Hemerotekari Artikulu Bilduma

Gai ezberdinei buruzko artikuluak

Laporta y la diva uzbeca

John Carlin 2010-05-09 El País lotura

A Joan Laporta, el presidente del FC Barcelona, le costaba creer que el señor sentado a su lado en la mesa iba en serio. Le había hablado de él unos días antes un conocido suyo turco, Bayram Tutumlu, en el palco del Camp Nou, el estadio del Barcelona. Tutumlu, agente de futbolistas, le había dicho que el señor, de nacionalidad uzbeca, representaba a una empresa potente que quería hacer negocios con el Barcelona. Laporta se interesó y Tutumlu organizó una comida en el Via Veneto, un lujoso restaurante en la zona alta de la capital catalana. Según Tutumlu, la primera reacción de Laporta cuando vio al empresario de Asia Central, vestido de manera poco elegante y con colores que desentonaban, fue el escepticismo. “Pero ¿es verdad que este tío tiene pasta?”, le murmuraba al oído a Tutumlu en español, idioma que desconocía el uzbeco, Miraldil Djalalov.

La grata sorpresa para Laporta fue descubrir más tarde que sí tenía pasta. Djalalov era el hombre de paja de la más intrigante, atractiva y rica Gulnara Karimova, hija de Islam Karímov, presidente de Uzbekistán desde 1990, y dueña de un conglomerado uzbeco llamado Zeromax, registrado en Suiza, cuyas empresas operan en casi todas las esferas económicas de su país, entre ellas la minería, el transporte y la agricultura. Zeromax también controlaba el club de fútbol más fuerte de Uzbekistán, el FC Bunyodkor, conocido por los aficionados uzbecos como “el equipo de la hija del presidente”.

La comida en el Via Veneto fue el 16 de mayo de 2008. En la segunda semana de agosto del mismo año Laporta hizo su primer viaje a Tashkent, la capital de Uzbekistán, donde fue recibido con honores de un jefe de Estado. En esta y en visitas posteriores al país asiático, su anfitriona fue Gulnara Karimova, autoproclamada “princesa de los uzbecos”, una mujer con un currículo extraordinariamente amplio. Parte princesa Diana, parte Sarah Palin, parte chica Bond, parte Cruella de Vil, tiene 37 años, posee un doctorado en Ciencias Políticas y un máster de la Universidad de Harvard; diseña joyería para la casa suiza Chopard; tiene su propia marca de moda y de diseño, llamada Guli; participa en proyectos caritativos para el desarrollo de la mujer y de los jóvenes; es cantante de pop, papel en el que cambia su nombre por el de GooGoosha (en su página web, http://www.gulnarakarimova.com, se puede acceder a una versión suya de Bésame mucho con Julio Iglesias), se han publicado historias sobre ella en Vogue, Harper’s y Hello!, se ha fotografiado junto a algunas de las personas más famosas del mundo (entre ellas Elton John y el ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton). A finales del año pasado, Karimova, la mujer de negocios (Zeromax es la empresa más diversificada y más grande de su país), fue nombrada por una revista de Ginebra una de las 10 mujeres más ricas de Suiza, país donde ejerce de embajadora de Uzbekistán ante la ONU, con una fortuna estimada en más (algunos dicen que mucho más) de quinientos millones de euros. En abril de este año presentó sus credenciales ante el rey de España como embajadora de su país en Madrid.

Karimova también ha sido descrita por la revista Foreign Policy, de Estados Unidos, como “una de las peores hijas del mundo”. En un artículo sobre ella publicado en esta revista, un analista de Asia Central explicó: “Zeromax es esencialmente una de las fachadas detrás de la cual Gulnara Karimova continúa consolidando su control sobre todas las fuentes de ingresos de su país por cualquier medio que ella considere necesario”.

El régimen que preside su padre es considerado por las principales organizaciones internacionales de derechos humanos como uno de los peores del mundo. Más allá de la tortura, el asesinato y la intimidación como herramientas institucionales de persuasión, con el fin de perpetuar el poder y la riqueza de la élite de Gobierno, lo que distingue a Uzbekistán es el abuso sistemático de los niños, millones de los cuales han sido obligados a trabajar como esclavos en la cosecha del algodón, principal fuente de ingresos del “atroz” “mafia estado” uzbeco, según la definición del último informe sobre el país de Human Rights Watch.

El presidente Laporta, que no ha querido contestar a las preguntas de EL PAÍS, aparentemente no tomó estas consideraciones en cuenta a la hora de firmar acuerdos millonarios a nombre del FC Barcelona con Gulnara Karimova, que tampoco ha contestado a preguntas de este diario, y su club de fútbol, el Bunyodkor. El club catalán, patrocinado por la agencia de Naciones Unidas para la defensa de los niños (Unicef), selló un acuerdo de hermandad con el Bunyodkor en aquella visita de Laporta a Tashkent en agosto de 2008. Pero el dinero va todo en una dirección. El Bunyodkor, financiado por las arcas de Zeromax, ha pagado cinco millones de euros al Barcelona a cambio de dos partidos amistosos con los equipos de fútbol de ambos clubes, uno de los cuales se disputó en enero de 2009 en Barcelona; el de vuelta, en Tashkent, sigue pendiente. Tres millones de euros más se ingresaron al Barcelona tras visitas hechas a Uzbekistán por tres jugadores del club -Messi, Puyol e Iniesta-, que participaron en campamentos con jugadores jóvenes del Bunyodkor.

