Hemerotekari Artikulu Bilduma

Gai ezberdinei buruzko artikuluak

¿Resultado de un proceso político o de una traición?

Ingo NIEBEL 2009-11-08 Gara lotura

20º aniversario de la caída del muro de berlín

La «vuelta» (wende) es el término que el Estado alemán considera políticamente correcto para denominar el cambio político que se produjo el 9 de noviembre de 1989 y que popularmente dentro y fuera de Alemania se conoce como la Caída del Muro de Berlín.

Una de las pocas personas que en aquella época pertenecían a la élite política de la República Demócrata Alemana (RDA) es Margot Honecker, de 82 años de edad. Su difunto marido, Erich Honecker, había sido secretario general del Partido Socialista Unificado de Alemania (PSUA) y jefe de Estado hasta el 18 de octubre de 1989 cuando el propio Politburó le obligó a dimitir. Dos décadas después, su viuda se resiste a dar entrevistas a los medios germanooccidentales «porque desprecian a los ciudadanos de la RDA». Ella no habla ni de «vuelta» ni de «cambio», sino de «traición». La prensa alemana le tacha por eso de «intransigente». Sin embargo, han sido los propios medios burgueses los que han sembrado dudas respecto a la versión oficial sobre el final de la Alemania socialista, que el 3 de octubre de 1990 se adhirió al territorio de su hermana capitalista, la República Federal de Alemania (RFA).

Los hechos que marcan el paso hacia la «reunificación» o la «anexión», según el punto de vista de cada cual, giran en torno al 9 de noviembre de 1989. En una rueda de prensa, que hoy es calificada de «histórica», el líder del PSUA berlínes y miembro del Politburó, Günter Schabwoski, informó de la inmediata apertura de la frontera interalemana. Miles y miles de ciudadanos de la RDA le hicieron caso y se acercaron a ella, fuertemente custodiada por las Fuerzas de Seguridad. Estas últimas se vieron sorprendidas por la avalancha humana que se acercaba a los puestos fronterizos.

Para evitar una catástrofe abrieron el Muro que tres décadas antes había sido construido para frenar la fuerte emigración del este al oeste alemán por motivos económicos y políticos. Según la historia oficial, la caída del Muro se debió a una interpretación equivocada que Schabowski hizo de las instrucciones recibidas. Éstas sí preveían que se iba a abrir la frontera y permitirles a los ciudadanos de la RDA la libre salida y entrada a su país, pero de forma controlada. Las palabras de Schabowski acabaron con ese plan.

En aquella época los alemanes del Este tenían derecho a viajar a otros países socialistas, pero no a la Europa capitalista. En verano de 1989 se creó una muy difícil situación humanitaria y política cuando un millar de ciudadanos germanoorientales entraron en las embajadas de la RFA en Praga y Budapest para solicitar asilo político y permiso de entrar en la Alemania capitalista. Su acción era una expresión del descontento que reinaba en el «primer Estado antifascista en territorio alemán» cuatro décadas después de su fundación. Obviamente, en lo que tenía que ver con el consumo propagado por Occidente, la RDA no podía competir con la RFA. A ello se añadía una difícil situación económica y política. Los problemas se debían, en buena medida, a la dependencia económica que ataba a Berlín oriental a Moscú. A ello habría que sumar cierta inmovilidad e incluso cierta arrogancia e ignorancia de las jerarquías burocráticas del PSUA y del Estado frente a los problemas y las demandas que venían desde la base. Ante los oídos sordos -y la mano dura de la represión- se formó una resistencia cívica que reclamaba «reformas».

Hasta aquel 9 de noviembre, estas demandas se referían exclusivamente a cambiar lo que estaba considerado malo en la RDA. Se querían reformar los límites que el PSUA y el Estado habían erigidos en cuarenta años, demandando más espacio para la libertad de expresión, por ejemplo. En aquel momento la cuestión no era ni la unificación de los dos estados ni la entrega incondicional de la RDA tal y como se la produciría en 1990.

«Revolución pacífica»

En cambio, el Estado alemán vencedor, que es lo que es la RFA capitalista, ha pintado una imagen unicolor de aquella época, centrada en la denominada «revolución pacífica» que acabó con el «régimen totalitario». Esta interpretación se ve plasmada en la famosa fotografía del 9-N cuando miles de personas se congregan en el Muro de Berlín, intentando romperlo con cinceles y martillos. Esta imagen que no sólo refleja un acontecimiento histórico sino que se ha convertido en la expresión del «cambio de regimen» que Alemania, la UE y EEUU quieren aplicar a los gobiernos que ellos consideran «totalitarios». Este objetivo no permite que se tengan en cuenta otros factores a la hora de analizar el derrumbe del Estado socialista al margen de los problemas internos de la RDA. Al mismo tiempo, obliga a «olvidar» que la RFA atacó primero con atentados, sabotajes y espionaje a su hermana socialista y que se dotó de un Ministerio de Cuestiones de Toda Alemania, cuya misión consistía en preparar la integración de la RDA después de su anexión por medios pacíficos o militares.

Hasta este verano habían sido exclusivamente personas como Margot Honecker las que han hablado de una «traición» por parte de Moscú, achacando toda la culpa sólo a Mijail Gorbachov. Pero, en agosto, varios medios burgueses publicaron que Moscú planeó en 1987 un «golpe» contra Honecker recurriendo a destacados dirigentes de la RDA.

El «Berliner Morgenpost» relató una conferencia secreta que en primavera de ese año celebró el hombre de confianza de Gorbachov y vicedirector del servicio secreto soviético KGB, Vladimir Kriuchkov, con el antiguo jefe de espionaje de la RDA, Markus Wolf, en Dresde. Sólo un mes antes, el enigmático agente alemán había dejado el Ministerio de Seguridad del Estado (MfS) de manera fulminante tras tres décadas de servicio. El 5 de noviembre de 1989, Wolf apareció junto con Schabowski en una multitudinaria manifestación en Berlín oriental donde los congregados exigían al nuevo Gobierno de Egon Krenz profundas y amplías reformas. El rotativo berlinés señala ahora que el cambio del 89 se pudo haber iniciado dos años antes.

La existencia del encuentro entre los dos agentes secretos la confirman el propio Schabowski y Hans Modrow, que participó en él. Este último es hoy presidente de honor del partido Die Linke, surgido del PSUA. En aquella época Modrow era su máximo dirigente en Dresde, y amigo de Wolf. Preguntado por los detalles de la reunión, el político se limitó a confirmar el hecho afirmando no recordar de qué se habló. Schabowski sí se acuerda de que el hombre del KGB ocultó ante Honecker el verdadero objetivo de su viaje a la RDA, diciendo que venía de vacaciones y que quería ser acompañado por Wolf. Según esta fuente, Kriuchkov quería saber de éste cómo se podía aplicar la política de «perestroika» (reestructuración) y «glasnost» (apertura) de Gorbachov en la RDA y qué papel podía jugar Modrow. El teniente coronel del MfS y hombre de confianza de Wolf, Günter Bohnsack, confirmó que su jefe ya tenía una lista de personas que deberían formar el nuevo Gobierno. Su proyecto no avanzó porque «no logró convencer a los militares para un golpe», asegura el «Berliner Morgenpost».

Las informaciones de este y otros medios de comunición complementan lo que algunos autores, cercanos a las posiciones ideológicas y políticas de Margot Honecker, vienen manteniendo desde hace dos décadas: en la caída de los gobiernos socialistas de la Europa oriental intervino un grupo ultrasecreto del KGB, llamado «Luch» (rayo, en ruso). Estos hombres al servicio de Gorbachov actuaban en todo el bloque socialista, apoyando a los «reformistas» y neutralizando a los «intransigentes». Cuba fue el único país en el que «Luch» fracasó.

¿Fue Honecker víctima de una conspiración orquestrada por Gorbachov? Desde las páginas del diario sensacionalista «Bild», el ex líder soviético lo niega. Dice estar seguro de que a pesar de las reformas «se habría dado la unificación alemana», quizás de otra forma, «posiblemente primero en una unión monetaria y después en una confederación de los estados». Su asesor y ex embajador en Alemania Valentin Falin se limitó a confirmar que en Moscú sólo se pensaba en cómo se podría cambiar a algunas personas en la cúpula de la RDA, sin decir nombres.

