Hala venga!, ¡A por ellos!”, “¡Oh, jo, jo, jo, qué pasada!” Al principio, pensé que la BBC había hecho escuela. La televisión pública inglesa ganó el premio a la mejor retransmisión del Mundial de Alemania cuando decidió dejar el sonido ambiente como único sonido, sólo interrumpido al término de cada acción por un comentario puntual y corto de un especialista. Juro que pensé que, por una vez, habíamos copiado bien. Pero no, era el sonido del narrador y del comentarista, supuesto especialista en el asunto. Definitivamente, habíamos caido en el nacionaldeportivismo y chapoteábamos en él como un niño en una ciénaga. Añadan a eso las luchas intercomunitarias sobre si Samuel es vasco o asturiano, si los catalanes sacan más medallas que los madrileños (aunque sólo llevemos dos). Falta tanta tiempo para que superemos el nacionaldeportivismo, como para que ganemos los 100 metros de atletismo. Shirley, tenías razón. Si a ti te asfixia el patriotismo estadounidense, a mi me ahoga el español, el vasco, el catalán o el chino.

Así que voy con los atletas de Tuvalu, dos ciclistas y un levantador de pesas, que seguramente no tienen este tipo de problemas. Un atolón de siete islas en el Pacífico, que debuta en unos Juegos, rodeado de playas bajo el sol no puede tener este tipo de problemas.

urtarrila 6, 2010 Posted by | Kirola, Politika | , , , , | Utzi iruzkina

El curioso caso de las cloacas comunicantes

Iñaki IRIONDO 2010-01-05 GARA lotura

Supuestos documentos de ETA o la izquierda abertzale fluyen por conductos subterráneos entre el grupo mediático más afín al Gobierno español y el más cercano al PNV

p002_f02_140x084.jpg

Iñaki IRIONDO

El pasado 31 de diciembre, a punto de despedir 2009 y cuando al día siguiente no hay periódico, en la portada de «Deia.com» podía leerse: «Un documento de ETA afirma que sus acciones crean `más contradicciones en casa que en el enemigo’» y añadía que «la dirección de ETA se lamenta en un documento interno del `alto nivel de penetración’ que tiene en sus bases sociales el ultimátum planteado por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, cuando insta a la izquierda abertzale a elegir `o votos o bombas’».

La web de «Deia» aclaraba que eso sería así «según Vasco Press». ¡Qué cortas parecen ser algunas memorias! Olvidaba «Deia» que el pasado 26 de octubre ya había dado noticia de ese mismo supuesto documento. Y no de una forma cualquiera, sino abriendo el periódico y con un destacado en su página 24 en la que se leía textualmente: «La organización admite que la apuesta del Estado, `votos o bombas’, tiene `un nivel alto de penetración’».

En esos últimos días de año en los que la credibilidad de Alfredo Pérez Rubalcaba no atravesaba sus mejores momentos tras haber anunciado un atentado espectacular o un secuestro de ETA, alguien en el Ministerio decidió dar lustre al jefe y remitió a Vasco Press un papel ya publicado y volvió a colar en casi todos los medios, incluso en aquellos que ya lo habían vendido en su día.

Porque contra la izquierda abertzale y contra ETA se puede escribir lo que se quiera. Por ejemplo, un veterano periodista de «El País», que carece de cualquier fuente fidedigna en la izquierda abertzale, publicaba este domingo a doble página en el diario más vendido del Estado español que «el debate abertzale echa a los más duros», con la concreción de que «miembros de Ekin han sido expulsados de algunas reuniones».

Pues bien, el mismo que ahora dice que «la posición de Otegi, que apoya vías pacíficas, se abre paso en las asambleas», cuando se presentó el documento de Altsasu pontificó alegremente que «la historia se repite y no cuela». Pero, hay más, es el mismo que el 13 de octubre, dos días antes de la redada que le llevó a la cárcel, tituló: «ETA frena las iniciativas de Arnaldo Otegi».

Y, lo que son las cosas, resulta que aquella noticia de «El País» del 11 de octubre se basaba en el mismo supuesto documento que «Deia» y el Grupo Noticias publicaron luego el 26 del mismo mes. Y en su artículo de este domingo, «El País» recogía -algo aderezada- la cita que «Deia» atribuyó falsamente a Arnaldo Otegi de que «quien se resiste a dejar la violencia o no está en sus cabales o trabaja para el enemigo».