El Barcelona es el único club extranjero que tiene vínculos comerciales con el equipo de Karimova, pero jugadores de otros clubes importantes europeos también han recibido grandes cantidades de dinero a cambio de bendecir con su presencia al Bunyodkor, entre ellos Cesc Fábregas del Arsenal de Londres y Cristiano Ronaldo (en diciembre del año pasado) del Real Madrid. Rivaldo, el jugador brasileño que jugó cinco años en el Barcelona, actualmente milita en las filas del Bunyodkor.

Entre otros famosos que han sido incapaces de resistir las tentaciones económicas de Karimova están los cantantes Julio Iglesias, Rod Stewart y Sting. Hubo un revuelo en la prensa británica cuando se supo a finales del año pasado que Sting, conocido -como el Barcelona- por sus asociaciones con causas humanitarias, había aceptado entre uno y dos millones de libras para cantar en Tashkent. “¿Por qué Sting está aceptando dinero de un dictador, a través de la hija del dictador?”, preguntó The Guardian, perplejo también porque Sting había sugerido que el recital había sido patrocinado por Unicef, cosa que Unicef niega rotundamente.

¿Cómo es la dictadura uzbeca? Veronika Szente Goldston, experta en Asia Central de Human Rights Watch, declara: “Clasificamos a Uzbekistán entre los Gobiernos más represivos del mundo. Casi al mismo nivel que Birmania o Corea del Norte. Es un infierno para los derechos humanos”. Especialmente notorio fue el caso de la ciudad de Andijan, en 2005, cuando una unidad motorizada de efectivos armados del Estado abrió fuego contra una multitud de manifestantes y mató a cientos de hombres, mujeres y niños. La comunidad internacional ha clamado por una investigación independiente internacional, pero a día de hoy el Gobierno se ha negado y no ha hecho nada, que se sepa, para esclarecer los hechos.

Una investigación que sí dio fruto, en 2002, fue un análisis forense de dos víctimas del régimen solicitado por la Embajada británica. La conclusión fue que los dos habían sido hervidos vivos. Más sistemática es la práctica de la tortura. Surat Ikramov, que encabeza el Initiative Group of Independent Human Rights Defenders de Uzbekistán, dice que la operatviniki, nombre coloquial para la policía del Estado, “ve la tortura como parte normal de su trabajo en un sistema cuyo objetivo es extraer confesiones y crear miedo entre la población”.

Naciones Unidas y Amnesty International condenaron en informes publicados el año pasado “el persistente deterioro” de la situación de derechos humanos en Uzbekistán. El propio Departamento de Estado norteamericano, cuyos militares utilizan Uzbekistán como puente logístico para sus operaciones en Afganistán con la cooperación de la empresa de Gulnara Karimova, no ha podido evitar unirse al repudio general hacia el régimen uzbeco. En su más reciente informe sobre derechos humanos, el Departamento de Estado lamentó la situación en Asia Central en general, y en Uzbekistán muy en particular, señalando con especial énfasis el sistema estatal de trabajo forzado de niños en la industria del algodón.

Un informe a fondo (entre muchos) del Environmental Justice Foundation titulado Nación esclava cuenta que al menos un millón de niños, los más pequeños de 10 años, son anualmente sacados del colegio en septiembre por la policía y obligados a trabajar, como los esclavos del sur de Estados Unidos en el siglo XIX, en la cosecha del algodón. Es un trabajo muy duro y cada niño debe cumplir una cuota diaria en kilos. Muchos de ellos viven lejos de sus casas durante la cosecha, instalados en escuálidos campamentos. Malnutridos, muchos enferman. Las tierras son del Estado, cuyos jefes se llevan pingües beneficios. Uzbekistán es el tercer exportador de algodón del mundo e ingresa mil millones de euros anuales de las ventas de este producto, principalmente a Asia. (Varias grandes empresas de Occidente han boicoteado la compra de algodón uzbeco).

Andrew Stroehlein, experto en Uzbekistán del respetado think tank International Crisis Group, con base en Bruselas, dice que se trata de “un sistema masivo de explotación, casi seguro el ejemplo más grande de abuso sistemático de niños, dirigido por un Estado, en el mundo”. Zeromax, según Stroehlein, es una de las empresas que se enriquece con el algodón, la fuente de más ingresos para el régimen uzbeco.

Entrevistas con personas en Estados Unidos, Reino Unido y Bélgica que conocen de primera mano las operaciones comerciales del régimen uzbeco, entre ellos empleados de Naciones Unidas y exiliados uzbecos que huyeron de su país temiendo por sus vidas, retrataron al presidente Islam Karímov como el capo di tutti capi de una mafia compuesta de unas veinte familias cuyo objetivo es robar todo lo que hay para robar a los 28 millones de habitantes de su país.