Es un hecho sobradamente conocido que en octubre de 1989 Modrow buscó el diálogo con la oposición y que cuatro días después de la caída del Muro, el 13-N, se le eligió ministropresidente de la RDA y vicepresidente del PSUA. Paralelamente, formó un «Gobierno de responsabilidad nacional», en el que incluyó a miembros de la oposición como ministros sin cartera. A principios de 1990, Modrow reconoció, por un lado, la «comunidad de la nación alemana» y, por otro, pidió a Gorbachov que representara a la RDA en las negociaciones con las demás potencias en este sentido. Quizás deba transcurrir otra década, o a lo mejor otras tres, hasta que los historiadores tengan el derecho a acudir a los archivos aún secretos de los dos estados alemanas para saber si la RDA de Margot Honecker fue víctima de sus propios errores, de una conspiración con traición incluida, o de todo un poco.

urtarrila 23, 2010 Posted by | HIstoria, Politika | , , , , | Utzi iruzkina

President Obama’s banking speech

Barack Obama 2010-01-22 lotura

Good morning, everybody. I just had a very productive meeting with two members of my Economic Recovery Advisory Board, Paul Volcker, who’s the former chair of the Federal Reserve Board, and Bill Donaldson, previously the head of the SEC.

And I deeply appreciate the counsel of these two leaders and the board that they’ve offered as we have dealt with a broad array of very difficult economic challenges.

Now, over the past two years, more than seven million Americans have lost their jobs in the deepest recession our country has known in generations. Rarely does a day go by that I don’t hear from folks who are hurting.

And every day, we are working to put our economy back on track and put America back to work. But even as we dig our way out of this deep hole, it’s important that we not lose sight of what led us into this mess in the first place.

This economic crisis began as a financial crisis, when banks and financial institutions took huge, reckless risks in pursuit of quick profits and massive bonuses.

When the dust settled, and this binge of irresponsibility was over, several of the world’s oldest and largest financial institutions had collapsed or were on the verge of doing so. Markets plummeted, credit dried up and jobs were vanishing by the hundreds of thousands each month. We were on the precipice of a second Great Depression.

To avoid this calamity, the American people, who were already struggling in their own right, were forced to rescue financial firms facing crisis largely of their own creation.

And that rescue, undertaken by the previous administration, was deeply offensive, but it was a necessary thing to do. And it succeeded in stabilising the financial system and helping to avert that depression.

Since that time, over the past year, my administration has recovered most of what the federal government provided to banks. And last week I proposed a fee to be paid by the largest financial firms in order to recover every last dime.

But that’s not all we have to do. We have to enact common-sense reforms that will protect American taxpayers and the American economy from future crises as well. For, while the financial system is far stronger today than it was one year ago, it’s still operating under the same rules that led to its near-collapse.

These are rules that allowed firms to act contrary to the interests of customers, to conceal their exposure to debt through complex financial dealings, to benefit from taxpayer-insured deposits, while making speculative investments; and to take on risks so vast that they pose threats to the entire system.

That’s why we are seeking reform to protect consumers.

We intend to close loopholes that allowed big financial firms to trade risky financial products like credit default swaps and other derivatives without oversight, to identify system-wide risks that could cause a meltdown, to strengthen capital and liquidity requirements to make the system more stable, and to ensure that the failure of any large firm does not take the entire economy down with it.

Never again will the American taxpayer be held hostage by a bank that is too big to fail.

Now, limits on the risks major financial firms can take are central to the reforms that I have proposed. They are central to the legislation that has passed the House, under the leadership of chairman Barney Frank, and that we’re working to pass in the Senate, under the leadership of chairman Chris Dodd.

As part of these efforts, today I’m proposing two additional reforms that I believe will strengthen the financial system while preventing future crises.

First, we should no longer allow banks to stray too far from their central mission of serving their customers. In recent years, too many financial firms have put taxpayer money at risk by operating hedge funds and private equity funds and making riskier investments to reap a quick reward.

And these firms have taken these risks while benefiting from special financial privileges that are reserved only for banks.

Our government provides deposit insurance and other safeguards and guarantees to firms that operate things. We do so because a stable and reliable banking system promotes sustained growth, and because we learned how dangerous the failure of that system can be during the Great Depression.

But these privileges were not created to bestow banks operating hedge funds or private equity funds with an unfair advantage.

When banks benefit from the safety net that taxpayers provide, which includes lower cost capital, it is not appropriate for them to turn around and use that cheap money to trade for profit. And that is especially true when this kind of trading often puts banks in direct conflict with their customers’ interests.

The fact is, these kinds of trading operations can create enormous and costly risks, endangering the entire bank if things go wrong. We simply cannot accept a system in which hedge funds or private equity firms inside banks can place huge, risky bets that are subsidised by taxpayers and that could pose a conflict of interest. And we cannot accept a system in which shareholders make money on these operations if the bank wins, but taxpayers foot the bill if the bank loses.

It’s for these reasons that I’m proposing a simple and common-sense reform, which we’re calling the Volcker Rule, after this tall guy behind me. Banks will no longer be allowed to own, invest or sponsor hedge funds, private equity funds or proprietary trading operations for their own profit unrelated to serving their customers.

If financial firms want to trade for profit, that’s something they’re free to do. Indeed, doing so responsibly is a good thing for the markets and the economy. But these firms should not be allowed to run these hedge funds and private equities funds while running a bank backed by the American people.

In addition, as part of our efforts to protect against future crises, I’m also proposing that we prevent the further consolidation of our financial system.

There has long been a deposit cap in place to guard against too much risk being concentrated in a single bank. The same principle should apply to wider forms of funding employed by large financial institutions in today’s economy.

The American people will not be served by a financial system that comprises just a few massive firms. That’s not good for consumers, it’s not good for the economy.

And through this policy, that is an outcome we will avoid.

And my message to members of Congress of both parties is that we have to get this done.

And my message to leaders of the financial industry is to work with us and not against us on needed reforms.

I welcome constructive input from folks in the financial sector. But what we’ve seen so far, in recent weeks, is an army of industry lobbyists from Wall Street descending on Capitol Hill to try and block basic and common-sense rules of the road that would protect our economy and the American people.

So if these folks want a fight, it’s a fight I’m ready to have.

And my resolve is only strengthened when I see a return to old practices at some of the very firms fighting reform, and when I see soaring profits and obscene bonuses at some of the very firms claiming that they can’t lend more to small businesses, they can’t keep credit card rates low, they can’t pay a fee to refund taxpayers for the bailout without passing on the cost to shareholders or customers – and that’s the claims they’re making.

It’s exactly this kind of irresponsibility that makes clear reform is necessary.

Now, we’ve come through a terrible crisis. The American people have paid a very high price. We simply cannot return to business as usual. That’s why we’re going to ensure that Wall Street pays back the American people for the bailout. That’s why we’re going to rein in the excess and abuse that nearly brought down our financial system. That’s why we’re going to pass these reforms into law.

Thank you very much, everybody.

urtarrila 22, 2010 Posted by | Ekonomia | , , | Utzi iruzkina

“Vendimos más documentales gracias a regalarlo en internet”

HENRIQUE MARIÑO 2010-01-18 Público lotura

El director de ‘To Shoot An Elephant’, que se proyecta simultáneamente en 260 ciudades, apuesta por la distribución gratuita

“Toda la gente que hace documentales se pasa el día llorando porque dicen que nadie los ve”. Así lo cree Alberto Arce, aunque él no sea precisamente una de esas personas. Sin subvenciones y con una modesta cámara, este gijonés del 76 está acostumbrado a empotrarse en territorios en conflicto para plasmar, sin filtros, la cara B de la realidad.

Es conocido, aunque está cansado de repetir la misma letanía, por To Shoot An Elephant, su experiencia en una Gaza bombardeada de manera indiscriminada por el Ejército israelí. Un documental que será proyectado este lunes de forma simultánea en 260 ciudades de todo el mundo.

Recapitulamos: Arce, un licenciado en Ciencias Políticas metido a director concienciado, asume las dificultades que afronta un cineasta para distribuir sus obras. “Es prácticamente imposible, aunque el documental sea seleccionado por un par de festivales importantes. Las televisiones no los compran y, si lo hacen, pagan precios ridículos”, reconoce. Pero ahí no se acaba todo. No se trata, insiste, de tener guardado el vídeo en un cajón durante un año hasta que suene la flauta. “En el caso de que se estrenase, lo verían pocas personas”. La solución, según él, está en liberar la cinta.