No son éstas las únicas coincidencias que en estos meses ha habido entre el Grupo Prisa y el Grupo Noticias en los asuntos referidos al debate que están a punto de culminar las bases de la izquierda abertzale. La Cadena Ser y los periódicos jeltzales también confluyeron el 10 y 11 de diciem- bre. La radio dio cuenta el día 10 de que «ETA vuelve a imponer la lucha armada en el debate de la izquierda abertzale», y el 11 «Deia» abría su edición con que «La ponencia del `sector duro’ supedita la estrategia de Batasuna a la lucha armada». Por su parte, «El País» utilizó el 25 de octubre unos viejos documentos apócrifos de «Gakoa» que el Grupo Noticias había aireado el 18 y 19 de aquel mes.

Remitiéndonos a las pruebas, parece claro que el grupo mediático más próximo al Gobierno español y el más cercano al PNV tienen algún tipo de interés común en este asunto.

urtarrila 5, 2010 Posted by | Politika | , , , , , , | Utzi iruzkina

No es el Estatut, es la Constitución

Isaac Rosa 2009-11-27 Público lotura

“Si quieren cambiar de Constitución que propongan una nueva; pero con la actual, el estatuto es constitucional o no lo es” -Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación del PP-

Ya saben lo del tonto que se queda mirando el dedo en vez de la luna cuando alguien la señala. Estos días nos pasa algo parecido: no quitamos ojo al Estatut, en vez de mirar a la luna a la que apunta: la Constitución. La forma en que ésta es usada como escudo por la derecha españolista debería hacernos reflexionar, pues hoy es el estatuto pero mañana puede ser cualquier otra propuesta.

El Estatut no me quita el sueño, y pienso que, tras tanta dramatización, llegarán a un apaño y a seguir. Pero si un texto como el catalán, que no es precisamente un pronunciamiento independentista, que ha sido peinado y repeinado, y ha pasado todos los filtros, tiene tantas dificultades, imaginen lo qué pasaría si un día una mayoría propusiese alterar alguna de las esencias de la España salida de la transición.

Pues sería imposible. Porque la Constitución, a la vez que blinda esas esencias, está blindada en sí misma, y no hay forma humana de reformarla. Las exigencias para su modificación impiden que ninguna mayoría social pueda tocar una coma sin permiso de la derecha política. Consenso lo llaman, garantía de que se haga con acuerdo de todos. Cerrojazo, diría yo.

Algunos sostienen que, si legítimo es el Estatut, más lo es la Constitución, que fue votada por más españoles, incluso más catalanes, que aquél. Ya me sé ese cuento: los españoles decidimos darnos libremente una Constitución, elegimos tener rey y todo lo demás. ¿No somos ya mayorcitos para saber qué ambiente había en 1978, y cuál era la alternativa a la Constitución? Dicen que su publicación en el BOE se retrasó un día, al 29 de diciembre, para que no pareciese una inocentada. Ya ven.

abendua 27, 2009 Posted by | Iritzia, Politika | , , , , | Iruzkin 1

Más transparencia también es más democracia

e-Xaps 2009-12-03 e-Xaps lotura

Hace un par de semanas, en el Personal Democracy Forum Europe de Barcelona se habló de la necesidad de transparencia en las instituciones públicas. Del objetivo de abrir las administraciones a la ciudadanía, y de la obligación de los gobiernos en ofrecer todos sus datos a cualquier persona que pueda estar interesada en saber más sobre como se está gobernando.

Ellen Miller decía que hay un cambio de la relación entre gobierno y ciudadanos, y que ese cambio se debe a la nueva información ofrecida por las administraciones, basada en la transparencia, que podemos encontrar en la red. Esa accesibilidad a los datos genera un aumento de confianza en nuestros gobiernos.
La democracia es igual a participación, sí, pero la participación no se puede lograr del todo si no se obtiene de los organismos públicos transparencia, colaboración y compromiso. En estos tiempos, es la red la que permite acceder a los datos, en cualquier sitio y hora, por lo que Internet se presenta como el mejor elemento democratizador, siempre que sea usado por las administraciones para informar, comunicarse y permitir la participación ciudadana.