Craig Murray, el ex embajador británico que ordenó el examen post mórtem de las dos personas hervidas vivas y autor del libro Asesinato en Samarcanda, señala a Karimova como la encargada en el régimen de sacar de su país el dinero que “la cruel y rapaz familia Karímov exprime de su gente”.

Gulnara Karimova es el brazo derecho de su padre. “Su control sobre Zeromax depende totalmente del apoyo del aparato estatal, todas cuyas agencias están a sus órdenes”, explicó un exiliado uzbeco que conoce de cerca cómo funciona la macroempresa con la que tratan Joan Laporta y el FC Barcelona. “Todos saben, claro, que detrás está siempre su padre, y de esta manera ha construido su imperio. Es lista y astuta”.

También, según una persona uzbeca que la conoce muy bien, es “caótica, temperamental y caprichosa: una niña malcriada que se enfurece si las cosas no salen exactamente como ella quiere”. La furia de Karimova tiene su precio. Scott Horton, un abogado estadounidense que ha trabajado para el Banco Mundial en Uzbekistán, dice que las consecuencias de no sucumbir a los caprichos adquisitivos pueden ser nefastas. “Si te llega a percibir como un enemigo, la consecuencia es que se te criminaliza, te encarcelan, torturan e incluso matan”.

En opinión de algunos analistas extranjeros, el objetivo de Karimova es suceder a su padre en la presidencia. Un uzbeco que la conoce muy bien discrepa: “Su plan es sacar todo el dinero que pueda de Uzbekistán y vivir una vida de glamour en Londres, Hollywood, Ginebra, Madrid y Barcelona”.

Parte de la oferta de glamour consiste en asociarse con el club de fútbol más glamuroso de la tierra, el FC Barcelona, cuyo presidente no ha querido hablar a EL PAÍS de su relación con ella, pero, según fuentes cercanas a él en Barcelona, tienen una conexión “estrechísima”. Por un lado, se han visto a menudo en, entre otros lugares, Tashkent, Barcelona, Ginebra y Milán, donde acudieron juntos a la Semana de la Moda en octubre del año pasado. Por otro, está el beneficio financiero que ha obtenido el Barcelona y Laporta de su acercamiento a la dudosa empresa que ella controla, Zeromax.

El bufete de abogados Laporta & Arbós actuó, como es conocido, a favor de Zeromax el año pasado en su intento de comprar el Real Club Deportivo Mallorca a comienzos de 2009. Laporta pretendió cobrar una comisión que, en caso de que se hubiera llevado a cabo la operación, le hubiera reportado unos cuatro millones de euros. La mediación de Laporta en este caso fue duramente criticada en los medios, y condujo a la renuncia de varios directivos del Barcelona, debido a la percepción de que se había aprovechado de su cargo como presidente del Barcelona con ánimo de lucro personal.

Bayram Tutumlu, que conoce a Laporta hace años y hace pocas semanas retiró una querella judicial contra él por supuesto incumplimiento de pago, dijo del presidente del Barcelona: “Está obsesionado por el dinero. Donde lo ve, aunque sea dentro de una piscina llena de tiburones, se tira”.

El problema más grave que ven varios antiguos directivos del Barcelona, algunos de ellos asociados en su día con Laporta, es que ha lanzado el propio club a los tiburones; ha hecho un serio daño a la imagen del club al asociarlo fraternal y comercialmente con el Bunyodkor, la expresión futbolística del Estado mafioso y abusador de niños sobre el que la familia Karímov ejerce un control férreo. El FC Barcelona es admirado en todo el mundo no sólo por su fútbol, sino también por haber desdeñado las ofertas de grandes multinacionales y haber optado por lucir en su camiseta el nombre de Unicef, “la agencia de Naciones Unidas que tiene como objetivo garantizar el cumplimiento de los derechos de la infancia”, según se define oficialmente.

En la página web del FC Barcelona se expresan sentimientos acordes con los que guían a Unicef. “El FC Barcelona es más que un club para muchas personas del resto del Estado español que vieron en el Barça un firme defensor de los derechos y las libertades democráticas… Hay que globalizar al Barça solidario y humanitario”.

Gracias a la conexión entre Laporta y Karimova, la extensión de la globalización solidaria y humanitaria del Barcelona a un régimen que está en primera fila de los violadores de derechos humanos del mundo ha provocado la ira de todos aquellos que luchan para que la situación de Uzbekistán sea más conocida en el mundo, y que se meta presión internacional al régimen Karímov.

Craig Murray, el ex embajador británico en Uzbekistán, lo expresó así: “Estoy absolutamente horrorizado. Es como haberse asociado con Adolf Hitler para promover un equipo de fútbol en Berlín durante los años treinta. Realmente es asombroso, incluso en el mundo loco por el dinero del fútbol, que se tenga los ojos tan cerrados a la moralidad”.