“Si alguien no quieren pagar, no vamos a negarle que vea el documental”

“Decidimos distribuirnos a nosotros mismos, pero con una licencia libre. Hemos demostrado que no es incompatible colgarlo en Internet, participar en un festival, colocarlo en una televisión y vender DVD. La mejor publicidad es dar a conocer la obra, porque ésta vale más cuanto más se conozca. Es decir, que si lo regalas por Internet, vas a vender más documentales”. Las proyecciones de este lunes son el mejor ejemplo.

“Los compradores tienen que sentirse partícipes del proyecto”

“Permitimos que los ciudadanos descarguen gratuitamente desde Internet To Shoot An Elephant. Luego se organizan proyecciones en las que no se cobra. Si a la gente le gusta, puede comprar el DVD en la propia sala. No hay que hacer que las personas sean unas simples compradoras, sino que tienen que sentirse como participantes de un proyecto. Eso sí, si no quieren pagar, no vamos a negarles que vean el documental”, comenta Arce, recién llegado de Irak, donde ha estado rodando su próximo trabajo, un proyecto multimedia de fotografía, vídeo y texto que verá la luz el próximo mes.

Imagen de To Shoot An Elephant, de Alberto Arce y Mohammad Rujailah.

“Queremos compartir nuestra película porque así se verá más y, de esa manera, aumentarán las ventas. El Gobierno y la SGAE se están equivocando. Hay que convertir a Internet en tu aliado, no en tu enemigo. Funcionamos con Creative Commons y creemos que es un error poner barreras a las descargas y a los archivos compartidos. Nosotros no hemos tenido ningún tipo de ayuda: es un documental hecho a pulmón. Por eso, si ponemos a disposición del público nuestro trabajo bajo licencia libre, no entiendo lo que ocurre con el resto del cine español, realizado con fondos del Estado. Están privatizando una inversión de capital público”, asegura Arce, quien ha recuperado todo el dinero invertido gracias al citado sistema de distribución.

“Están privatizando una inversión de capital público”

“Es la prueba de que si una persona promociona y enseña su trabajo, lo que recibirá es eso mismo: trabajo. No dejo de recibir ofertas, fruto de haber dado a conocer lo que hago. Deberían hacerlo todos los documentalistas. Yo he conseguido recuperar la inversión con creces. Y esto no ha hecho más que empezar”.

urtarrila 19, 2010 Posted by | Kultura | , , , | Utzi iruzkina

Sin humo no se hunde el bar

Elena G. Sevillano 2010-01-19 lotura

Los hosteleros vaticinan un desastre por la prohibición de fumar, pero la experiencia en otros países lo desmiente.

Una debacle se cierne sobre el negocio de la hostelería en España: se cerrarán casi 40.000 locales y, con ellos, se perderán 100.000 empleos. Bares, restaurantes y lugares de ocio ingresarán menos dinero; muchos clientes no pondrán un pie en los establecimientos y, si lo hacen, consumirán menos. Ése es, al menos, el pronóstico que hace la Federación Española de Hostelería y Restauración (FEHR) con respecto a la reforma de la ley antitabaco que tiene en cartera la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez. La prohibición total de fumar en cafeterías y restaurantes en 2010 llevará a la ruina a buena parte del sector, aseguran. Sanidad discrepa y muchos estudios, también: las leyes antitabaco no han tenido consecuencias económicas negativas en otros países, aunque en alguno coincidió con procesos de ajuste en el sector que responden a distintas causas.

Los ‘pubs’ británicos culpan de su crisis a la subida de los impuestos

Un 10% de los italianos afirma que va más a los bares tras la prohibición

Los hosteleros acusan a la ministra de no enseñarles esos informes. “Lo que dice no es verdad”, afirma tajante su adjunto a la presidencia, José Luis Guerra. La federación aporta sus propios datos: en Irlanda, cuya prohibición data de marzo de 2004, cerraron uno de cada cuatro bares entre 2003 y 2007 y el número de hoteles y restaurantes cayó un 16,4%. La estadística es correcta y, proviene del INE irlandés, pero sólo da números, no causas. “Los años coinciden; a mí me parece una hipótesis muy plausible”, esgrime Guerra. Y apunta más cifras negativas. La Asociación Británica de Cerveza y Pubs (BBPA, en sus siglas en inglés) informó en diciembre de que cada semana cierran 11 pubs en Londres. Guerra lo achaca a la prohibición del tabaco, pero lo cierto es que la propia BBPA, cuyos miembros venden el 98% de la cerveza en el Reino Unido y poseen dos tercios de los 54.000 pubs del país, culpan sobre todo a su Gobierno por haber aumentado un 8% el impuesto sobre la bebida. Pero los hosteleros españoles insisten: “No lo tenemos documentado, pero los empresarios nos dicen lo que está pasando en otros países. Le pedimos a la ministra que sea seria, que haga un estudio de verdad”, dice Guerra.

Quien sí realizó un informe en octubre pasado fue el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo, una organización que engloba a 40 sociedades científicas (cardiología, neumología, pediatría…). Se titula Impacto económico de la regulación del consumo de tabaco en el sector de la hostelería y recopila varios estudios independientes y estadísticas oficiales. Su conclusión: “Las predicciones de las organizaciones de hostelería sobre el impacto de las prohibiciones de fumar se han demostrado fallidas en todos los países en que han entrado en vigor leyes de locales libres de humo”.

Un artículo de Fenton Howell, del Royal Collage of Physicians de Irlanda, aseguraba en 2005 que los pronósticos agoreros de los empresarios irlandeses -allí también dijeron que sus ventas caerían un 25%- fueron “totalmente erróneos”. El autor citaba datos oficiales: las ventas en los bares descendieron ligeramente durante los primeros nueve meses, pero después volvieron a subir.

El 31,5% de los españoles mayores de 16 años se declaran fumadores, según la Encuesta Europea de Salud 2009. Son más -un 6,68% más- que cuando entró en vigor la ley actual (enero de 2006). Los que apoyan la prohibición total son un 56%, según una encuesta reciente de Clima Social de Metroscopia. A ese dato también responden los hosteleros: “Los ciudadanos piensan que en Europa está absolutamente prohibido fumar y que España es una excepción, y eso no es cierto. El ministerio está haciendo una labor de contrainformación”, critica Guerra.

Los restauradores apelan a la “cultura social”, típicamente española, que “relaciona la restauración y el tabaco”. Aseguran que el consumidor fumador es más asiduo que el no fumador. Los hábitos españoles -con un establecimiento de restauración por cada 132 habitantes frente a los 365 de Irlanda, por ejemplo- no se pueden comparar con los de los europeos, vienen a decir.

Quizá sí con Italia, que prohibió fumar en todos los locales públicos en 2005, aunque permitió separar salas de fumadores cumpliendo unas condiciones muy rigurosas. Un estudio realizado tres años después por investigadores del Istituto di Ricerche Farmacologiche Mario Negri (Milán) demostró que más del 80% de los italianos creían que la ley se estaba respetando en bares y restaurantes. Un 10% aseguró también que, tras la prohibición, frecuentaban más los cafés y restaurantes. El estudio, publicado en la revista Journal of Epidemiology and Community Health, concluye que “en Italia, la legislación antihumo no afectó al negocio de bares y restaurantes y sigue respetándose mayoritariamente”.

Estados Unidos, pionero en aprobar este tipo de leyes a nivel local y estatal (aún no existe una ley federal), lleva dos décadas estudiando el tema. La revista de la American Cancer Society publicó en 2007 un trabajo de dos profesores de Salud Pública en el que concluyen que las leyes antihumo son “seguras, baratas y efectivas” y, sobre todo, “no tienen un impacto económico negativo”. Por ejemplo, el empleo en restaurantes de Nueva York aumentó un 18% tras la prohibición de fumar en 1995.

La ministra de Sanidad no quiere ponerse plazos para que la nueva ley entre en vigor. Asegura que antes quiere consensuarla. “Los efectos en otros países han sido nulos o, en algún caso, positivos; muy alejados de las previsiones catastrofistas de empresarios y otros colectivos”, aseguran desde el ministerio, que insiste en el “beneficio social” de la norma para la salud y en su “coste cero”. Pero los hosteleros avisan: no van a quedarse de brazos cruzados.