Y un buen ejemplo lo tenemos en Estados Unidos. El día después de su toma de posesión, el 20 de enero de 2009, el gobierno Obama emitió el Memorando sobre Transparencia y Gobierno Abierto, que pide mayor transparencia gubernamental y promueve la rendición de cuentas a la ciudadanía.
En otros países también se han creado leyes parecidas, pero no se suelen quedar más que en palabras. Sin embargo en el caso estadounidense, dos meses después de ese memorando, el secretario general del gobierno Obama, responsable de que funcione toda la maquinaria a nivel legal, emitió una norma de obligado cumplimiento para todas las agencias oficiales: hay que hacer pública en Internet toda la información, antes incluso de que alguien la solicite.
Ello permite, por un lado, facilitar a los ciudadanos la información y los datos de la administración (gastos, presupuestos, …), y por otro, facilitar a la administración una herramienta para ver en qué está trabajando y como, y especialmente hace que aumente la responsabilidad de toda la organización, ya que lo que hacen es público y encontrable a través de la red.

Podemos encontrar diversos ejemplos:

Data.gov: Como indican en la web del departamento de Estado, aunque virtualmente todas las agencias federales mantienen sus propios sitios web, el hecho de que la información que contienen está fragmentada entre múltiples sitios y en diferentes formatos puede hacer difícil para los usuarios el seguimiento de la información que necesitan. En un esfuerzo para resolver este problema, el Consejo Principal Federal de Información, un foro conformado por diversos organismos y cuyo propósito es mejorar la gestión de la tecnología de la información, lanzó Data.gov, una ventanilla única para obtener acceso gratuito a datos generados en todas las agencias federales, y que al estar en múltiples formatos (xml, csv…) puede usarse por cualquiera para generar nuevas herramientas. La web ofrece datos del gobierno en cuestiones económicas, de atención a la salud, agricultura, nacimientos, educación y medioambientales así como muchas otras materias.


Recovery.gov: Web para que los ciudadanos puedan rastrear a qué se dedica el dinero del plan de estímulo contra la crisis. Tal como lo analizaba César, “¿Se imagina poder identificar mediante un mapa activo y navegable lo que se está gastando el gobierno en su ciudad, municipio o región? Recovery.gov, el sitio web oficial del gobierno norteamericano para el seguimiento del plan federal contra la crisis, fue lanzado con un auténtico tesoro de nuevos datos que permite a los visitantes ver – literalmente – donde va el dinero de sus impuestos”.


Transparency.gov
: Web, también llamada USAspending, para que los ciudadanos norteamericanos (o de todo el mundo) controlen el gasto público de su gobierno, los contratos que hacen y a quien se los hacen. Incluso incluyen un top 5 de las entidades que reciben más dinero y de las empresas más contratadas (y por cuanto).


A parte, la Casa Blanca dispone de presencia en redes sociales como Facebook o Twitter, y por supuesto de su blog, donde están las últimas novedades sobre todo lo que concierne al gobierno.
La necesidad de transparencia siempre ha reinado, más o menos, en la política norteamericana, por ejemplo en el listado público de regalos recibidos por los presidentes, pero la transparencia en el gobierno Obama está llegando a cotas inimaginables hace tan solo un año. Otro ejemplo de ello es la publicación en la web de la Casa Blanca de los nombres y el número de visitantes que se han entrevistado con el presidente Obama y altos funcionarios de ese país. Como indica Orlando Jorge Mera, en esa lista están todos, no hay excepciones. Lobistas, empresarios, ex-funcionarios, personalidades, periodistas, …

No son los únicos, ni mucho menos. En México, en el Estado de Nuevo León, podemos saber hasta lo que cobra el último de sus empleados (incluyendo altos cargos) o en qué se gastan su presupuesto, y lo mismo en el Estado de Chiapas. Cada vez más gobiernos, de estados, regiones, municipios… están entrando en esta dinámica de mostrar lo que hacen a quienes los eligen, los ciudadanos, que son los que deben decidir si está bien o mal.

Tal como bien dijo Alorza, la información, al igual que otras materias primas, es un bien que es necesario gestionar y procesar. La llegada de Internet y de la web social está redefiniendo profundamente el campo de juego, en un contexto de abundancia y de mayor protagonismo de la ciudadanía.