El cantante Sting se arrepintió, después de que la prensa cargara contra él, de su conexión uzbeca y reconoció que el presidente Karímov tenía una reputación “horripilante” en el terreno de los derechos humanos, declaración que provocó la furia de su amiga Karimova y condujo a la prohibición de sus canciones en las radios uzbecas.

Joan Laporta guarda silencio sobre su amistad y sus relaciones comerciales con el clan Karímov. Lo que sigue teniendo claro es el papel de su club como estandarte de los mejores valores humanos. En una entrevista con El Mundo en enero pasado, 16 meses después de que el régimen uzbeco le recibiera por primera vez con mucha pompa y gratitud, Laporta, que tiene aspiraciones políticas, declaró, sin la más mínima ironía: “El Barça encarna la épica que guía a la libertad a los pueblos sometidos”.

maiatza 10, 2010 Posted by | Kirola | , , | Utzi iruzkina

Vergüenza

Raimundo Fitero 2010-04-30 GARA lotura

El alpinista Juanito Oiarzabal es un pésimo ejemplo para los niños, los jóvenes, los adultos y la tercera edad. Sus declaraciones desde el campamento en el Himalaya a todos los medios de comunicación son auténticas joyas xenófobas, colonialistas, despreciativas y producen vergüenza ajena en unas cantidades que se sobran por todos los costados. Las películas de Tarzán en la que se veía a los europeos subidos en elefantes, con sus mosquiteras, bebiendo sus refrescos mientras decenas de jóvenes africanos llevaban en sus hombros sus pertenencias tendría ahora mismo su correlato con lo que dijo el gasteiztarra tras conocerse el fallecimiento de Tolo.

Si este señor y toda su cuadrilla están allí arriba pagados por el programa de TVE «Al filo de lo imposible», se debería suspender el programa por dar tan mala imagen, abrir una investigación seria para saber qué pasó exactamente y suponiendo que todo sea como nos cuenta, con una sospechosa insistencia, el tal Juanito, aplicarle la ley vigente porque de sus palabras se desprende racismo, y trata a los sherpas como objetos, como no personas a las que se les puede «mandar a buscar a Tolo», o que critica a otros hombres porque se niegan a subir a intentar el rescate, «pese a ofrecerles seis mil euros». ¿Qué se creerá este personaje que es la vida humana, el ser humano? Pensará que todos tienen un precio, y él es el máximo ejemplo de ello, pero como es colonialista valora el riesgo de un nepalí en esa miseria. TVE es cómplice de esta explotación.

¿Por qué no subió él que cobra bastante más? ¿Por qué dejó a su compañero de cordada sin auxilio? ¿Cómo puede hablar de solidaridad este individuo? Su manera de hablar destapa su auténtica ideología. Se refiere a Oh Eun-Sun de una manera insultantemente machista, metiéndole en el ajo de forma incalificable. Es el anti-deportista, la antítesis del alpinismo. Y nos queremos ajustar a lo visto y oído en las últimas veinticuatro horas porque como nos dé por hacer memoria y recordar sus «hazañas», podemos comprender su trayectoria falsaria. Ha logrado una vez más estar en todos los medios, impúdicamente, sobre el cadáver de un compañero. Vergonzoso.

apirila 30, 2010 Posted by | Kirola | , , , | Utzi iruzkina

¿Se ha acabado el circo de la carrera femenina por los 14 ochomiles?

Andoni Arabaolaza 2010-04-28 GARA lotura

La verdad es que la pregunta tiene difícil respuesta. Miss Ho ha sido la primera, pero todavía tiene que superar otra “cumbre” complicada; la del visto bueno o no de “su” Kangchenjunga del año pasado ante la notaria de las ascensiones a los ochomiles, Elizabeth Hawley. ¿Holló o no la cumbre? Esa misma pregunta le ha trasladado GARA a Miss Hawley, y ésta es su respuesta literal: «Reconozco que la cumbre de Miss Oh al Kangchenjunga es objeto de controversia o disputa. Conocí hace pocos días a Edurne, y me dijo que tiene razones claras para dudar de dicha cumbre. Planeo reunirme con Miss Oh una vez que baje del Annapurna. Por el momento, me parece que la cumbre que reclama Miss Oh debe ser asignada como disputa».

La versión de Miss Oh contra la de Miss Hawley. En pocas palabras, la mercantilización del ochomilismo ha recobrado más fuerza que nunca. Son muchos los alpinistas, no todos, quienes aseveran que este tipo de ochomilismo tiene más de fútbol que de otra cosa: que si no ha jugado limpio, que no ha respetado las reglas del juego… El circo de la carrera femenina de los 14 ochomiles y, por ende, el circo mediático han desvirtuado del todo la esencia del montañismo. No hay jueces ni árbitros, sólo «romanticismos». Entonces, ¿a qué estamos jugando? Lo que sí está claro es que la comunidad occidental no ha llevado nada bien la aparición y la posterior consecución de los 14 grandes por parte de la coreana. Ha sido objeto de duras puñaladas, y sus cicatrices todavía siguen abiertas. Que el estilo que utiliza no es nada ético, que usó oxígeno artificial en la ascensión al Kangchenjunga, que supuestamente no ha subido a una o más cumbres de los 14 ochomiles… Hasta cierto punto algunas acusaciones son válidas, como la del estilo. Pero, ¿no es verdad que un gran porcentaje de expediciones llevan (casi) el mismo sello? Por otro lado, quedó muy claro que la alpinista coreana no utilizó oxígeno artificial en el Kangchenjunga. Y sobre las dudas de algunas cumbres… pues, lo antes dicho: la palabra de una contra la de otra. No estamos ante una carrera sobre la calidad, sino sobre la cantidad. Si sólo nos ceñimos a la calidad, pues apaga y vámonos. Lo dice la propia Miss Oh: «Me gustan las expediciones valientes, mientras la valentía no sea temeridad. Yo escalo ligera por una ruta que me encaja».