Algunos, como la Federación Catalana de Asociaciones de Actividades Recreativas Musicales, han empezado a recoger firmas contra el endurecimiento de la ley. Como el Club de Fumadores por la Tolerancia, que lo hace a través de Internet. “El sector de la hostelería es muy importante en este país; supone algo más del 6% del PIB”, dice Guerra. “Estamos dispuestos a colaborar para conseguir una sociedad sin humos, pero hay que conciliar, no podemos arruinarnos en el tránsito”.

urtarrila 19, 2010 Posted by | Soziologia | , , | Utzi iruzkina

Final de idilio

Antonio Caño 2010-01-17 El País lotura

Al cumplirse un año de la presidencia de Obama, la excitación se ha diluido y prevalece un sentimiento de oportunidad perdida. Pero el saldo de su gestión es favorable: EE UU está hoy mejor que en enero de 2009, y el nuevo Gobierno ha recuperado prestigio y autoridad

Todo estallido de pasión, individual o colectivo, concluye en la añoranza, frecuentemente en la decepción y, todo lo más, en la calma.

Obama ha perdido más de 20 puntos de popularidad y ha bajado incluso del 50% de aprobación

Tal vez, como sugieren algunos obamanólogos, Obama sea demasiado civilizado para el cargo que ocupa

El caso de Barack Obama no es diferente. Su victoria electoral provocó una marejada de entusiasmo pocas veces vista. Se depositaron en él expectativas sobrehumanas imposibles de satisfacer. Se le creyó capaz de un cambio, como quiera que cada uno lo entendiera, que equivaldría al renacimiento de nuestra sociedad hipócrita y desmoralizada. Se le atribuyeron poderes especiales y se esperaba que desde su sillón en el Despacho Oval emitiera la señal que la humanidad necesitaba para la salvación. Este país religioso que en cada presidente cree ver la llegada del Mesías alcanzó el paroxismo con Obama, y el mundo, ansioso de liderazgo y harto de George Bush, se contagió sin reservas.

Pasado el tiempo, al cumplirse un año de su toma de posesión como presidente de Estados Unidos, esa excitación se ha esfumado y el sentimiento que hoy prevalece es el de una oportunidad perdida.

El antiguo fervor sólo sobrevive apenas en algunos grupos de fieles entre la comunidad afroamericana. Los carteles con su rostro, que un día se cotizaron alto en las mejores galerías del país, son ahora material de descuento en tiendas para turistas. Su biografía ha dejado de dominar las estanterías de las librerías, donde ahora arrasa la aciaga memoria de Sarah Palin.

La derecha ha recuperado la iniciativa política, los conservadores vuelven a ser el grupo ideológico mayoritario del país y el Partido Republicano es el favorito para obtener la mayoría parlamentaria en las próximas elecciones. El intento de bipartidismo naufragó ante la primera ola, el clima político sigue siendo dolorosamente áspero y los ciudadanos otra vez reflejan mayoritariamente en las encuestas su pesimismo sobre el rumbo en que camina el país.

Ese panorama no es, sin embargo, el resultado necesario de la mala gestión de Barack Obama. El saldo de su primer año es, paradójicamente, bastante favorable. Estados Unidos está hoy mejor que en enero de 2009 y, aunque algunas de las causas de tensión mundial subsisten, el nuevo Gobierno ha recuperado prestigio y autoridad para desarrollar su política exterior con el respaldo internacional conveniente.

En el orden interno, la amenaza de colapso que se cernía sobre la economía norteamericana ha desaparecido. El sistema financiero se ha recuperado. Los bancos han devuelto, en su mayor parte, el dinero que el Estado les entregó para su salvación y hoy vuelven a hacer negocio. Las empresas se van recuperando poco a poco de su letargo, incluso la maltrecha industrial del automóvil, que, con ayuda del Gobierno, ha empezado la reestructuración que requería y presenta ya beneficios. La Bolsa asciende como reflejo de las predicciones optimistas que, aunque de forma moderada, emiten los analistas. Incluso aceptando que el plan de estímulo de cerca de 800.000 millones de dólares aprobado el pasado febrero no haya tenido un impacto decisivo en la mejora de la situación, el Gobierno merece una parte del crédito por lo conseguido.

En el ámbito internacional, esencialmente se ha roto el aislamiento en el que Estados Unidos había caído durante la anterior Administración y se han establecido las bases para la cooperación con Rusia y con China y para un mejor entendimiento con la Unión Europea de cara a Irán y Oriente Próximo. Se ha eliminado el maniqueísmo que lastraba la guerra contra el terrorismo y se han robustecido los argumentos norteamericanos con la abolición de las medidas que enturbiaban su sistema democrático.

En condiciones normales, este balance sería suficiente para reconocer una buena actuación. Pero no es así. Obama ha perdido más de 20 puntos de popularidad en estos 12 meses y ha bajado incluso del 50% de aprobación en una encuesta de la cadena CBS esta misma semana. Desde todos los ángulos de la escena política se dispara en su contra. La derecha le acusa de haber socializado la economía del país, la izquierda le critica por la guerra de Afganistán y por no haber podido aún cerrar Guantánamo, y los independientes están decepcionados por la exacerbación de la lucha partidista.

Cada uno puede encontrar un asunto en el que Obama le ha fallado, aunque éstos sean a veces contradictorios. Donde los conservadores ven la prueba de que la nación se precipita hacia el comunismo, los liberales observan el ejemplo de que Obama se ha entregado a los grandes intereses de siempre. De extremo a extremo, el estado de opinión se radicaliza por minutos en unos medios de comunicación cada día más expuestos a la precipitación y la superficialidad.

Es lo que Paul Starr, profesor de Sociología de la Universidad de Princeton, llama “gobernar en la era de Fox News”, la cadena de televisión conservadora. “Cuando Walter Cronkite es sustituido por Glenn Beck (el titán ultra de la Fox) y Keith Olbermann (su equivalente izquierdista en MSNBC), el liderazgo político pierde a un socio imprescindible en la construcción del consenso. Éste es el problema al que hace frente Obama”, afirma Starr.

El largo debate sobre la reforma sanitaria es el paradigma de lo que ha ocurrido este año. Aún pendiente de ratificación por la comisión mixta Senado-Cámara de Representantes, no es exagerado decir que incluso la versión más modesta de esta ley constituye un paso de gigante para el sistema de salud de Estados Unidos. La garantía de un seguro de salud a más de 30 millones de personas que ahora no lo tienen por carecer de los recursos para pagarlos o por padecer enfermedades crónicas que los hace inadmisibles para las compañías representa un hito extraordinario. Jonathan Cohn, el especialista de la revista New Republic, lo considera “la pieza legislativa más importante en una generación”. Es un éxito que, como ocurrió en su día con la Seguridad Social o con los derechos civiles, debería de estar fuera de toda discusión.

Sin embargo, no es así. El debate sobre la reforma sanitaria, probablemente mal dirigido por la Casa Blanca y burdamente manipulado por la oposición, es la batalla en la que se han forjado los peores estereotipos sobre Obama y en la que éste ha perdido la mayor parte de su crédito. Si ahora, una vez que lo más difícil de ese debate ya ha pasado, no se corrigen las impresiones creadas, esta iniciativa puede acabar siendo, como advierte la escritora y columnista Peggy Noonan, “una victoria desastrosa”.

En opinión de Noonan, Obama cometió un error al priorizar la aprobación de la reforma sanitaria en un momento en el que la preocupación del público estaba centrada exclusivamente en la falta de puestos de trabajo. Sea o no así, lo cierto es que actualmente sólo el 36% de la población, según la encuesta de la CBS, respalda esa legislación, frente al 54% que la rechaza.

Para la derecha, esta iniciativa es el ejemplo del modelo de economía centralizada e intervencionista, al estilo socialista, que el presidente quiere imponer. Para la izquierda, la ley aprobada el día de Nochebuena por el Senado es la culminación de una política entreguista por parte de Obama y una traición al cambio prometido. Arianna Huffington, uno de los emblemas progres del país, ha dicho que se trata de “una reforma sólo en el nombre”. El ex presidente del Partido Demócrata y ex candidato presidencial Howard Dean pidió a los congresistas votar en contra. Ralph Nader ha llegado a considerarla “un producto del Tío Tom”.

Todos ellos pasan por alto los méritos de una legislación que, según el cálculo hecho por Harold Pollack, profesor de la Universidad de Chicago, entregará cada año subsidios para ayudar a las familias a pagar sus seguros de salud por valor de 196.000 millones de dólares, que es más de lo que el Estado aporta actualmente en todos sus programas de asistencia social.

Quizá toda esta discrepancia entre los hechos y las percepciones sea consecuencia de la excitación en medio de la cual Obama asumió la presidencia. Quizá Obama está simplemente siendo víctima de la pasión que él mismo generó. Ciertamente, la misma energía que lo llevó hasta la Casa Blanca ha servido para revitalizar en su contra a las bases conservadoras que hoy agitan con éxito entre la América profunda con los llamados tea party. Sobre ese movimiento está construyendo Palin y su grupo del Partido Republicano la estrategia para la reconquista del poder.