Como ciudadanos, esa abundancia de información transparente nos dota de una información que jamás hubiéramos imaginado, y hay que usarla bien. Muchos políticos y muchas administraciones tienen miedo de que se sepan sus datos y sus gastos. Pero en esta época, lo más seguro es que todo termine sabiéndose, y mejor que sea la propia administración la que, en un gesto de transparencia y de responsabilidad para con la ciudadanía, ofrezca esos mismos datos. Es eso lo que dará legitimidad al (buen) gobierno, lo que generará confianza y la que, en definitiva, permitirá aumentar la democracia.

abendua 27, 2009 Posted by | Politika | , | Utzi iruzkina

Rubalcabaren «ezker abertzalea»?

Floren Aoiz http://www.elomendia.com 2009-12-19 Gara lotura

Nahi nuke jakin zergatik aitortu duen orain Patxi Zabaletak jende askok aspaldi zekiena, hau da, Rubalcabarekin izandako harremana. Agian Aralarren barne giroak eragina izan du, ez baitut uste alderdi horretan dauden guztiek berdin ikusten dutenik aipatu harremana. Pentsatu daiteke batzuk ezeroso sentituko direla eta beharbada Zabaletak saldu nahi izan digun ezadostasun osoaren irudiak ezegonkortasun hori baztertzeko asmoa du.

Berandu aitortu izanak bere arrazoiak izanen ditu, baina zergatik ez argitaratu dena, berandu bada ere? Hau da, zergatik ez azaldu nolakoa izan zen harremana eta batzuek nahiz besteek esan zutena?

Sinesten ahal da soilik kartzela jardueraz mintzatu zirela? Zaila egiten zait sinestea, besteak beste, aspaldi zabaldu zen susmoa, orain Zabaletak baieztatu duena, haratago baitzihoan. Zabaldutakoaren arabera, estrategia politiko-errepresiboaz mintzatu ziren, ezker abertzaleak egiten ahal zituen mugimenduei garrantzi berezia emanaz. Ene ustetan, zerbait esan digute harreman horretaz, baina ez dena. Ziurrenik, ezta garrantzitsuena ere.

Espainiar Gobernuak Aralar bultzatu nahi du? Galdera zorrotza da, mamitsua, polemikoa, ziurrenik. Eta ez naiz ari aipatu harremanean (edo harremanetan esan beharko nuke?) Rubalcabak luzatutako mezuez edo, hobe esanda, ez bakarrik horretaz, baizik eta azken urteetako ibilbide politikoan ikusi dugunaz. Rubalcabak azaldu du behin baino gehiagotan espainiar Estatuan ideiei ez zaiela erasotzen, edonork defenda dezakeela euskal independentzia, Aralar aipatuz. Ez naiz ni Aralar eta Rubalcaba lotu dituena. Rubalcabak berak aipatu du Aralar, Aipatu, txalotu eta goraipatu. Rubalcabak Aralar eredu gisa erabili du.

Badakit Aralarren badirela Rubalcabarekin inolako harremanik nahi ez dutenak. Batzuek irain gisa hartuko dute beren alderdia Rubalcabaren «ezker abertzaletzat» jotzea. Ene asmoa ez da horiek iraintzea, jakina, baina nabarmena da espainiar Gobernuaren apustua Aralar indartzea dela, ezker abertzalea ahulduz. Agerikoa da, halaber, komunikabide ugariren jarduerak horixe duela helburu. Azterketa politikoak hori esaten digu, pertsona batzuen asmoen gainetik. Aralarri botoa eman dion jendearen asmoa ez da espainiar Gobernuaren estrategia bultzatzea, honetaz ez daukat inolako zalantzarik, baina oinak lurrean jartzea komenigarria da, eta espainiar agintariek Aralarren alde egin duten apustua gure begien aurrean dago.

Aralarrek erabaki beharko du Rubalcabaren «ezker abertzalea» izan nahi duen. Nire ustez, ez dago zalantzarik: Aralarrekiko begirunea duten pertsona gehienek ez dute horrelakorik nahi. Beraz, lehenbailehen argitu beharko luke Aralarreko zuzendaritzak berak ere ez duela Rubalcabaren «ezker abertzalea» izan nahi.

«Egunkaria»ren auziak erakutsi digu noraino iristen den euskal nazioaren eraikuntza saioen kriminalizazio estrategia. Eskuak uztartu behar ditugu erasoari aurre egiteko. Bat egin behar dugu geure herriaren eskubideen defentsan, baina zintzotasunez, ausardiaz eta duintasunez, zikinkeriak behin betiko baztertuz.

abendua 20, 2009 Posted by | Iritzia, Politika | , , , , , | Utzi iruzkina