Trayectoria meteórica. A diferencia de Go Min-Sun (coreana que murió el año pasado en el Nanga Parbat), Miss Oh era hasta hace 2 ó 3 años, no más, una auténtica desconocida. Hizo su primer ochomil, el Gasherbrum II, en 1997, y es en 2007 (cumbre del K2) cuando se decidió por la carrera de los catorce. Gerlinde Kaltenbrunner y Edurne Pasaban tenían 9, y la coreana 5. Pero en los dos últimos años, Miss Oh se “comió” 8 de los grandes, mientras que Pasaban sumaba 3 y Kaltenbrunner 2. El resultado ya lo saben: Oh Eun-Sun ha sido la primera. Una vez conseguido el Annapurna, el patrocinador de la coreana ha lanzado un duro comunicado en el que defiende a su alpinista y critica la actitud «calculada y astuta» de la tolosarra. «Los ascensos y descensos han sido correctos», añade el patrocinador. Visto lo visto, la pregunta sigue vigente: ¿se ha acabado el circo de la carrera femenina por los catorce?

apirila 28, 2010 Posted by | Kirola | , , , | Utzi iruzkina

Odiosos aduladores

Paul Shirley 2008-08-09 El País lotura

Los primeros Juegos Olímpicos de verano que recuerdo son los de Seúl 1988. Tenía 10 años, por lo que mi actitud contestataria y cínica todavía no estaba plenamente desarrollada. Eso significa que los Juegos Olímpicos de 1988 podrían haber sido perfectamente los últimos en los que yo deseé de verdad que ganaran mis camaradas estadounidenses. La razón de mi tendencia antiestadounidense tiene que ver con la naturaleza de su información televisiva.

Ahora que han empezado los Juegos Olímpicos de este año estoy seguro de que mi actitud no será diferente. Especialmente, en lo que se refiere al baloncesto.
No tengo muy claro qué ha sido lo que ha dado lugar a mi vehemente tendencia antiestadounidense en lo que respecta a las competiciones deportivas. Supongo que debe de tener algo que ver con mi instinto de animar a los más desvalidos y podría estar relacionada con mi manía de poner los ojos en blanco cuando un estadounidense gana los 100 metros y empieza a ladrar y rezar como un doberman pinscher papal. La razón más probable es, sin embargo, la naturaleza de la información televisiva estadounidense. Odio que me digan quién se supone que quiero que gane. Aquí la información es tan sesgada que al resto de los participantes de la carrera muchas veces ni siquiera los nombran. Y, por lo general, las competiciones en las que los estadounidenses tienen pocas oportunidades de ganar, o ninguna, ni siquiera se retransmiten.
Antes de que me incluyan en la categoría de hijo predilecto no estadounidense, me gustaría señalar que estoy convencido de que en España pasa lo mismo. Este invierno pude ver parte del Campeonato de Europa de baloncesto. A juzgar por lo que pude percibir usando mi nivel de comprensión de una de cada tres palabras, al tipo encargado de comentar el partido se le podía tachar de todo menos de objetivo. (Creo que lo que le delató fue cuando dijo que la barba de Pau Gasol no era criticable).
Por desgracia, el torneo de baloncesto de este año será más de lo mismo. Cuando lo vea, algún comentarista adulador estará tan ocupado cantando las virtudes de los estadounidenses que olvidará que hay dos equipos jugando y que, posiblemente, haya alguien en la audiencia que no esté tan enamorado de un equipo tan arrogante y poco cosmopolita que se niega a quedarse en la Villa Olímpica y no se atreve a alejarse lo suficiente de su hotel de cinco estrellas para hundir la punta de su pie colectivo en las maravillas de una de las culturas más antiguas del mundo. Lo que quiero decir es que odio eso de: “¡Vamos, Estados Unidos! ¡Te quiero, LeBron!”.
Para mí, lo extraño es que la mayoría de la gente no piense como yo. Estoy seguro de que, cuando Estados Unidos gane un partido, alguno me preguntará si estoy emocionado por el triunfo. Y entonces diré: “Me emocioné cuando Lituania ganaba por cinco y creía que había una posibilidad de que Estados Unidos perdiera”. Se quedará… mudo. A renglón seguido, se dará media vuelta y se irá. Al cabo de pocos días, una furgoneta no identificada entrará por el camino de mi casa y unos hombres con gafas de sol se me llevarán, en detrimento de mi carrera baloncestística, mi carrera como escritor y mis oportunidades de transmitir mis genes mixtos a futuras generaciones.
El problema, cómo no, es que los estadounidenses probablemente ganarán el torneo de baloncesto. No se me dan bien los pronósticos, sobre todo porque no quiero que me confundan con uno de esos tíos de la televisión que están tan ansiosos por echar por tierra las predicciones de sus colegas que se ponen a gritar tanto que el rostro se les congestiona y pierden el control de sus intestinos (en el estudio, lo cual resulta bastante incómodo para todos).
Pero, sí, es muy probable que Estados Unidos gane. No porque sean los mejores (que lo son) o porque crean que tienen algo que demostrar (que lo tienen), sino porque sería el resultado que a mí más me cabrearía.