Si es así, si Estados Unidos vive bajo el ofuscamiento propio de la pasión, el juicio sobre la presidencia de Obama podría ser más ponderado con el paso del tiempo. Un año, en todo caso, no es tiempo suficiente para calificar una gestión de gobierno. Es un plazo, como el de los cien días, útil para los periodistas, pero, como afirma David Greemberg, profesor de Rutgers University, insuficiente para los historiadores. “Ninguno de los presidentes que han servido a Obama como modelo -Lincoln, Roosevelt o Kennedy- consiguió en su primer año marcar la dirección de su presidencia. Los cambios no ocurren de la noche a la mañana”, afirma Greemberg.

Los cambios, apuntan distintas fuentes en el entorno de Obama, comenzarán a notarse a partir de ahora, cuando decrezca la fricción por el asunto sanitario, cuando la mayor creación de empleo alivie la angustia ciudadana y, sobre todo, cuando se reduzca la expectativa de resultados inmediatos.

Será el momento entonces de conocer de verdad qué tipo de presidente es Obama. Hasta ahora el polvo levantado por el impacto de su elección no ha permitido ver con claridad el fondo de su personalidad y de sus recursos como gobernante. Algunos apuntes han surgido, no obstante.

El primero: es un hombre muy reflexivo. Tardó meses, por ejemplo, en tomar la decisión de reforzar con 30.000 soldados más la campaña en Afganistán. Y prudente. Ha mantenido un difícil equilibro entre la presión popular contra Wall Street y la necesidad de proteger el sistema financiero. “En contraste con la generación de Twitter que apoyó su campaña, él no cree que su primera idea es la mejor idea. Tiene una preferencia académica por la precaución”, opina la periodista y editora Tina Brown.

Este primer año ha revelado también a un político esencialmente pragmático que cree que el mejor logro es aquel que es posible obtener. “No convirtamos lo mejor en enemigo de lo bueno” es una frase que Obama ha repetido en la polémica sanitaria, en la cumbre del clima o en las negociaciones entre israelíes y palestinos. “No es una figura de arcilla ideológica, es un personaje que prefiere hacer cosas y dejar que otros moldeen su imagen. No porque no sea bueno para eso, es que, en un universo político de ideológicos vociferantes, él carece tanto de la ideología como del instinto de hacerles frente”, opina el columnista Richard Cohen.

Por eso la izquierda se siente tan decepcionada con un presidente que, pese al fracaso del bipartidismo, se niega a gobernar contra la mitad del país. Y por eso la derecha ha tenido que recurrir a sus argumentos más bajos y pueriles, el del racismo y el de la amenaza bolchevique, para intentar neutralizar a un presidente imbatible en el intercambio civilizado de ideas.

Tal vez, como sugieren algunos de los emergentes obamanólogos, Obama sea demasiado civilizado para el cargo que ocupa. Tal vez su estilo didáctico y sus cualidades oratorias, fabulosas para una campaña electoral, no se avienen con las exigencias de su terrible puesto.

Tal vez. Pero es más cierto que el perfil de una presidencia se va moldeando con el ejercicio del poder. Como el propio Obama dijo en 2006, “no creo que nadie sepa lo que es ser presidente hasta que se es presidente”. O, como afirma el profesor Greemberg, “los verdaderos logros de una presidencia ocurren cuando hay que combatir contra tempestuosos vientos de cara”.

Ahora soplan esos vientos. Soplarán más fuertes aún en las elecciones legislativas de noviembre. Esos vientos medirán la entereza de esta figura esbelta que cautivó al mundo. Esos vientos, que ya se han llevado la pasión desatada en las calles el 20 de enero de 2009, probarán ahora si Obama es el presidente transformador que la historia americana produce una vez en cada generación o una efímera figura de YouTube.

urtarrila 17, 2010 Posted by | Politika | , , , | Utzi iruzkina

Composición del precio de los alimentos

iberinform 2009-12-30 lotura

Evolución de los precios de diferentes productos alimentarios en los tres niveles comerciales más significativos: origen, mayorista y destino. [Datos de la 50ª semana].

Fuente: Observatorio de Precios de los Alimentos / Fecha: 30/12/2009

composicion alimentos

Metodología

El Sistema de Información de Precios del Observatorio de Precios de los Alimentos posibilita el seguimiento de la evolución semanal de los precios de 33 productos alimentarios en los tres niveles comerciales más significativos: origen, mayorista y destino. El Sistema utiliza datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación; el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, así como de Mercasa, la empresa nacional que promueve y gestiona la red de complejos de distribución mayorista y servicios logísticos existente en España. El siguiente gráfico muestra los productos para los que existían datos en la semana de referencia.

urtarrila 15, 2010 Posted by | Ekonomia | , , | Utzi iruzkina

Meet the world

Testua: Icaro Doria http://www.brazilianartists.net lotura Irudiak: Pablo 2009-02-28 unblogger lotura

Meet the World
(Angola: *Personas infectadas con HIV. *Personas infectadas con Malaria.
*Personas con acceso a cuidado médico)

Meet the World
(Brazil: *Vive con menos de $10 al mes. *Vive con menos de $100 al mes.
*Vive con menos de $1000 al mes. *Vive con más de $100.000 al mes)

Meet the World
(Burkina: *Niños que viven menos de 1 año. *Niños que viven menos de 3 años.
*Niños que alcanzan la madurez)

Meet the World
(China: *Niños de 14 años que trabajan. *Niños de 14 años que estudian.)

Meet the World
(Colombia: *Exportación de bananas. *Exportación de café. *Exportación de cocaína.)

Meet the World
(Unión Europea: *Consumo de petróleo. *Producción de petróleo.)

Meet the World
(Somalia: *Mujeres que sufren de mutilación de genitales.
*Mujeres que sufren de mutilación de genitales.)

Meet the World
(USA: *A favor de la guerra en Irak. *En contra de la guerra en Irak.
*No sabe dónde queda Irak.)

Icaro Doria is Brazilian, 25 and has been working for the magazine Grande Reportagem, in Lisbon, Portugal, for the last 3 years. He is part of the team (with Luis Silva Dias, João Roque, Andrea Vallenti and João Roque) that produced the flags campaign which has been circulating the Earth in chain letters via e-mail. Icaro gave us a small statement about the campaign, translated by Isabell Erdmann:
The magazine Revista Grande Reportagem is a Hard Journalism magazine, on the same line as the Times. The idea was to bring across the concept that the magazine offers profound journalism about topics of real importance to the world of today.

This is how we thought of the concept Meet the World.

We started to research relevant, global, and current facts and, thus, came up with the idea to put new meanings to the colours of the flags. We used real data taken from the websites of Amnesty International and the UNO.

The campaign has been running in Portugal since January 2005. There are eight flags that portray very current topics like the division of opinions about the war in Iraq in the United States, the violence against women in Africa, the social inequality in Brazil, the drug trafficking in Columbia, Aids and malaria in Angola, etc.

With regards to the email presenting the campaign as being done by a Norwegian diplomat, this information is completely wrong. There is no Norwegian diplomat called Charung Gollar, there was no presentation in the UNO, and the campaign is not called ‘The Power of the Stars’. This was all invented and is going round the world via email.

That’s it, basically.

ICARO DORIA


A Revista Grande Reportagem, é uma revista de Hard Journalism, tipo a Times.A idéia era passar o conceito de que a Revista oferecia jornalismo profundo nos assuntos que de real importância no mundo atual.Foi aí que chegamos no conceito Meet the World.

A partir daí começamos a pesquisar factos relevantes, globais e actuais e aí surgiu a idéia de dar novos significados as cores das bandeiras.

Os dados usados são todos reais e foram tirados de sites da Amnistia Internacional e da ONU.

A campanha está em veiculação desde janeiro em Portugal. São oito bandeiras que retratam temas bastante actuais, como a divisão de opiniões sobre a guerra do iraque nos EUA, a violência contra a mulher na áfrica, a desigualdade social no brasil, o tráfico de drogas na colómbia, o HIV e a malária em Angola e etc…

Com relação ao email que apresenta a campanha como trabalho de um diplomata norueguês, essa informação é completamente falsa. Não existe nenhum diplomata norueguês chamado Charung Gollar, não aconteceu nenhuma apresentação na ONU e a campanha não chama O Poder das Estrelas. Isso tudo foi inventado e rodou o mundo via email.

É basicamente isso.

ICARO DORIA

Campanha Bandeiras

Agência : FCB Portugal
Producto: Revista Grande Reportagem
Anunciante: Revista Grande Reportagem

Director Creativo: Luis Silva Dias
Redactor: Icaro Doria
Director de Arte: João Roque
Executivo de Contas: Andrea Vallenti
Ilustrador: João Roque

urtarrila 15, 2010 Posted by | Artea, Soziologia | , , , , , | Utzi iruzkina

A quien beneficia el “apagón analógico”

Sergio Pascual 2010-01-10 kaosenlared.net lotura

En los últimos meses se ha intensificado la avalancha de informaciones en los medios de comunicación relativas a lo que conocemos como apagón analógico. Las más de las cuales, además de recordarnos la al parecer ineludible fecha del 3 de abril de 2010 como el fin de la televisión tal y como la conocemos, nos posicionan las virtudes de la nueva tecnología.

¿Qué hay detrás de todo esto? ¿hay intereses económicos? ¿cuán ciertas son las ventajas del proceso? Trataremos de dar respuesta concisa y sucinta a estas interrogantes.

En primer lugar, reiterar el lugar común, nos encontramos ante un proceso de transición tecnológica que posibilita una explotación más eficiente de un recurso público escaso, el espectro radioeléctrico.  Cupiera pensar que el proceso va acompañado de una democratización del acceso a dicho recurso, ampliando las obligaciones de servicio público y permitiendo, como recientemente hizo Argentina con su ley de Radio y Televisión[1], el acceso a los medios comunitarios, verdaderos representantes de la libertad de expresión, ya que no responden a intereses económicos ni políticos, sino a la sociedad civil organizada. Nada más lejos de la realidad, el Congreso ya ha superado el primer trámite de aprobación de la Ley Audiovisual[2], una norma que en su exposición de motivos ya deja a las claras su intención: “…la misión es dar seguridad jurídica a la industria y posibilitar la creación de grupos empresariales audiovisuales con capacidad de competir en el mercado europeo y la apertura regulada de nuevos modelos de negocio como son la TDT de pago…. Y hacerlo garantizando también, el pluralismo y la protección de los derechos ciudadanos; al mismo tiempo que se fijan unas reglas de transparencia y competencia claras en un contexto de convivencia del sector público con el privado y de liberalización de la actividad audiovisual” dejando a las claras la prelación de objetivos y la desaparición de los medios ajenos al beneficio comercial o al control político del panorama audiovisual.

Pero centrémonos en el objeto de la reflexión. En primer lugar tratemos de centrarnos en las supuestas ventajas del nuevo sistema digital:

1.      Veremos la televisión “sin interferencias” (es decir, sin sombras, ecos o distorsión de la imagen). Efectivamente, la tecnología digital permite una recepción completamente nítida de la señal. Lo que obvian sus mecenas es que mientras que una recepción con bajo nivel de señal de la televisión analógica es posible en zonas remotas o de cobertura difícil (con deficiencias eso sí), lo propio se vuelve imposible en tecnología digital, donde “o se ve, o no se ve”, no hay término medio. Este hecho ha forzado a gobiernos como el navarro[3] a cubrir las zonas de sombra (zonas en las que un repetidor digital situado donde antes había uno analógico no consigue que la señal de televisión digital “llegue”, “se vea”) con tecnología satelital, llegando a hablar en el colmo del descaro de TDT (Televisión Digital Terrestre, es decir, de difusión mediante emisores y receptores de tecnología tierra-tierra) por satélite. Pero volveremos más adelante sobre el asunto del satélite.

1.      Tendremos una mayor y mejor oferta televisiva. Absolutamente falso, La aparición de canales temáticos ha provocado que la audiencia se diversifique, con la consecuente disminución de la audiencia de los canales generalistas a favor de los temáticos. Este hecho, junto con la crisis publicitaria, obliga a las cadenas a buscar otros mecanismos para ser rentables, entre ellos, nuevas formas de ingresos como la TDT de pago para contenidos Premium como películas, deportes o conciertos. Así la mayoría de cadenas privadas que emiten en analógico piden que haya TDT de pago. Como es tecnológicamente posible, la ley actual lo permite y el gobierno ha tomado ya una postura oficial, aprobando a través de un real decreto ley pedido por el grupo Imagina (Público, La 6…). Es decir, habrá nuevos canales de calidad para quien pueda pagarlos, el resto consumiremos el relleno de turno. Si a este hecho le añadimos la crisis del sector, que hace que grupos como PRISA abandonen concesiones otrora tan golosas como la de una TDT autonómica en Andalucía (eso sí, viendo graciosamente condonados los 100 millones de euros que conforme al proceso administrativo le correspondía abonar por los perjuicios causados al erario público por abandono de la concesión), el panorama no resulta tan halagüeño como nos querían hacer ver.

Pero, entonces, ¿por qué demonios transitamos al escenario digital? Dos grandes sectores económicos de interés se apuntan, el primero el de los media, que avizoran un escenario de progresivo descenso de los ingresos del modelo audiovisual en abierto y encuentran en las posibilidades de instalar TDT de pago un nuevo maná salvador (ahora unido a la desaparición de RTVE como competidor por el mercado publicitario). El segundo resulta más oculto pero es si cabe más dramático, por cuanto supone un drenaje a los bolsillos ciudadanos por la vía directa y de la subvención estatal .

En este sector encontramos un actor fundamental, Abertis. La compañía catalana se adjudicó en su día el total de las  infraestructuras de telecomunicaciones audiovisuales del país, en manos entonces de la otrora empresa pública, Retevisión[4], con más de un millar de centros completamente equipados (sólo en Andalucía son más de 500) e instalaciones tan emblemáticas como Torrespaña en pleno centro de Madrid o la Torre de Collserola en Barcelona . Abertis se comprometió por un montante de 423 millones de euros, aunque 341 millones corresponden a asunción de deuda por lo que en la práctica Abertis sólo pagó 82 millones por la compañía líder de transporte y difusión de señal audiovisual en el Estado Español. Lo hizo por la que en la práctica es una ganga, ya que sólo las dos instalaciones señaladas pueden valorarse prácticamente en la cifra aportada. Pero es que además Retevisión ingresaba unos 168 millones de euros anuales en 2001 y en términos de ebitda (margen bruto de explotación), la aportación era mucho mayor. No hace falta hacer muchas cuentas para que el olor a chamusquina aturda al más pintado.

Por otro lado resulta interesentante remarcar que Abertis, que según información publicada en CNMV , tiene participaciones significativas de la Caixa (28,91%) y ACS (25,83%), la constructora de Florentino Fernández y los March[5]del Grupo Alba, los banqueros de Franco, no sólo compró infraestructura y activos, compró al tiempo el monopolio sobre el mercado de difusión audiovisual y una elevadísima influencia sobre el Ministerio del ramo, ya que Retevisión era funcional al principio de puerta rotatoria y habitual retiro dorado técnicos y directivos del ámbito de la administración de las telecomunicaciones (es el caso de la exministra Ana Virulés[6]).

¿Dónde está el negocio para Abertis? En primer lugar en el mercado cautivo que suponen los difusores, obligados a sufragar la transición, y en segundo lugar y de forma central en las administraciones públicas, que ante la tesitura de dejar “sin tele” a un importante sector de la población se aprestan a abonar las millonarias minutas de Abertis.

¿cómo? Pues veamos. La obligación legal reza que el 96 por ciento de la población debe disponer de señal de las sociedades concesionarias privadas (A3, T5, La 6 y Cuatro que en analógico ya superan con creces el 98% de cobertura estatal) y el 98 por ciento por parte de las entidades públicas (RTVE y las autonómicas) pero claro, ningún político puede echarse a las espaldas el dejar tan sólo con TVE a ese 2% de la población entre el 96 y el 98, cosa que sucedería, ya que en igualdad de condiciones, es decir, de infraestructuras de emisión, la señal de TDT, ¨llega menos lejos¨. Y hete aquí que precisamente ese 2% es el que supone un mayor costo en infraestructura, ya que si bien con apenas 10 centros puede cubrirse el 80% de la población andaluza (por poner un ejemplo), muy concentrada en grandes urbes, conseguir cubrir a la población dispersa impone escalar exponencialmente el número de centros de emisión hasta la superlativa cifra de 500.