urtarrila 6, 2010 Posted by | Iritzia, Kirola | , , , | Utzi iruzkina

Yo voy con Tuvalu

EDUARDO RODRIGÁLVAREZ 2008-08-15 El País lotura

No sé si leen la sección de Deportes o no, si son olímpicos por naturaleza o pasan olímpicamente, aunque lo dudo, porque el resto de los noticiarios o noticias de agosto no permiten esbozar una sonrisa, ni una mueca: la financiación autonómica, el turismo de De Juana Chaos, la guerra de Georgia (habría que decir el abuso ruso de Georgia) son bastante menos divertidos que un combate de esgrima, una transmisión de foso olímpico o un ejercicio de doma (ahí si que los hombres y las mujeres hablan a los caballos). Así que doy por supuesto que sí, que los Juegos Olímpicos les interesan y, por lo tanto, seguramente se habrán fijado en las memorias de un tío alto, un epígrafe que agrupa los artículos de Paul Shirley en este periódico, un jugador americano de baloncesto, inteligente, divertido y transgresor. Reunir esos tres talentos en una persona es algo fuera de lo común. Ataca a menudo Shirley el patriotismo deportivo, para el personificado en los EE UU , su país, pero como ha jugado en muchos equipos españoles, el argumento le vale cuando habla de nuestro país, con la libertad de un extranjero, es cierto, pero es éste un país poco entrenado en la autocrítica.

Falta el mismo tiempo para que superemos el nacionaldeportivismo como para ganar los 100m

La Eurocopa que ganó España hizo temer lo peor. Fútbol y éxito son dos palabras que juntas producen explosiones poco recomendables. El fútbol siempre ha sido un nada oscuro objeto de deseo para los nacionalismos. La Eurocopa, pues, amenazaba con un explosión nuclear. La actitud de los jugadores (sencillos, humanos, campechanos, ajenos a filias y fobias, jóvenes sin heridas) evitó que algunos apretaran el botón. El segundo test eran los JJ. OO. España, espoleada por el fútbol y el ciclismo, y el triunvirato mágico Nadal-Gasol-Alonso que nos ha hecho un hueco en el firmamento, eran la prueba de fuego. Y nos hemos quemado. Probablemente, dos decisiones acertadas, en las que prevalece la cabeza sobre el corazón, era mucho pedirle a un país que ante la falta de éxitos deportivos se conformaba con criticar a Italia para ser feliz.

Me lo empecé a oler la primera vez que enchufé la televisión (vuelta a las noches de insomnio, esta vez obligatorias) y he ratificado mi dolor todos y cada uno de los días. “¡Vamos, vamos chicas, que hay que ir despertando!”, “¡Venga Samu!, ¡Hala venga!, ¡A por ellos!”, “¡Oh, jo, jo, jo, qué pasada!” Al principio, pensé que la BBC había hecho escuela. La televisión pública inglesa ganó el premio a la mejor retransmisión del Mundial de Alemania cuando decidió dejar el sonido ambiente como único sonido, sólo interrumpido al término de cada acción por un comentario puntual y corto de un especialista. Juro que pensé que, por una vez, habíamos copiado bien. Pero no, era el sonido del narrador y del comentarista, supuesto especialista en el asunto. Definitivamente, habíamos caido en el nacionaldeportivismo y chapoteábamos en él como un niño en una ciénaga. Añadan a eso las luchas intercomunitarias sobre si Samuel es vasco o asturiano, si los catalanes sacan más medallas que los madrileños (aunque sólo llevemos dos). Falta tanta tiempo para que superemos el nacionaldeportivismo, como para que ganemos los 100 metros de atletismo. Shirley, tenías razón. Si a ti te asfixia el patriotismo estadounidense, a mi me ahoga el español, el vasco, el catalán o el chino.