En este marco, el Consejero de Innovación de la Junta de Andalucía, Soler, por poner un ejemplo conocido y notorio, aseguró que para garantizar la adecuada ejecución de este plan de transición tecnológico, la Junta firmó un acuerdo de colaboración con el Ministerio de Industria, poniendo en marcha medidas de apoyo como la firma de contratos de extensión de cobertura de manera que se iguale la cobertura de digital con la de la señal analógica (que ya disfrutamos). Así, se prevé sólo en Andalucía un importe total de cuatro millones de euros sólo en los cuatro primeros años de servicio, eso sin contar los costos que se abonan por parte de los entes públicos de difusión (RTVA) y las ordenes de incentivos para la digitalización que sólo en Andalucía ya suponen otro monto  superior a 1,3 millones de euros (habiéndose presupuestado alcanzar la cifra de 7 millones). Las cifras escalan si hacemos lectura de la inversión de una Comunidad Autónoma reducida, la Consejera de Administraciones Públicas y portavoz del Gobierno del Principado de Asturias, Ana Rosa Migoya, manifestó que el ejecutivo asturiano aprobó en Consejo de Gobierno un fondo de 23.500.000 euros para “afrontar el reto de la transición de la televisión analógica a la digital”[7].

Y efectivamente este negocio no se oculta[8], el 5 de noviembre pasado podíamos leer “ la mayor aportación del negocio de telecomunicaciones por el desarrollo de la Televisión Digital Terrestre (TDT) permitió a Abertis compensar la caída del tráfico tanto en sus autopistas como en sus aeropuertos y mejorar su resultado hasta septiembre un  4 por 100. La concesionaria ganó en los nueve  primeros meses del año  563 millones de euros, según  ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores”.

Entre tanto qué sucede con el ciudadano que debe sufragar el costo de un nuevo televisor o set-top-box para adaptarse, con la comunidad de vecinos que debe adquirir por más de 600€ amplificadores monocanales adicionales, reinstalar el cableado del edificio, modificar duplexores… Pues nada, el gobierno permanece impertérrito crisis incluida e impone este gasto forzoso mientras que albergan el frotar de manos de fabricantes de equipos e instaladores de telecomunicaciones, y se olvida a los sectores más desfavorecidos de la población que llegado el apagón, simplemente dejarán de disfrutar de su derecho constitucional a la comunicación.

Efectivamente, recurramos a la experiencia. El apagón analógico tuvo lugar el 12 de junio en Estados Unidos y dejó sin servicio a los casi tres millones de hogares que aún no estaban preparados, pese a las campañas de concienciación.

Por otro lado, durante una conferencia pronunciada en Sevilla, el poco sospechoso y conocido periodista (recordado por Quien Sabe Donde) Manuel Campo Vidal, tildó de “muy serio” el problema que puede suponer para las personas de la tercera edad, con escasos ingresos, el invertir hasta 250 euros para adaptar sus viviendas a la Televisión Digital Terrestre (TDT). Además destacó que en muchos casos para su instalación necesitarán la ayuda de un técnico y que, si tienen una avería, podrían perder temporalmente un “elemento de compañía importante y necesario” para ellos.

Entre tanto y como advertencia baste observar que si el panorama resultó desolador en EEUU (un país que recibe la TV principalmente por cable) a menos de un año del apagón total y con varias provincias ya desconectadas, sólo el 57,3% de los hogares españoles posee al menos un receptor de TDT (según la primera ola de 2009 del Estudio General de Medios), es decir, en medio de la crisis económica se exigirá a más del 40% de la población desembolsos adicionales. Entre tanto la cuota de pantalla de la TDT crece en mayo es de menos del 30% de la audiencia total de televisión, lo cual da idea precisa de cuántos ciudadanos reciben en condiciones suficientes esta señal.

Un par de evidencias en torno a la “TDT” por satélite

En el sector de las telecomunicaciones[9] una guerra nos sorprendía a todos a principios de año, la que mantuvieron Astra (operador de satélite) y Abertis por la operación del servicio de televisión digital (no TDT, ya que el primero obrece TDS y el segudo TDT).

La diatriba versaba en torno a la posibilidad de dotar de televisión digital a la ciudadanía a través de satélite, para lo cual debería permitirse a estos operadores participar en los concursos celebrados por las Comunidades Autónomas para la transición. Tan sólo Cantabria lo hizo, si bien presionada desde el Ministerio de Industria se apresuró a recular en su decisión, homologándose con el resto de CCAA dóciles a la entrega gubernamental al gigante de las infraestructuras con tan poderosos vínculos financieros.

Y la magnitud de la entrega se lee en números, Luis Sahún, director de Astra asegura que “Con una inversión inicial de tres millones de euros y unos costes anuales de entre 3 y 4 millones, podríamos completar la cobertura digital de España“,  frente a los alrededor de 327 millones que le costará al Gobierno el despliegue de Abertis.
Pero la cosa no queda ahí. En la práctica, para cubrir el 4% de población dispersa en el Estado Español, la opción terrestre de Abertis resulta dantesca, ya que necesita casi 4500 centros adicionales, por lo que finalmente ya se está optando por la vía satelital para estas zonas (ver nota 3), y teniendo en cuenta que la “huella” del satélite no es selectiva geográficamente en la práctica TODO el Estado Español tiene cobertura satelital. Es decir, no se ha desestimado en la práctica la opción satelital, sino que se asume, pero se mantiene la subvención encubierta a Abertis.

Si hacemos valer las cuentas del gobierno navarro, que cifra en 450€ el coste de instalación del satélite y teniendo en cuenta que en el Estado Español según FEINTEL (Federación de Instaladores de Telecomunicaciones) se estima en 1.300.000 el número de edificios en los que vive el grueso de la población española, y que deben adaptar por costes superiores a los 1500€ sus instalaciones, cabe resaltar que tan sólo en inversión ciudadana el ahorro ya supondría 1.300 millones de euros, eso sin contar los 327 millones (menos 3 del coste de Astra) que se entregan a Abertis sin más trámite.

En conclusión, el escenario de la transición tecnológica nos enfrenta con la creación de una ¨necesidad¨ espúrea, que drenará los bolsillos de la población trabajadora y beneficiará a los intereses de un sector muy influyente de la élite financiera y de los oligopólicos mass media; todo ello no sólo con la anuencia estatal, sino con su más firme apoyo, sostén y auspicio ¿les suena de algo el modelo?.

_____________________________________________

[1] http://www.vtv.gov.ve/noticias-internacionales/24721

[2] http://www.iustel.com/v2/diario_del_derecho/noticia.asp?ref_iustel=1038279

[3] http://www.impulsatdt.es/noticias/191109_Diario%20de%20Navarra.pdf

[4] http://www.cincodias.com/articulo/empresas/Abertis-compra-Retevision-Audiovisual-423-millones/20030620cdscdiemp_2/cdsemp/

[5]http://www.publico.es/culturas/265610/aristocracia/vende/arte/reliquias/christies/esplendor/espanol/la/coleccion/de/un/marques/espanol/manuel/march

[6] http://www.elmundo.es/navegante/2000/04/28/cienciaytecnologia.html

[7] http://televisionsatelite.blogspot.com/2009/03/asturias-invertira-mas-de-23-millones.html

[8] http://www.latiza.es/Empresas.aspx?con=37178&np=2&nn=6

[9] http://todosobremitele.blogcindario.com/2009/03/12404-guerra-abierta-entre-astra-y-abertis-por-la-television-digital.html

urtarrila 11, 2010 Posted by | Ekonomia, Telebista | , , , , | Utzi iruzkina

Europe’s OK; the euro isn’t

Paul Krugman 2010-01-11 The New York Times lotura

One addendum to today’s column: Europe is OK, but the single currency is having exactly the same problems ugly Americans warned about before it was created.

My goal, in the column, was to take on the all-too-prevalent U.S. view of Europe as a conservative morality play: see, when those do-gooding liberals get their way, it wrecks your economy. As I pointed out, this morality play isn’t actually borne out by the facts (which leads many conservatives to invent their own facts).

The euro is a quite different issue. Back when the single currency was being contemplated, the fundamental concern of many economists on this side of the Atlantic was, how will Europe adjust to asymmetric shocks? Suppose that some members of the euro zone are hit much harder by a downturn than others, so that they have much higher-than-average unemployment; how will they adjust?

In the United States, such shocks are cushioned by the existence of a federal government: the Social Security and Medicare checks keep being sent to Florida, even after the bubble bursts. And we adjust to a large degree with labor mobility: workers move in large numbers from depressed states to those that are doing better.

Europe lacks both the centralized fiscal system and the high labor mobility. (Yes, some workers move, but not nearly on the US scale).

To be sure, America has at least minor-league versions of the same problems: we are having fiscal crises in the states, and the housing slump has depressed mobility in the recession. But we’re still better able to cope with asymmetric shocks than the eurozone.

Was the euro a mistake? There were benefits — but the costs are proving much higher than the optimists claimed. On balance, I still consider it the wrong move, but in a way that’s irrelevant: it happened, it’s not reversible, so Europe now has to find a way to make it work.

Still, I think it’s important that just because I think Europe does better than Americans imagine doesn’t mean that it does everything right.

urtarrila 11, 2010 Posted by | Ekonomia | , , , | Utzi iruzkina

Diez preguntas sobre la nueva ley de Internet

Ignacio Escolar 2010-01-08 Estrella Digital lotura

1. ¿Por qué se aborda ahora esta reforma?

En España, no es delito el intercambio de archivos a través de redes P2P si no existe ánimo de lucro. Tampoco está claro que incumplan la ley las famosas páginas de enlaces a obras protegidas. En los últimos años, varias sentencias judiciales han desestimado las demandas de la SGAE y demás entidades de gestión de derechos de autor contra estas páginas, una situación que la industria cultural considera intolerable.

Al Gobierno le preocupan también las advertencias que llegan desde EEUU, que ha incluido a España en una lista negra de países piratas . La reforma propuesta, sin embargo, busca un atajo diferente al camino que están siguiendo otros países europeos, que están penalizando a los usuarios de redes P2P con la desconexión a Internet. En lugar de prohibir el intercambio de archivos o multar a los internautas, el Ejecutivo de Zapatero intenta bloquear las páginas que centralizan gran parte de la información sobre las descargas a través de un procedimiento administrativo, lo más rápido posible. Desde el Gobierno creen que esta vía para luchar contra las descargas puede ser más eficaz que el modelo francés, además de menos impopular.

2- ¿En qué consistirá ese procedimiento para cerrar una web?

El primer borrador que se conoció de la reforma, que está dentro de la ley de la Economía Sostenible, creaba una comisión, nombrada desde el Ministerio de Cultura, con capacidad legal para ordenar el cierre de una página web si consideraba que estaba cometiendo un delito contra la propiedad intelectual. La comisión, según Cultura, sólo actuaría a instancia de parte: a partir de una denuncia de un particular o de una entidad de gestión que considerase que sus derechos estaban siendo violados.

Tras las críticas a este modelo, que permitía el cierre de una página web sin ningún tipo de control judicial, el Gobierno rectificó parcialmente con un nuevo protocolo, algo más complejo. El nuevo texto legal se conocerá hoy lunes. Pero, por lo que ha contado hasta ahora el Gobierno, el gran cambio consiste en que los magistrados de la sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional tendrán que visar cada orden de cierre en un plazo máximo de cuatro días.

3- ¿Cuál será exactamente el papel del juez de la Audiencia Nacional?

Los jueces de la Audiencia Nacional no entrarán en el fondo de cada caso ni impondrán los cierres -eso seguirá en manos de la comisión ministerial-, sino que simplemente tendrán que decidir si ese cierre administrativo vulnera algún derecho fundamental del ciudadano, como la libertad de expresión. El Gobierno une este procedimiento al titulo V de la Ley de Jurisdicción Contencioso Administrativa , que arbitra la protección de los derechos fundamentales cuando un órgano administrativo lesiona estos derechos.

4- ¿Es la propiedad intelectual un derecho fundamental?

Según el Gobierno, en boca del mismísimo ministro de Justicia, sí lo es.

Otros juristas no están de acuerdo. “La descarga ilícita de contenidos protegidos afecta sólo a derechos ‘patrimoniales’ de los creadores, que carecen por completo de esa categoría”, argumenta el catedrático de derecho penal Nicolás García Rivas: “Por muchas vueltas que le dé el Gobierno, el cierre de una página ‘web’ es una medida restrictiva de derechos individuales que debe adoptarse con los criterios previstos en nuestra legislación para este tipo de asuntos”.

Según afirma el abogado especialista en Internet Carlos Sánchez Almeida, “toda página web es una publicación, y el derecho a la libertad de expresión que se ejerce en Internet no puede ser restringido por ningún tipo de censura previa: tal como establece el artículo 20 de la Carta Magna , sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial”.

La postura de Almeida no es muy distinta a la que defendía el PSOE hace ocho años, cuando estaba en la oposición y el PP puso en marcha la LSSI, una ley que ahora se amplía y que abrió la posibilidad de un cierre administrativo. El PSOE entonces prometió derogar la ley y criticó que el cierre de una web pudiese ser por la vía administrativa. “Esa tarea, según la Constitución, corresponde a un juez”, argumentaba entonces Alfredo Pérez Rubalcaba .

5- ¿Quién compondrá la comisión?

Aún no está claro, pues dependerá del texto de un reglamento, que se redactará después de que la ley sea aprobada por el Congreso y por el Senado. Según el Ministerio de Cultura la sala segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual estará formada por entre 4 y 6 personas: un juez de prestigio, alguien del sector tecnológico, representantes de internautas y consumidores, y representantes de los creadores y entidades de gestión de derechos. Esta comisión recibirá las denuncias y, si considera que están justificadas, enviará dos avisos a la web. Si la web no responde o no retira las obras protegidas, ordenará el cierre, que pasará por la Audiencia Nacional antes de ser efectivo. En total, el procedimiento durará aproximadamente unos cuatro meses.

6- ¿Qué pasa si la web está fuera de España?

Si la web está en un servidor extranjero, el cierre se hará efectivo a través de los proveedores de acceso a Internet, a través de Telefónica, Ono, Jazztel y similares, que tendrán la obligación de bloquear en sus servidores el acceso a esas páginas para los internautas españoles. Esta solución es similar a la que adoptan países como China o Corea y es de una extrema complejidad tecnológica, pues existen sistemas para evitar estos filtros.

7- ¿Por qué se pone en marcha un protocolo rápido?

La industria cultural argumenta que el actual sistema legal es demasiado lento. “Abrir una web ilegal cuesta un día, cerrarla más de cuatro años”, asegura Joan Navarro, el director de la Coalición de Industrias y Creadores de Contenidos , el lobby del sector.

Sin embargo, tal y como responde el abogado especializado en Internet David Bravo, que ha defendido a varias páginas denunciadas por la industria cultural, ya existe en la actual legislación sistemas para evitar los supuestos daños que ocasiones una web sin esperar a la sentencia: son las medidas cautelares, que establece la ley. “No sólo el cauce que dicen que se necesita ya existe y con jueces incluidos, sino que es de hecho el que está siguiendo la industria desde hace años para perseguir la actividad de las páginas de enlace”, argumenta Bravo : “La diferencia que introduce el nuevo procedimiento que se pretende no afecta a la necesidad de crear un cauce rápido ?porque ese ya lo tenemos?, la novedad real es que en ese procedimiento rápido el que decide el cierre no será un juez sino una comisión del Ministerio de Cultura”.

8- ¿Por qué se escoge la Audiencia Nacional?

Según el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, porque en estos casos de propiedad intelectual a través de Internet es muy difícil ubicar en qué lugar se encuentra la página web que infringe los derechos. Para que esto sea posible, será necesario también una modificación de la Ley Orgánica del Poder Judicial. Desde el Ministerio de Cultura creen que centralizar en un solo juzgado este procedimiento permitirá que en pocos meses se cree una jurisprudencia consistente. La elección de la Audiencia, un juzgado mucho más expuesto a las presiones políticas, no es inocente: el Gobierno quiere evitar que se den resoluciones dispares que pongan en entredicho la conveniencia de este procedimiento.

9- ¿Cuenta el PSOE con apoyos suficientes para sacar adelante la reforma?

Está por ver. La mayoría de los grupos parlamentarios en el Congreso se opusieron, en su momento, a la primera redacción de esta reforma legal. Sin embargo, aún no se han pronunciado sobre el nuevo texto, que hoy se conocerá al detalle. En el caso del PP, la postura del partido está pendiente de una reunión que está prevista para hoy lunes.

10- ¿Cuándo entrará en vigor?

Si la ley pasa todos los filtros, por mucho que se apuren los plazos, no estará en funcionamiento hasta la vuelta del verano.

urtarrila 11, 2010 Posted by | Teknologia | , , | Utzi iruzkina