Así que voy con los atletas de Tuvalu, dos ciclistas y un levantador de pesas, que seguramente no tienen este tipo de problemas. Un atolón de siete islas en el Pacífico, que debuta en unos Juegos, rodeado de playas bajo el sol no puede tener este tipo de problemas.

urtarrila 6, 2010 Posted by | Kirola, Politika | , , , , | Utzi iruzkina

Coleman’s postcard from San Sebastian No1

Chris Coleman 2007-08-13 Daily Mail lotura

This time last season I was standing on the touchline at Old Trafford and, after 20 minutes, Fulham were trailing 4-0. I’m hoping for a better start to the new season here in a couple of weeks…

Took my new team to Holland for a pre-season trip this week; we played three games in four days, which wasn’t ideal, but I got to know the players better and we returned in good heart, despite a couple of losses…

It’s frustrating as I’m just learning the language and I’m having three lessons a week, but my messages to the team are having to be translated and that can dilute information…

This is a beautiful part of the world.

Searching for a house but I want a property outside of San Sebastian. It’s too nice and I don’t want to end up thinking that I am here on holiday…

The food here is delicious. Their culture is to eat much later, which hardly helps the waistline. More of this and I’ll end up looking as well as John Toshack!

My old Wales manager was a big influence on me getting the job here and he is revered as an absolute legend at this club; he took them into Europe and that is some feat.

They call him ‘The Mister’ and he is a good friend to turn to when I need some advice…

The players are having to get used to a different approach. Some of them have been a little lackadaisical with their timekeeping and I don’t like that.

I’ve explained this to the senior players and the message has got through. You only need to say it once and that, I hope, bodes well for the future.

Hope your season started well. See you soon…

abendua 16, 2009 Posted by | Kirola | , , | Utzi iruzkina

El cuento chino de Badiola

El Diario Vasco , Editoriala 2007-12-23 lotura

La irrupción de Iñaki Badiola Menéndez como candidato a la presidencia de la Real Sociedad ha suscitado una situación de creciente controversia sobre la fiabilidad de su propuesta y la solvencia de su proyecto para el futuro del club blanquiazul. En una situación de delicada crisis económica y deportiva, es preciso admitir que Badiola ha sido muy hábil a la hora de capitalizar un intenso foco informativo durante estos dos últimos meses. De esta manera ha conseguido aumentar la espumosidad de un proyecto sustentado en promesas vagas, mensajes efectistas, cuidadas puestas en escena y apelaciones populistas, que se asemejan más a una mezcla de partituras musicales interpretadas ya en el mundo del fútbol por presidentes como Jesús Gil, Manuel Ruiz de Lopera o el propio Dimitri Piterman, que al proyecto solvente que ahora mismo necesita la Real.

Iñaki Badiola se presentó inicialmente como cabeza visible de un supuesto grupo inversor chino que estaba presuntamente interesado en hacer una importante inversión en el club guipuzcoano. Sin embargo, a día de hoy, existen suficientes evidencias contrastadas como para afirmar que detrás de esta pretendida puesta en escena no existe ningún grupo, ni inversor, ni chino, sino en todo caso una sociedad denominada Light House Consulting SL, con un administrador único que es él mismo y cuyo objeto social, según consta en el Boletín Oficial del Registro Mercantil, es la «prestación de servicios de consultoría financiera, económica, medioambiental, técnica y comercial; captación y asesoramiento a fondos de inversión; participación en inversiones y operaciones de riesgo».

Badiola irrumpió en la escena pública hace dos meses con la llamativa propuesta de adquirir un 35% del capital social de la Real vía ampliación con un desembolso estimado en torno a los tres millones de euros, pero pocas semanas después se desdecía de esta intención inicial. Es decir, Badiola no contempla invertir un solo euro propio en la Real, y siendo ésta opción perfectamente legítima, conviene también subrayarla con absoluta nitidez para evitar que los accionistas, socios y aficionados de la Real puedan suponer ingenuamente lo contrario. También afirmó el pasado 27 de noviembre en la presentación pública de su proyecto, que su candidatura estaba condicionada a conocer con exactitud la situación económica del club y reclamó para ello el apoyo incondicional de los medios de comunicación con el fin de presionar al Consejo de Administración realista para que aceptara una due diligence. Sin embargo, tres días después cambió radicalmente de criterio y mantuvo su candidatura sin exigir ya la ejecución de la due diligence.

Otra de las promesas pretendidamente sugerentes de Badiola consiste en la obtención de ingresos millonarios extraordinarios para la Real a través de la venta de camisetas en dos supuestas tiendas que se abrirían en los duty free de los aeropuertos de Beijing y Shangai, asegurando que su empresa es concesionaria en exclusiva de los comercios existentes en ambos aeródromos. Pues bien, Badiola no ha acreditado aún documentalmente que su empresa disponga de la titularidad de la concesión de las tiendas de los referidos duty free, tampoco existe constancia de que tenga los derechos de explotación de las marcas Beijing 2008 y Shangai 2010, y las dos tiendas aludidas habría que construirlas porque no existen a día de hoy en las terminales aeroportuarias de ambas ciudades.

En la esfera estrictamente deportiva, Badiola ha querido presentar a Pako Aiestaran como su fichaje estrella, pero no ha aclarado aún si es sólo hasta el 30 de junio, si podrá ejercer como técnico o si está firmado más allá de esa fecha. El día de su presentación pública afirmó que «tendría un entrenador de Primera y un nuevo equipo técnico», pero luego también aseguró ese mismo día que contaba con todos los técnicos de la casa, incluidos Iriarte y Coleman. En el capítulo de fichajes de jugadores confirmó el 28 de noviembre que su modelo ideal era un equipo con tres o cuatro jugadores extranjeros de mucho nivel y el resto de la cantera. Sin embargo, sólo unos pocos días después parece haber descubierto que es mejor apostar, entre otros, por la cesión de dos jóvenes jugadores de la cantera del Barça de 17 y 19 años, como Fran Mérida y Marc Crosas, para reforzar un equipo como el de la Real, que si por algo se caracteriza en estos momentos es por la ya extrema juventud de su plantilla para competir en segunda división.

Iñaki Badiola Menéndez no puede pretender que los accionistas, socios y aficionados de la Real confundan ilusión con ilusionismo, fabulación con realidad y solvencia con insolvencia. Sobre todo cuando combina este deliberado ejercicio de confusionismo, envuelto en una empalagosa amabilidad en las formas, con una radical oposición a cualquier fórmula de consenso que favoreciera la posibilidad de configurar una candidatura de amplio consenso y aglutinadora de diferentes sensibilidades para el Consejo de Administración de la Real Sociedad. El próximo 3 de enero está convocada una Junta General Extraordinaria de Accionistas para elegir un nuevo Consejo de Administración y a día de hoy no existe otra candidatura que la promovida por Iñaki Badiola. Esta desacostumbrada situación plantea un escenario de alto riesgo para el futuro de la Real Sociedad, porque no va a estar en condiciones de garantizar la cohesión social que el club necesita, ni tampoco de superar la profunda división existente. Los accionistas de la Real son los dueños del club y son soberanos a la hora de determinar el rumbo futuro de la entidad. Es el momento de que se imponga una reflexión serena y profunda sobre lo que debe representar la cita del próximo día 3 en el Velódromo de Anoeta. Y en la hipótesis de que Badiola fuera el único candidato y resultara elegido, su legitimidad estaría seriamente cuestionada si no fuera capaz de sumar más acciones a su favor que en su contra. En manos de los accionistas estará la mejor decisión para la Real.

abendua 16, 2009 Posted by | Iritzia, Kirola | , , , , , | Utzi iruzkina

Extranjeros, negros y comunistas

IÑAKI IZQUIERDO El Diario Vasco 2008-02-02 lotura

Cualquier realista que se precie ha recibido estos días la pregunta de un amigo, un pariente, un conocido o un compañero de trabajo: ¿Qué te parecen los fichajes? Todo lo que no haya sido una respuesta evasiva entra en el terreno de la temeridad.
La sufrida afición blanquiazul lleva tiempo perdida en un mar de dudas, como es natural. Hay, sin embargo, quien tiene las ideas muy claras. Como Ignazio la Russa, uno de los dirigentes de la posfascista Alianza Nacional italiana, a quien cita Enric González en sus Historias del calcio. El tipo en cuestión se jacta de sus incursiones juveniles de los años 70 por la plaza Euclide, en el Parioli romano, con un pastor alemán y una porra en el bolsillo a la caza de rojos. Ahora está en la derecha de la derecha y mantiene las viejas fidelidades mussolinianas. Pero es del Inter. Un día le preguntaron su opinión sobre el hecho de que su equipo jugase a veces sin un sólo italiano. Su respuesta sólo podía ser brutal, como corresponde al personaje: «Con tal de que ganen, pueden ser todos extranjeros, negros y comunistas», contestó.
Los aficionados de la Real se encuentran en una tesitura complicada. Han llegado cinco futbolistas y la posición general ante estos fichajes parece ser la de no darle demasiadas vueltas al asunto y asumir que «con tal de que ganen, pueden ser todos extranjeros, negros y comunistas» (en sentido figurado, claro, no literal como en el caso italiano).
En la Real este debate se plantea en términos más civilizados, como corresponde a una sociedad y un fútbol menos histriónicos que los italianos, aunque todo se andará. La duda es si hay que subir como sea o de acuerdo a un método que garantice cierta solidez de futuro, si es que existe. Badiola lo tiene claro: hay que subir como sea.
El ascenso es su tótem, su verdad indiscutible. Dice a la gente lo que quiere oír y eso resulta especialmente difícil de combatir en épocas de crisis. Las recetas austeras, duras y desagradables imprescindibles para intentar salir del pozo resultan muy impopulares y no pueden garantizar nada más que sacrificio. Además, exigen la valentía de un liderazgo sólido que no ha habido en la Real.
Entre una realidad sórdida y la promesa de un futuro mejor sin sacrificios ha triunfado esto último, en gran medida debido al caldo de cultivo de la catástrofe que dejaron los anteriores mandatarios. Llegados a este punto, sólo queda una respuesta a los fichajes: con tal de que ganen, pueden ser todos extranjeros, negros y comunistas (en sentido figurado, claro).

abendua 16, 2009 Posted by | Kirola | , , , , , , | Utzi iruzkina